Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La crisis de la energía sigue latente

Es típico de Colombia que todo se nos olvide y que andemos de crisis en crisis por los mismos problemas no resueltos. El ejemplo típico son las crisis por los fenómenos meteorológicos por  El Niño o por La Niña, que se montan las unas encima de las otras.

La Niña trae inundaciones y agua en exceso, pero esa misma agua que nos sobra en cantidades enormes luego la necesitaremos durante las sequías dramáticas y trágicas de El Niño. El Niño, sin embargo, trae grandes oportunidades porque la sequía prolongada nos permitiría hacer muchas obras de infraestructura indispensables para que el próximo El Niño no sea tan severo, y a la vez muchas de estas mismas obras servirían para proteger a pueblos enteros de las inundaciones invernales de La Niña, o se podrían construir unas específicas para evitar los daños del agua en exceso.

Pero no somos capaces de dar pie con bola, a pesar de que ya sabemos más que bien lo que pasará, y se siguen inundando los mismos pueblos y secando los mismos ríos y ciénagas, con todas sus consecuencias sociales y ambientales, cada vez peores.

Acabamos de pasar una crisis de energía eléctrica por la sequía de El Niño, que puso en jaque a las hidroeléctricas, y cuando el país fue a operar las generadoras térmicas, descubrió que ninguna podía operar rentablemente con la fórmula de la Creg del llamado precio de escasez, basado en el Fuel Oil No. 6, un combustible que nadie usa porque aunque es el más barato, es ambientalmente insostenible e ineficiente comparado con el diesel, el más conveniente de los combustibles líquidos. El más limpio y antes barato es el gas, pero ya se volvió demasiado caro para las térmicas.

También descubrimos que el cargo por confiabilidad que los colombianos pagamos en la cuenta de energía no es un seguro para que las térmicas generen, sino para que estén listas para hacerlo, y todas lo estaban. Gracias a ellas no se apagó el país en este verano recién pasado, aunque trabajaron a pérdida.

En esta crisis también descubrimos que la Costa Caribe tenía que pagar mucho más por el gas industrial que los empresarios de Bogotá, a pesar de que buena parte del gas era producido en La Guajira, pero es enviado a Bogotá y ahora que allá explotan un gas más barato de los Llanos, no hay un tubo que lo traiga a la Costa, hecho típico del centralismo andino que nos agobia.

Pasada la amenaza de un racionamiento y de un apagón, ya se nos olvidó esa crisis a los colombianos, más ocupados ahora por la coyuntura y sus diversas temáticas. Pero la realidad es que nada cambió, y seguimos igual de expuestos a otro racionamiento o apagón si no se rediseña el precio de escasez, y si no se crean condiciones atractivas para crear nuevas térmicas, la única fuente de energía segura al volumen necesario, y si no se estimula mucho más la energía sostenible, la verdadera solución a la que deberíamos aspirar.   

Pasada la amenaza de un racionamiento y de un apagón, ya se nos olvidó esa crisis a los colombianos, más ocupados ahora por la coyuntura (...) 

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Acertado el comentario.

Acertado el comentario. Elevar el precio de escasez es la solución, pero encarece aun mas el precio del kwh. Eso debería estimular, al menos en la Costa, donde el consumo domestico es mayor, la instalación de paneles solares.