Indicadores económicos
2017-11-23

Dólar (TRM)
$2.982,73
Dólar, Venta
$2.828,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.504,40
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$57,97

Estado del tiempo
2017-11-23

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 23:23

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:26

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-11-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 0

Los Juegos Olímpicos

Empezaron los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro (Brasil) –los primeros que se realizan en Suramérica¬- con una nutrida delegación colombiana de 147 atletas y la esperanza de superar lo que se hizo hace cuatro años en Londres, y es tiempo de fraternidad, de compañerismo y de sana competencia en tiempos en que la violencia y la crueldad pululan en el mundo por cuenta del terrorismo.

Los competidores de todos los países lo harán bajo el lema “Citius, fortius, altius” ideado por Didon en 1891 y aceptado como lema oficial en 1894, que se refiere a un perfeccionamiento físico, al tiempo que se cumple el sueño de Pierre de Coubertín de un encuentro de culturas, razas, religiones bajo un mismo credo y bajo el poder del deporte como catalizador de la mejora que cada día experimentamos los seres humanos en nuestra vida.

Los Juegos Olímpicos son el espectáculo deportivo más grandioso del mundo (en términos de reunión de deportistas de distintas disciplinas, de espectadores, de derechos de televisión, etc.), y esto no debe significar la muerte de su filosofía como evento que propicia unos valores que se van perdiendo cada vez más en el planeta y que determinan el espíritu que cada día nos hace falta para seguir nuestro camino en medio de nuestra dignidad de seres con una conciencia y un alma. Muchos desdeñan el olimpismo diciendo que ya no es el que era antes debido al poder corruptor del dinero representado en la fama y la parafernalia de los nuevos héroes, pero nada más lejano de la realidad, pues la hermandad se cristaliza cada vez que se enciende el fuego y los deportistas se aprestan a su sana rivalidad. Siguen derramándose esos valores, esos principios de fraternidad, que ojalá sirvan para detener la muerte que en todo momento hace parte de nuestra más cruda realidad.

Colombia ha logrado buenos desempeños en las Olimpiadas, gracias al trabajo serio del comité encargado de tal asunto y gracias a la disciplina y sacrificio de nuestros atletas. Se comprendió al fin que no se trata de un juego de niños y que participar exige una preparación profunda, que allí no se puede improvisar, y que la obtención de medallas va de la mano de muchos días robados a la familia y al placer. Actualmente tenemos deportistas de excelente calidad que nada tienen que envidiarles a los grandes héroes olímpicos de todo el orbe y las medallas no son una rara distinción de nuestros atletas. Se modernizó la práctica del deporte y aunque todavía queda mucho por hacer, se está marchando en fase con los países que siempre han sido protagonistas.

Como dijo el Papa en su mensaje a los jóvenes asistentes a la cita de Río, es preciso que el deporte se constituya en una herramienta de paz y que se decanten todos esos valores con que soñaban los primeros dirigentes olímpicos a finales del siglo XIX.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese