Indicadores económicos
2017-06-29

Dólar (TRM)
$3.023,64
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,45
Euro
$3.439,39
UVR, Ayer
$251,16
UVR, Hoy
$251,18
Petróleo
US$44,74

Estado del tiempo
2017-06-29

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 10:52

Marea max.: 11 cms.

Hora: 03:48

Dirección viento: Sureste

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-06-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Las ventas informales

Día tras día leo y oigo a columnistas, a editorialistas, a periodistas de la radio y la televisión, a ciudadanos de clase media y clase alta comentar con indignación la proliferación de las ventas informales en el viejo centro de la ciudad.

Y sin embargo nada parece detenerlas. Crecen y crecen en las avenidas y calles más concurridas: se vende de todo. Se vende comida frita y fresca, ropa barata, artesanías de todas las regiones, películas para todos los públicos y películas pornográficas, música de todos los estilos y gustos, relojes, despertadores, zapatos y hasta libros de la mejor literatura mundial.

En carretillas tradicionales y toscas, en mesitas improvisadas, en colchas sobre el suelo y, a veces, sin nada más que con las simples manos para exhibir el producto, mujeres, hombres, niños, niñas, negros, mulatos, indios, zambos, blancos, cachacos, costeños, paisas, pastusos, en fin, de todas las edades, los colores y los acentos, se rebuscan vendiendo en las calles de Cartagena, para llevarse a sus casas el equivalente a un salario mínimo, los más afortunados.

¿Cuántos son? Nadie lo sabe con exactitud, porque varían de un día a otro. Pero son miles los que salen a la caza diaria de clientes en las calles de la ciudad. Clientes que no entran nunca a un almacén, y que lo poco que pueden comprar lo adquieren de estos vendedores callejeros.

Es la actividad de los pobres, de los que no tienen casi de qué vivir. A esa categoría pertenecen la mayoría de los que venden y de los que compran. Ahora bien, uno puede llamarse a engaño si quiere. Uno puede seguir creyendo que son unos aprovechadores, unos vivos que derrochan riquezas y bienestar, y a los que no les importa lesionar la belleza, la limpieza y la higiene de la ciudad. Seres egoístas que no piensan en las incomodidades que nos crean a nosotros, los de la clase media y alta.

Pero me temo que la cosa no es tan simple. Admito que puede haber gente mala, avivatos, como en todo. Pero espero que estén de acuerdo conmigo –y basta dar una caminada atenta para darse cuenta de ello- en que casi todos son personas humildes, trabajadoras, intentando llevar el pan a su casa, por el único medio que les hemos dejado para hacerlo. Muchos duran hasta 12 y 14 horas diarias intentando vender sus productos baratos.

Y para ser franco, ellos no tienen la culpa del despelote que es esta ciudad. Despelote que viene de décadas, consentido y alimentado por la indiferencia, si no el apoyo disimulado, de políticos, empresarios y prohombres. Hoy no hay soluciones fáciles. Y está probado que la simple fuerza produce resultados transitorios, pero nada definitivos.

Valdría la pena reflexionar en lo siguiente: esos vendedores regados por la vieja ciudad y los miles que se agolpan a lo largo del mercado público y de los barrios de la periferia, junto con los mototaxistas, pueden ser en estos momentos el grueso de la clase trabajadora cartagenera. Es decir, que quizás estemos ante la paradoja de querer eliminar a la fuerza lo que le da el sustento a la mayor parte de los cientos de miles de cartageneros.

A no ser que lo único que nos interese sea expulsarlos del viejo centro, para dejar de verlos, nosotros los de la clase media y alta, y claro, los turistas.

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese