Indicadores económicos
2017-02-21

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.853,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.081,62
UVR, Ayer
$243,86
UVR, Hoy
$244,12
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 17 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Un atropello que empeora

Hace varios años algunos ciudadanos vienen quejándose de distintas maneras y con más frecuencia por el atropello que representan los cables de datos en la postería de energía eléctrica de Cartagena y de su periferia. Por supuesto que es una gran noticia que haya empresas, cada vez más, interesadas en ampliar las redes de comunicación indispensables para la vida moderna, pero esto no les da derecho para atropellar a la ciudadanía.

En primer lugar, estas compañías, en vez de almacenar los cables en sus bodegas, lo hacen sobre los postes de energía eléctrica, hoy llenos de unos rollos que afean la ciudad y que coartan el derecho de la ciudadanía a un ambiente amable. No contentos con eso, no usan tuberías, sino que sus cables son tirados a la topa tolondra por encima de las calles, cruzándolas con una telaraña horrorosa que ofende la sensibilidad de cualquiera, menos de los responsables de estos desmanes.

Les importa tan poco a estas personas la ciudadanía y le tienen tan poco respeto a las autoridades que deberían controlarlos, por ejemplo, Superservicios, que aún está en el suelo un poste en la avenida 4a de Manga, que se cayó hace unos meses durante una tormenta, y reposa precariamente sobre el lado izquierdo de la vía en cercanías del cementerio de Manga. No contentos con esto, a unos metros cuelgan de otro poste varios cables que se han enrollado solos en una maraña peligrosa sobre el carril izquierdo, obstaculizándolo.

Varios días después que se cayó el poste en plena avenida 4a, los obreros que trabajaron en orillarlo, cuando les dio la gana de aparecer, no llevaban sobre sus uniformes el nombre de la compañía de datos, sino el de alguna compañía irreconocible y para todo efecto práctico, anónima. Quizá sea casualidad, pero una persona maliciosa podría pensar que es parte de un plan para seguir atropellando a la ciudadanía con impunidad, porque nadie sabe quiénes son con verles el uniforme.

La situación en la zona rural no es mejor. Hay sitios en el campo donde estos cables están literalmente en el suelo, y jamás aparece nadie a ponerlos en orden, salvo que se rompa alguno y se quejen los usuarios del servicio. Y allí sucede el mismo caso del poste caído en Manga: los trabajadores tienen uniformes que no identifican a los dueños de los cables. Informalmente hablan de las grandes compañías, pero no hay forma de saberlo a ciencia cierta ni de probar quiénes son responsables de estos atropellos sistemáticos y aparentemente premeditados. Es triste que los postes que usan son de Electricaribe, pero ni esta empresa sabe cuántos cables hay colgados en cuáles de sus posterías.

Convendría que el Superintendente de Servicios Públicos mostrara las mismas agallas -que las tiene- que mostró para intervenir a Electricaribe, ya que este abuso con los cables de datos es inaceptable bajo todo punto de vista.

No contentos con esto, a unos metros cuelgan de otro poste  varios cables que se han enrollado solos en una maraña peligrosa sobre el carril izquierdo (...)

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Poste frente a cementerio de Manga.

El poste en cuestión tiene en su parte superior 4 aislantes de eléctricos de cerámica que se usaban en los años 60s lo que significa que el poste originalmente pertenecía a la electrificadora.