Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Plaza de los Coches, fracaso del Estado

La Plaza de los Coches es un ejemplo casi perfecto de la inoperancia de la institucionalidad cartagenera. Sus problemas y sus razones para no resolverlos son iguales o muy parecidos a los de muchos otros lugares.

En esta plaza emblemática hay adiciones a los edificios coloniales o republicanos consideradas irregulares, hay exceso de ruido de bares elevados y no tan elevados, hay prostitución a ciertas horas en ciertos lugares, y alguna gente habla de microtráfico a altas horas de la noche.

De día la Plaza de los Coches es muy similar al resto del recinto amurallado: interactúan todos los estratos socioeconómicos de la ciudad, hay ventas ambulantes y estacionarias, y mucho turismo de los cruceros y de los hoteles.

Pero luego llega la noche y a medida que avanza comienza la metamórfosis degradada del lugar: arrancan las discotecas recién instaladas en las azoteas a hacer escándalo con sus equipos de sonido, violando el derecho a la tranquilidad de los habitantes locales y huéspedes de los hoteles. La degradación se entremezcla con la de la Plaza de la Paz y el Camellón de los Mártires, que se llena de una masa amorfa de habitantes nocturnos, drogas y prostitución hasta que amanece, y antes de que termine de hacerlo, pasan por allí habitantes de la calle armados con carretas, pinzas, martillos y hasta cinceles, y levantan cualquier pedazo de mármol del piso o del pedestal de un prócer, cerrando el ciclo de degradación progresiva e intensa hasta salir el sol.

El alcalde de la Localidad 1 le dijo ayer al Concejo que él sí hacía lo que le correspondía, pero que era impotente ante el control del ruido porque esta actividad le compete al Establecimiento Público Ambiental (EPA), mientras que las construcciones irregulares en las azoteas de algunos edificios, una de las cuales sufrió el embate bien intencionado del alcalde, mona en mano, le corresponden al Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC).

Obviamente, si hay construcciones irregulares sobre edificios monumentales, si hay exceso de ruido, y si hay microtráfico y prostitución, ninguna de las instituciones está haciendo bien su trabajo, pero todas son expertas en tirarse la pelota la una a la otra. El sistema está hecho para que primen la informalidad y la impunidad, así parece que hubiera sido diseñado a propósito.

Lo sencillo sería, además de que cada institución hiciera bien su trabajo antes de que haya irregularidades, para no tener que tragárselas después, que la Policía estuviera facultada para controlar el ruido, medirlo, cerrar los establecimientos infractores, y que el IPCC no se durmiera mientras construyen a plena a luz del sol adefesios que dizque lo sorprenden, aunque toda la demás gente los ve crecer.

Es inconcebible que suceda todo lo anterior y que no rueden cabezas, ni haya sanciones. Es el imperio de la venalidad y de la impunidad, no de la ley. Es el fracaso del Estado.

El sistema está hecho para que primen la informalidad y la impunidad, así parece que hubiera sido diseñado a propósito.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

En curso

Esta en curso ya un proyecto de ley que faculta a la policia a entrar a esos establecimientos ruidosos , retirar y ojalá volver m.i,e.r,d.a esos equipos de sonido ,

ES EL PERFECTO CÍRCULO VICIOSO

Desde hace décadas corren ríos de tinta y corrientes de voces que vienen denunciando lo que pasa en Cartagena de Indias con funcionarios venales que ante cualquier billete ponen su firma y miran para otro lado, convirtiendo a La Heroica en una ciudad fallida.

He dicho muchas veces que las autoridades complacientes, que no pueden hablar porque tienen la boca llena, han permitido:

(1) Que se acabe el patrimonio colonial permitiendo el destripamiento de las casas del Centro Histórico, que incluye San Diego y Getsemaní, para hacer de ellas el alojamiento personal del jetset bogotano y locales para hoteles, restaurantes, bares y discotecas.

(2) Que se cree un submundo con altos edificios que saturan el suelo en las zonas de Castillo Grande, El Laguito, Bocagrande y Manga con un apiñamiento invivible de visitantes y locales que carecen por este motivo de eficientes servicios públicos.

De estos puntos se concluye que Cartagena de Indias pierde cada día más y más su encanto colonial, ese que invita a recorrer sus callecitas bajo la luz de la luna y de las farolas, para parecer más a Miami, pero la Miami pobre, de angostas callejuelas, de agobiante tráfico en que de Bocagrande al Centro se gasta una hora, de malos servicios de aseo y alcantarillado que mantiene sus calles llenas de aguas nauseabundas y de hordas de vendedores ambulantes que no han sido capacitados para ejercer su oficio. En fin, una supuesta Miami al ver de lejos el perfil de sus altos edificios, pero de cerca toda una degradación arquitectónica, vial y sanitaria que invita a no regresar.

Pero a pesar de este oscuro panorama, que solo no ven los que están en el churubito bebiendo la mieles de la corrupción, nadie hace nada, especialmente el antes heroico pueblo cartagenero que sigue votando por ruines políticos que cada cuatro años les endulzan los oídos con falsas promesas y les llenan el estomago con ron y sancochos.

¡Oh Cartagena de Indias, ayer Reina de la Mar, no fuiste heroica ni en los tiempos coloniales porque antes España se llevaba tu oro y ahora lo recaudan tus hijos corruptos!