Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Los caballos cocheros y su abono

Pero si los coches van a seguir funcionando en Cartagena, es inevitable imponer el bienestar de los caballos (...)

Un ciudadano le dijo al Concejo que en las pesebreras de Cartagena se producen 691 toneladas de estiércol anuales, es decir, 1,89 toneladas diarias, y que “hay que aprovecharlas para bien, porque el estiércol está generando grandes problemas ambientales” (ver la página Política).

En pocas palabras, el ciudadano propone convertir el problema ambiental que este material produce hoy, en una oportunidad al convertirlo en abono que produciría 800 millones de pesos anuales. No conocemos el detalle de los cálculos para llegar a ese monto de dinero, pero suponemos que tienen buen fundamento.

Dos concejales, César Pión y David Dáger, “pidieron incluirlo dentro de las propuestas que se le presentarán al alcalde Manolo Duque”. Adicionalmente, Dáger “recordó que en el pasado el Partido Liberal había presentado una propuesta para recuperar las pesebreras de la ciudad y aprovechar al máximo estos residuos. Pidió que se rehaga ese proyecto y se le incluyan las propuestas de Salgado”.

Hace algunos meses propusimos aquí que el Distrito construyera en Chambacú unas pesebreras adecuadas para los caballos cocheros de la ciudad y que estas se usaran también como sitio  de visita y de equitación para los niños de los colegios de Cartagena, especialmente los públicos; como atracción turística; y como centro de equinoterapia para algunos pacientes infantiles que se beneficiarían con esta práctica.

De allá hasta aquí el sentimiento predominante entre los animalistas locales y en muchos de los ciudadanos es que los coches tirados por caballos deberían abolirse del todo por el fracaso para tratar a estos animales con el mínimo estándar para que vivan bien, y que en su reemplazo debería haber carros eléctricos que no hacen ruido, no ensucian la ciudad, no contaminan el ambiente y no requieren caballos que en vez de vivir, sufren una existencia de tortura a manos de los cocheros.

Pero si los coches van a seguir funcionando en Cartagena, es inevitable imponer el bienestar de los caballos, cosa que no va a ocurrir si se mantiene el sistema infame de hoy. Si a las autoridades distritales y los empresarios del turismo no les preocupa el bienestar de los animales, al menos debería preocuparles que en cualquier momento los movimientos animalistas y ambientalistas mundiales podrían fustigar a Cartagena por las redes sociales y hacerle un daño verdadero a su economía.

Repensar esta operación de los caballos cocheros podría ser una oportunidad para convertirla en un éxito humanitario, económico y ecológico, y allí cabría bien el proyecto de explotar el abono que producen los caballos, en las áreas verdes de la ciudad o para vendérselo a terceros para jardines urbanos y para explotaciones agrícolas de distinta índole.

El proyecto del abono aminoraría la inviabilidad económica de los caballos cocheros.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Caballos criollos no aptos para halar coches

Parte del problema radica en que se está utilizando una raza de caballos que no es la adecuada para halar los coches con mas de 2 pasajeros. Los equinos criollos no tienen el fenotipo adecuado.