Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La defensa del consumidor

Los consumidores deben acostumbrarse a exigir, y a demandar, si es el caso, para que se les respeten sus derechos y para eso existen las asociaciones, que pueden prestar asesoría y acompañar al ciudadano en los trámites de rigor.

Recientemente fue sancionada la Librería Panamericana, como lo fue hace unos meses la crema Cicatricure, por la Superintendencia de Industria y Comercio, por publicidad engañosa, siempre en perjuicio del consumidor, tratando de hacer cumplir el principio rector que habla de que el comprador debe recibir exactamente aquello por lo que paga y que tanto están los colombianos sujetos a ver incumplido en nuestro país.

Los consumidores deben acostumbrarse a exigir, y a demandar, si es el caso, para que se les respeten sus derechos y para eso existen las asociaciones, que pueden prestar asesoría y acompañar al ciudadano en los trámites de rigor. Muchas empresas basan sus ganancias en el perjuicio de sus clientes, a los que miran con un desprecio infinito, considerando que no tienen quien lo defienda. Tampoco se trata de quejarse por quejarse, con lo cual someten al sector productivo a trabas insalvables para operar, sino frenar de una vez por todas los abusos perpetrados por quienes ofrecen una cosa en sus propagandas y dan otra en la realidad.

Poco a poco, los compradores colombianos se han acostumbrado a recibir productos defectuosos porque no hacen valer las garantías que deben tener todos los bienes y servicios que se expendan al público. Eso es especialmente usual en algunas de las compañías operadoras  de teléfonos celulares que buscan la manera de hacer que los clientes pierdan los segundos. Es preciso que los consumidores conozcan a ciencia cierta cuáles son las obligaciones de las empresas al ofrecer sus productos y con qué herramientas cuenta para defender sus derechos.

Por ejemplo, debe comparar precios de los bienes y servicios, para tomar la mejor decisión de compra y la SIC está en la obligación de ayudarlo en ese propósito, para lo cual debe poner a su disposición leyes y asesoría. La única manera de lograr que se respeten sus derechos, es quejándose y haciendo algo al respecto.

Los súper e hipermercados realizan promociones que deben ser vistas con cuidado por los compradores, porque muchas suelen ser una estrategia para salir de productos viejos o que no han podido venderse y sus precios se elevan para engañar a la gente. Por eso también han sido sancionados por la SIC, gracias a las denuncias de los consumidores.

Hay, por el contrario, empresas que respetan y mantienen contento al cliente, por lo cual no merecen esta competencia desleal, que además va disminuyendo su confianza hasta el punto de quebrar a los que cumplen las normas.

El ciudadano debe cuidarse de las empresas que intentan obtener ganancias a costa de engaños y falsas promesas, y premiar con su fidelidad a las compañías serias, que siempre están pendientes de su bienestar y seguridad, que termina siendo el mejor negocio para todos.

Para ello, deben aprender a distinguir cuál es cuál, y protegerse contra los abusadores que abundan en el mercado. Y denunciar cuando haya lugar a ello.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Coinicidencia

La fortuna de Carlos Slim y demas servidores de la comunicaciones celular , es obvia . Somos millones de clientes, a quienes nos roban cientos de segundos , decenas de veces . Nos da pereza exigir y demandar. Alguna vez has padecido como el telefono se te bloquea para que la llamada fluya sola , agote tus minutos y luego se reactiva ?, Demandas acaso por eso?

Hay que descentralizar oficinas.

El editorial se queda incompleto porque los consumidores seguimos en las mismas, a donde denunciamos? Por ejemplo: tiene la SIC oficinas en Cartagena? Entonces, a donde denunciamos en Cartagena? Ese es el gran detalle de por que los colombianos en general nos acostumbramos a recibir cosas de mala calidad y no exigimos porque todas esas oficinas se encuentran centralizadas en Bogota.

Reactividad de la SIC.

Este tipo de situaciones en las que se violan flagrantemente los derechos del consumidor siempre han existido y poco se puede hacer realmente al denunciar. La SIC debe tomar una postura proactiva ante este tipo de abusos y no mantenerse en su papel reactivo esporádico. En otros países las instituciones equivalentes a la SIC de manera activa y permanente monitorean todos los productos y servicios al consumidor y no esperan a que alguno denuncie para tomar cartas en el asunto. Me he percatado que desde hace más de una década que los almacenes de cadena y de grandes superficies están vendiendo dispositivos claramente remanofacturados como si fueran nuevos y a precios inclusive superiores disimulados con alguna promoción u oferta. Si la SIC investigara se percataría que ese fenómeno es una práctica muy común y extendida. El fallo de la SIC radica en la reactividad, espera a que denuncien un caso para investigar y no se percata de que un consumidor promedio no tiene forma alguna de percatarse de dicho engaño pues la famosa "garantía" cubre los rastros. Me explico: Si a una persona se le daña digamos un computador portátil a los dos meses de comprado nuevo en el almacén, no puede revisarlo independientemente sin perder la garantía del dispositivo, ergo, nunca se darán cuenta que el dispositivo es remanofacturado - si es que siquiera saben que significa eso-. Los almacenes se protegen con la garantía para que técnicos independientes que no tienen relación alguna con el almacén no se percaten de la realidad de que el dispositivo en cuestión no era nuevo al momento de la compra original, el dispositivo sólo se podrá manejar mediante un "centro autorizado" que por supuesto está al tanto del engaño y lo mantendrá en secreto. En la última década han pasado por mis manos dispositivos averiados relativamente "nuevos" que todavía están cubiertos por su periodo de garantía pero que el cliente por no conservar la factura u otras razones no puede ejecutar, estos dispositivos al desarmarlos les he encontrado claras evidencias de remanofacturación y ya es infaltable preguntarle a las dueños si alguna vez había sido manipulado anteriormente (si alguna vez se le había realizado algún mantenimiento preventivo o correctivo) o si fue adquirido usado y casi siempre la respuesta es negativa, así que tengo por costumbre preguntar el nombre del almacén donde lo adquirió y casi siempre son los mismos y para mi desagradable sorpresa son almacenes de cadena, hipermercados y almacenes de grandes superficies bastante reconocidos en la ciudad que gozan de una reputación supuestamente intachable aunque también sucede en almacenes minoristas de manera frecuente. El fenómeno de la venta de equipos remanofacurados -que de por sí no es ilegal si se hace como corresponde- ha ido suplantando de manera furtiva a la venta de dispositivos nuevos pues son mucho más baratos y fáciles de conseguir y lo éticamente reprochable es que se vendan como si fueran productos nuevos y al mismo precio o superior que los productos nuevos sin informarles cláramente a los consumidores su proceso de manofactura y/o procedencia.
Pregunta para la SIC: ¿Cómo es posible que al desarmar un dispositivo "nuevo" con sus sellos de garantía de fábrica correspondientes se puedan encontrar sorpresas sin conocimiento del dueño que pensó que había adquirido un producto completamente nuevo, sellado en su caja original? Sorpresas tales como: partes remanofacturadas en su interior, soldaduras manuales defectuosas, partes que no corresponden, fechas de fabricación de partes posteriores a las del ensamblaje total del mismo dispositivo, etcétera, se los dejo de tarea.