Indicadores económicos
2017-11-22

Dólar (TRM)
$3.001,07
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.516,65
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,72

Estado del tiempo
2017-11-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La guachafita de las invasiones

Muchos de los barrios de Cartagena están en serios problemas, inundados y pidiendo auxilio, por los aguaceros del fin de semana pasado, que fueron continuos y severos.

Desde los inviernos de 2010 y 2011, cuando La Niña se apoderó de esos años, no habíamos visto esta clase de aguaceros, con la amenaza de que el huracán “Matthew” no sea el único porque la temporada en el Atlántico y en el Caribe, al norte de Colombia, está lejos de terminarse. Ahora mismo, por ejemplo, hay una nueva tormenta tropical llamada Otto que nace al noreste de La Guajira, y que ojalá no se convierta también en huracán ni se arrime demasiado a Colombia.

La causa de las emergencias se pudieron evitar no asentándose gente en los sitios de alto riesgo, pero la desidia de las sucesivas administraciones con las invasiones es ya lamentable y constante, de tal manera que la mayoría de la población cartagenera vive en zonas de alto riesgo.

Antier no más publicamos una foto en El Universal de cómo sigue avanzando el relleno subnormal de la ciénaga de la Virgen, como si nada. A nadie de la administración parece preocuparle, ni los entes de control le exigen a los responsables hacer algo para evitarlo.

La ciénaga de la Virgen, por supuesto, no es el único sitio donde crecen las invasiones: sobre ambos márgenes de la carretera de La Boquilla siguen multiplicándose, con la diferencia de que aquí ya hay casuchas convertidas en edificaciones de “material” y hasta con aire acondicionado. Todos las ven pero no pasa nada, hay ceguera oficial en estos casos, y no solo de esta administración distrital.

Las faldas de La Popa tampoco son bien vigiladas y allí también la deforestación es constante, con todos los riesgos de la erosión para la seguridad colectiva. El cerro de Albornoz es otro caso en que la invasión se salió de madre a la luz pública a pesar de que tiene una falla geológica que en cualquier momento podría causar un alud y una desgracia de grandes proporciones, pero allí tampoco pasa nada.

Al final la desidia administrativa le termina costando al Distrito mucho más, ya que cada vez que estos barrios se inundan debe gastarse enormes sumas del erario que finalmente son inocuas porque no solucionan el problema y porque no hay certeza de que lleguen donde deberían hacerlo. Ya el Distrito saldrá a hacerle frente a la emergencia de ahora y ayer no más se quejaba el Concejo de que el alcalde había declarado la calamidad pública, que costará 10 mil millones de pesos, y no los había consultado. 

Sufriría menos la gente y le costaría muchísimo menos al erario, y por lo mismo a los ciudadanos, porque de su bolsillo sale la plata que malgastan las administraciones, si hubiese prevención y acción contundente para evitar las invasiones y si hubiese una política coherente de urbanización formal, en vez de la guachafita de hoy.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese