Las Fiestas de Independencia

08 de noviembre de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Empiezan las Fiestas de Independencia y, por primera vez, se realizarán este año por aparte del Concurso Nacional de Belleza, con lo cual tienen la oportunidad el Gobierno distrital y los actores festivos de revitalizar estas celebraciones, para lo cual han venido trabajando arduamente, aunque con poco tiempo.

Es pertinente pedirle a los habitantes de la ciudad mantener un comportamiento ejemplar. A pesar de que la pólvora está prohibida, algunas personas insisten en tirarla, especialmente los buscapiés. Esta fiesta debería estar exenta de este mal, especialmente cuando se usa para agredir al prójimo, y muy en particular a quienes no están de acuerdo con estos artefactos.

Las bolsas de agua también son otra forma de agresión inaceptable y dañina. A la gente no hay que agredirla para imponerle un estilo particular de gozar las Fiestas porque cada cual debe festejarlas como mejor le parezca, pero en paz y con civismo.

Las autoridades han dispuesto todo para que estas festividades transcurran en la mayor tranquilidad y la gente tiene la obligación de colaborarles para que así sea.

Los hospitales de Cartagena estarán preparados para atender cualquier emergencia y el personal médico y de asistentes solucionarán algún problema que se presente y que ponga en peligro a las personas. Ojalá que nada suceda peor que un guayabo fuerte por exceso de celebración.

Es importante que los habitantes de Cartagena disfruten de unos días alegres y que todos respeten a los demás, como dijimos, pero muy especialmente los niños y los ancianos, que terminan habitualmente lesionados cuando se les involucra en una versión de las Fiestas ajenas a sus capacidades.

La comunidad se divierte enormemente con unos eventos creativos y novedosos, y solo se aburre cuando las comparsas son las mismas y el espectáculo es repetitivo, pero nada es un pretexto suficientemente bueno para que haya vandalismo. Esperamos que todos los que vengan a la ciudad y permanezcan en ella para celebrar la Independencia también mantengan un comportamiento ejemplar para que en los próximos años sean una tradición que no pueda ser olvidada fácilmente, como ocurre con el Carnaval de Barranquilla, que es ejemplo de buen comportamiento y de civismo. Allí el sentido del orden y del respeto observado por todos los participantes y hacia la infraestructura y hacia el prójimo no le quita el brillo a la celebración, sino que la exalta.

Hay que destacar nuestros valores culturales y carnestoléndicos para que las fiestas tengan el lucimiento y el esplendor debidos y cada evento sea exitoso. Este año, los actores festivos y el Distrito han trabajado con ahínco para que las Fiestas de Independencia sean vistosas, coloridas y amenas, y con la colaboración de todos, seguramente tendrán un muy exitoso resultado.

 


 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Editorial

DE INTERÉS