Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La Popa, otro campanazo de alerta

Un comunicado enviado ayer por la Universidad Nacional arrancaba así: “A pesar de que el cerro de La Popa es un patrimonio ambiental e histórico importante de los colombianos; una investigación detectó, mediante una herramienta de análisis que determina el nivel de amenaza relativa a los procesos de remoción en masa, que el cerro es cada vez más inestable”.

A La Popa y sus problemas les hemos dedicado varios editoriales porque creemos urgente solucionarlos. Estos no son pocos ni insignificantes y tienen consecuencias para buena parte de la ciudad. No es una locura ni una postura apocalíptica pensar que La Popa podría caerse, sino una posición pragmática basada en las evidencias a la vista, pero ahora corroboradas por un proceso científico y técnico de evaluar los riesgos del cerro.

La erosión, uno de los factores de mayor peligro, fue estimada “en 38,39 toneladas métricas por hectáreas y año”, tanto para La Popa como para el cerro de Albornoz, del que también hemos alertado aquí sin que pase nada porque prima la politiquería alrededor de su invasión.

El estudio recomienda obras de contención en sitios críticos, reforestar con especies nativas, construir muros en gavión, canales y cunetas para las escorrentías, y “nuevas estructuras de fijación de sedimentos para impedir la profundización de los surcos”.
Este cerro ha estado expósito desde la administración de Judith Pinedo, la última en donde se construyeron obras de mitigación, se protegieron algunas escorrentías, se hicieron gaviones blandos, y se construyeron unas escaleras de doble propósito: llevar el agua hasta la calle, y servir para peatones. Sin embargo, en esa administración tampoco se avanzó mucho en impedir y erradicar las invasiones, aunque hubiera esa intención.

El estudio critica la falta de un plan de acción “sostenible y efectivo de prácticas de conservación de suelos, más allá de algunos proyectos aislados de intervención local de zonas verdes, que son difícilmente representativos dentro de un marco de ciudad”. 

A La Popa le pasa lo mismo que al Centro Histórico de la ciudad: necesita una administración permanente que se ocupe de sus múltiples frentes, que incluyen impedir nuevas invasiones, erradicar las que hay, impedir la deforestación encaminada a sacar leña para cocinar, reforestar el cerro con especies nativas, construir obras para llevar las escorrentías hasta abajo sin que hagan daño, tratar de reintroducir la fauna perdida, y hacer campañas masivas de educación con respecto a la importancia de este ecosistema y de los demás de la ciudad. La Popa es el principal pulmón verde que nos queda y conservarlo es indispensable bajo todo punto de vista. 

Duele la desidia de las sucesivas administraciones con respecto a este invaluable tesoro local que está en plena decadencia.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese