Indicadores económicos
2017-06-27

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-27

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 09:34

Marea max.: 21 cms.

Hora: 01:47

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 18 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La espera del Canal del Dique

Llevamos casi 12 años esperando las obras en el Canal del Dique para descontaminar de sedimentos a la bahía de Cartagena, la de Barbacoas y las islas del Rosario y de San Bernardo y a la fecha ni siquiera sabemos cuáles serán las obras ni cómo son los diseños.

Sabemos que la solución propuesta por varios expertos distintos coincide en sistemas de esclusas con estructuras de control de agua para alimentar los humedales y ciénagas aledañas a este brazo perverso del Magdalena, pero también sabemos que hay intereses que no quisieran cambiar el status quo, es decir, dragas en la entrada del Canal en Calamar y dragas en la salida dentro de la bahía de Cartagena, y que siga la fiesta de los remolcadores y convoyes sin restricciones ni responsabilidad. Llevan años botando los sedimentos del dragado dentro de la bahía, al menos hasta hace poco, sin importarles la destrucción que causan y sin que el Gobierno ni ninguna autoridad ambiental les conminara a no hacerlo.

Las opiniones acerca de qué hacer con el Canal no están unificadas. Hay ambientalistas expertos convencidos de que las ventajas de cerrarlo del todo a la navegación mayor tendría el mejor costo-beneficio por las ganancias colaterales de una bahía de Cartagena y de Barbacoas que volvieran a una condición más parecida a la original de un ecosistema coralino con playas de arena blanca, y que las ciénagas se alimentaran mediante canales bien hechos para que no entrara la sedimentación del Magdalena pero sí sus aguas.

A la “contabilidad” ambiental le falta desarrollo, aunque no dudamos de que pronto lo tendrá y se podrá mostrar el costo-beneficio de otra manera, incluyendo el componente de la calidad de vida y de la recuperación de la naturaleza, que tiene otras cadenas de impactos positivos no de la manera tradicional.
Sin embargo, la alternativa de las esclusas con estructuras de control, que como dijimos han propuesto varias compañías serias y experimentadas, sería una solución que le quitaría la sedimentación a los cuerpos de agua y archipiélagos antes mencionados, permitiendo una recuperación ambiental integral y a la vez permitiría la navegación comercial en el Canal.

Lástima que Barranquilla y Cartagena no comiencen a pensar como un solo conglomerado urbano y de infraestructura para racionalizar quién hace qué, ahorrándole al país y a las ciudades los costos de una competencia muchas veces estéril, que duplica esfuerzos por un provincialismo hasta ahora difícil de erradicar que impide que cada una aproveche sus ventajas comparativas y que trabajen unidas.

Pasaron los ocho años de Uribe en la Presidencia y su gobierno no hizo nada con el Canal y ahora está próximo a vencerse el periodo presidencial de Juan Manuel Santos y como dijimos al principio, aún no sabemos detalles de la solución que propondrán los expertos contratados por el Gobierno.
Mientras tanto se siguen degradando muchos ecosistemas que ya deberían estar recuperándose.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese