Indicadores económicos
2017-08-18

Dólar (TRM)
$2.980,03
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.485,74
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$47,09

Estado del tiempo
2017-08-18

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 03:35

Marea max.: 31 cms.

Hora: 20:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 14 a 28 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-08-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Protestas, bloqueos y violencia

En Colombia las protestas de los últimos tiempos tienen un patrón similar. Suelen ser anunciadas por representantes de intereses legítimos como actos “pacíficos” en los que declaran sus organizadores y voceros que no alterarán el orden público ni la movilidad. Pero más temprano que tarde se salen de las manos los actos y pasan a las vías de hecho en una o varias partes de la protesta, sea esta local o nacional. Cuanto más grande, más difícil de controlar será.

Cuando ocurren estos eventos en ciudades suelen terminar rotas y a veces saqueadas vitrinas de almacenes y aparecen encapuchados, lo que indica obviamente que no quieren ser identificados, pero además sugiere que se dedican a esos desmanes de manera repetitiva y por eso tratan de preservar su anonimato destructivo. Cuando son rurales las protestas, hay vías bloqueadas y con frecuencia, vehículos destruidos por no “respetar” el paro, lo que viola el derecho individual a actuar como a cada persona se le antoje.

De inmediato los organizadores de las marchas o protestas tratan de salvar su responsabilidad diciendo que los violentos son colados, que no hacen parte de la organización ni mucho menos de la programación del evento, pero queda de todos modos el sabor en parte del público después de tanto repetirse este patrón que los revoltosos son el ala violenta de la organización y que su misión es hacer daño, pero sin que puedan responder los organizadores, que siempre se lavan las manos de estos elementos perturbadores.

Esta es una visión simplista y hasta injusta, porque quizá hay grupos con sus propias consignas, ideologías, dogmas, tergiversaciones y propósitos, cuya estrategia es infiltrarse en cuanto evento puedan hacerlo para crear el caos.

Estos grupúsculos se aprovechan muy a propósito de la situación al obligar a la fuerza pública a actuar, e inevitablemente llevan del bulto protestantes pacíficos entre los cuales se mimetizan los extremistas. Así tratan de poner al gobierno y al Esmad en la disyuntiva de ser criticados por actuar o por no actuar, aunque la mayoría de la gente ya no se traga ese artificio y prefiere que la Policía restaure el orden cuanto antes.
De todas maneras los gestores de estas protestas deben ser conscientes de que al organizarlas les abren el camino a los violentos, aunque no sean de su organización, y deberían siempre pensar en esto al convocarlas.

Ayer informó el Gobierno que fue atacada la comitiva del gobernador de Boyacá con motivo del paro camionero, saliendo varias personas heridas o maltrechas, en una dinámica parecida a la antes descrita y que motivó que el presidente Santos suspendiera las conversaciones con los camioneros.
Es imperativo que sean identificados y judicializados los revoltosos profesionales para garantizar los derechos de quienes no quieren protestar y para que las protestas legítimas y sus organizadores no se sigan desacreditando.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese