Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La verdadera industria turística

Los visitantes quedan encantados con la serie de maravillas que tiene Cartagena, empezando por su Centro Histórico y siguiendo con su magia nocturna que se derrama en las paredes de sus callecitas y plazas y en las playas que la circundan.

Todos quieren venir aquí y pasar sus vacaciones, porque esta ciudad es acogedora. Pero debemos cuidarla, porque al paso que vamos, pronto Cartagena se convertirá en un cascarón vacío con todas las molestias que hacen padecer a otras ciudades los martirios de la cotidianidad.

En las playas urbanas y algunas de las de los corregimientos abundan los vendedores ambulantes, que se dedican a molestar a los visitantes ofreciéndoles de mala manera cualquier producto, cuando lo que quieren los turistas es descansar de su rutina. Y si deciden bañarse, se encuentran con toda clase de vehículos marinos que usurpan la zona destinada a las personas.

Algunos vendedores atracan descaradamente al visitante y en esas condiciones es muy difícil que este regrese a la ciudad. Necesitamos de una Cartagena amable, cuyas gentes sean igual y que el visitante diga que viene de vuelta. Hay que acabar de una vez por todas con esos lunares que impiden que Cartagena sea la ciudad turística por excelencia y que alejan a la gente. Tenemos un patrimonio que nos convierte en un polo de atracción que no se justifica acabar con nuestro comportamiento. La movilidad, problema de muchas ciudades del país, se convierte en Cartagena en una dificultad profunda, que impide llegar a tiempo a cualquier lugar, y algunos servicios públicos nos impiden prestar una adecuada atención.

Los vendedores ambulantes impiden el goce en algunos lugares atractivos de la ciudad y en ciertas zonas, la seguridad no existe y cualquier persona puede ser víctima de las fechorías de los antisociales. El transporte urbano mejoró con la puesta en funcionamiento de Transcaribe, aunque quedan buses y busetas que prestan un pésimo servicio.

La queja más generalizada de los visitantes son los precios, especialmente en restaurantes, de manera que debemos modificar nuestra actitud con quienes nos visitan y no pensar en ellos como los marranos a los que hay que comerse vivos para sacar el mayor provecho de la industria.

Debemos preservar los encantos de Cartagena, y convertirnos en la ciudad amable y cómoda no solo para los que vienen de fuera, sino para sus habitantes.

Ya basta de caracterizarnos como ahora por la informalidad, hay que cuidar los rincones por los que somos conocidos en el mundo entero, de manera que todos hablen maravillas de la ciudad.

Una industria turística debe sostenerse con las comodidades, la amabilidad de su gente y la buena infraestructura. Acostumbrémonos a tener las puertas abiertas auténticamente.

 

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Turismo es mas que lo que ofrece Cartagena.

Hace meses atras un forista dijo algo muy cierto: Cartagena no es una ciudad turistica, Cartagena es una ciudad que la visita mucha gente y eso es muy, pero muy diferente.

Politicas para el turismo inexistentes.

Aqui no existe una politica para el turismo, no hay ba~os publicos en el Centro, no hay control ni en las playas ni en restaurantes de la zona insular incluyendo La Boquilla, los taxistas ni se diga.

El problema es complejo

Desde 1997 paso en Cartagena, todos los años, entre 15 y 30 días y conozco el problema, que no son sólo los vendedores. Hoteles y restaurantes de Bocagrande y Centro que dejan mucho que desear...