Indicadores económicos
2017-06-23

Dólar (TRM)
$3.035,83
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.390,71
UVR, Ayer
$251,04
UVR, Hoy
$251,06
Petróleo
US$42,74

Estado del tiempo
2017-06-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 06:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 23:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Nos ahogamos en basuras

Hace varias semanas, el nuevo ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, escribió una nota en Portafolio anunciando una nueva norma para regular los vertimientos a cuerpos de agua, y analizaba los efectos del plástico que termina en los océanos, con todos los daños a las especies marinas que muchas veces hemos denunciado aquí: tortugas que confunden las bolsas plásticas con las aguamalas, su comida favorita, y se las tragan, muriéndose por hacerlo. O de los delfines, o las aves marinas, que terminan haciendo cosa similar con las basuras plásticas.

Portafolio, por su parte, insertó un pequeño recuadro de EFE en el artículo del ministro que da cuenta de una “mancha” de basura plástica y fango en el Pacífico que tiene  700 mil kilómetros cuadrados, descubierta en 1997 y que sigue creciendo. Está frente a las costas de California, rodea a Hawai y llega hasta el Japón.

Hawai, por  lo mismo, prohibió usar bolsas plásticas en sus islas, una medida que el mundo entero debería emular. Es un primer paso tímido ante el tamaño del desastre, pero a la vez es innovador y decidido. Es increíble que el mundo se haga a sí mismo el harakiri ambiental de tan diversas formas, y una de las más graves es esta.

La mayoría de las personas no tiene una conciencia del mar, ni siquiera en las ciudades costeras, donde las playas dominan el imaginario de sus habitantes, que parecen tener un vacío conceptual acerca de qué ocurre un poco más allá de la orilla. Quizá en su subconsciente creen infinito al mar, y no imaginan que ya se llena de desechos. Dice la nota del ministro que para 2050 “los mares tendrán más plásticos que peces” de seguir así, y no parece que haya manera inmediata de disminuir este desastre ambiental, y suicidio colectivo en potencia.

En el editorial de El Universal de ayer no más hablábamos de las basuras arrojadas en los caños de Cartagena, problema que sería relativamente fácil de controlar si hubiesen redes en la desembocadura de cada uno, y también en las seis compuertas de salida de la Bocana Estabilizada de Marea, en la ciénaga de la Virgen, para evitar que viajaran mar adentro, y de paso, que una porción vaya a dar a las playas de Cartagena, para mal de sus habitantes y visitantes. Con dichas redes los consorcios de aseo podrían controlar buena parte de este desastre.

Hoy, dice Minambiente, 50% de la gente del mundo vive en las costas, y en 2025 será el 75%. Si no controlamos este problema ahora, mucho menos se hará con 25% más gente arrojando basuras al agua en el mundo.

Las normas que promete Minambiente son necesarias, pero tememos que como tantas otras, serán letra muerta en un país indolente como el nuestro. Cartagena debe hacer un esfuerzo mucho mayor para dejar de ahogarse en sus propias basuras, como nos sucede ahora. Le incumbe al Distrito, pero también a todos los ciudadanos.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese