Indicadores económicos
2018-09-24

Dólar (TRM)
$3.006,96
Dólar, Venta
$2.805,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,25
Euro
$3.535,88
UVR, Ayer
$259,52
UVR, Hoy
$259,53
Petróleo
US$78,74

Estado del tiempo
2018-09-24

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 04:29

Marea max.: 13 cms.

Hora: 10:48

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 A 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 A 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

David Múnera: "Hay que crear una política pública para acabar la corrupción"

Tras unos años en el Concejo Distrital de Cartagena, David Múnera aspira a ocupar el cargo de Alcalde Mayor, en medio de una crisis política que continuó con la renuncia de Manuel Vicente Duque, que había sido elegido para un periodo de 2016 a 2019, tras un escándalo de corrupción.

El abogado de la Universidad de Cartagena y profesor de universidades, nacido en el barrio Torices y de 63 años, llega como representación del Polo Democrático Alternativo.

En entrevista con El Universal, Múnera habló de sus intenciones de postular una política pública transversal que erradique el sistema de corrupción que, dice, se ha tomado a Cartagena.

¿Cómo va a manejar la corrupción, sabiendo en la crisis institucional y política en la que se encuentra Cartagena?

Mi consigna de campaña es contra la corrupción. Creo que es la principal causa de la crisis de la ciudad. Aquí se ha montado un sistema y es que los alcaldes que han llegado buscan financistas. Hipotecan la ciudad. La secuestran a favor de unos particulares y además buscan el respaldo de las casas políticas tradicionales y se reparten la burocracia, las instituciones, las secretarías. Todas las contrataciones y todo el presupuesto, todas las OPS quedan en manos de la clase política y de los contratistas y de los financistas. Aquí hay un partido de los contratistas, un partido de los financistas y un partido de la clase política tradicional, que son unas mafias que se han apoderado de la ciudad año tras año. Ese modelo colapsó con Manolo Duque, pero a estos sectores no les ha importado el escándalo de corrupción y han vuelto a montar candidatos. Hoy hay candidatos de esas mafias políticas. Yo considero que ese mismo modelo lo han venido peleando entre Quinto Guerra y Andrés Betancourt. Los dos han montado el mismo modelo y su pelea es quien se queda con más casas políticas, más financistas y más contratistas en su campaña para seguir con el modelo de una ciudad hipotecada y secuestrada a favor de unos particulares y en detrimento del millón 200 mil cartageneros.

Este sistema de corrupción yo he señalado que hay que derrotarlo, porque sino Cartagena no puede progresar, no hay desarrollo posible si la corrupción sigue imperando. ¿Cómo se acaba? Uno, no habrá OPS para los políticos, las OPS que sean necesarias serán por idoneidad y por capacidad. Dos, no habrá licitación pública a dedo, voy a liquidar a Edurbe que es el foco de la corrupción en la contratación. Trataré de que toda la contratación tenga participación ciudadana, con el mayor número de ojos en la vigilancia. Voy a poner el espejo retrovisor, no es posible que se hayan robado la ciudad y la impunidad sea total. Hay que averiguar que pasó con los 250 mil millones de Dionisio Vélez, por qué las obras en salud no se culminaron, eran 39 y terminamos en 12. Qué pasó con las plata de las escuelas y colegios que se están cayendo, que pasó con las pavimentaciones de las calles. Es una lucha frontal con la corrupción.

Esto del cartel de la contratación, no tengo duda que es corrupción lo que estamos viendo en el edificio Aquarela, violaciones de todas las normas urbanísticas.

-¿Cómo combatir el hecho de que los que tienen detrás a las maquinarias políticas y a los financistas sean los que parecen tener mayores opciones de llegar a la Alcaldía?

Esa es la invitación que estamos haciendo a los cartageneros. Si siguen votando mal, la ciudad seguirá peor. El 6 de mayo tienen la oportunidad de seguir en lo mismo o buscar el cambio. La crisis de la ciudad es una motivación para que la gente salga a votar por un cambio. Los que tienen a la maquinarias atrás se aprovechan de la pobreza de la gente, del desempleo, es que aquí no solo vende el voto el más pobre, también los profesionales venden el voto. Yo veo a profesionales detrás de un contrato de un político por las necesidades e insuficiencias de empleo y se aprovechan de eso. No les interesa que la gente salga de la pobreza y la miseria, ni que la gente tenga empleo. Su cuadro perfecto para seguir gobernando es ese en el que la gente tiene que vender su voto y ese es un cuadro lamentable.

-Hay jóvenes políticos que para llegar se tienen que apalancar con esos que tienen una mayor experiencia, pero que hacen parte de ese sistema de corrupción. ¿Cómo evitar que continúe ese sistema?

Esta es una democracia enferma, como decía el senador Robledo. Esta es una democracia que se gobierna mal y se sigue reeligiendo. Lo normal es que cuando los gobiernos funcionen mal venga el relevo, el cambio. Aquí no, aquí gobiernan mal y se siguen reeligiendo porque tienen la capacidad de comprar el voto, la conciencia de la gente. Esa es la desgracia que tenemos en esta nación porque tenemos unas leyes imperfectas, que permiten el fraude, en medio de esas condiciones de candidatos que tienen dinero y otros que no tenemos nada, tenemos que competir en una democracia enferma.

-¿Qué propuestas tiene para la infraestructura de la ciudad teniendo en cuenta el crecimiento de construcciones en la ciudad, pero sin dejar de lado casos como Blas de Lezo, las licencias falsas o Aquarela?

La ciudad la han construido sin planificar, ha habido un carrusel de corrupción en cómo se ha construido. El POT que tenemos es corrupto, permite que se pueda hacer y deshacer con el uso del suelo, por eso nadie lo quiere cambiar. Es que es perfecto para todo tipo de corrupción. Estamos en una ciudad donde la corrupción manda, donde tiene la capacidad hasta de cambiar las normas y de acomodarlas a sus intereses. En esta ciudad hay que crear un POT técnico que le sirva al desarrollo y al progreso de Cartagena. Y tener mucha vigilancia y control. Hay que hacer una limpieza en el Distrito porque esta ciudad no puede seguir algarete. Igual aplica para el PEMP, aquí nadie lo actualiza porque no quieren que haya protección del Centro Histórico, es que esto es con dolo, esto no es que los cartageneros seamos incapaces de hacer un PEMP, es que el interés es que no lo haya.

-La ciudad está endeudada, la gente dice que el desempleo aumenta, ¿Cuál es su propuesta desde lo económico para resolver esto?

La ciudad tuvo un endeudamiento que no se reflejó porque la plata se terminó perdiendo. Yo fui el único concejal, de los 19, que votó en contra del endeudamiento porque sabía que había corrupción y que no se iban a hacer las obras o no serían de calidad y ahí están los informes. Cartagena tiene un problema supremamente grave del que el alcalde se tiene que ocupar y es como fortalecemos las finanzas. Aquí hay mucha evasión. Los que tienen que pagar no pagan o pagan muy poco. Hay que mirar la corrupción en Hacienda, corrupción en impuesto, las prescripciones a favor de los de cuello blanco. Porque necesitamos recoger mucha plata, no es posible que en Cartagena, con predios que supuestamente cuestan 42 billones, estemos recogiendo 200 mil millones de pesos en predial. Aquí hay 29 mil lotes de engorde de gente que tiene un predio y no lo produce, no le sirve al desarrollo, está abandonado y lo dejan engordar y solo pagan el 28% del predial. Hay que desarrollar una política contra la corrupción en Hacienda y sus dependencias. Hay que empezar a cobrar a los moroso y a los que no pagan tendiendo con que pagar, porque necesitamos mucha plata para resolver los problemas de pobreza, de miseria, de obras, de educación, salud, y cada peso tiene que ser bien invertido.

No es posible que en medio de las penurias se roben la plata. Por eso digo que lo que hacen los corruptos es de lesa humanidad, una ciudad con 300 mil pobres, con 55 cartageneros en la miseria, y los corruptos se roban la plata, eso es un crimen, por eso no puede haber impunidad. Los niños muriendo de hambre y los de cuello blanco robándose cada peso de la ciudad.

-¿Cómo reducir la brecha entre ricos y pobres en la ciudad?

Cartagena es una de las ciudades más desiguales, siendo Colombia un país de los más desiguales del mundo. Hay que dar una visión diferente a la construcción de ciudad. Hay que ver como redistribuimos mejor el ingreso, no puede ser que cinco o 10 familias se queden con todos los negocios y le paguen miserias a los trabajadores. La gente necesita vivir mejor, yo le digo a la gente que Cartagena está en una situación en la que somos una bomba de tiempo. También hay que recuperar la credibilidad porque los cartageneros no quieren pagar la renta porque piensan que cada peso se lo roban los corruptos y así ha venido pasando. Eso hay que cambiarlo.

-Según la encuesta de percepción ciudadana de Cartagena Cómo Vamos, la gente no se siente segura ni en su barrio, ¿Cuál es su plan para cambiar eso?

Esa última encuesta nos da señales realmente preocupantes. La gente no se siente orgullosa de vivir en la ciudad. Estamos construyendo una ciudad excluyente y si hay algo que me preocupa es que Cartagena tiene que ser incluyente, los cartageneros deben sentir que quieren a su ciudad, pero están es pensando cómo se van de Cartagena porque la política que hemos construido es excluyente. A mi me decía una profesora de un colegio en Olaya Herrera que ella tiene niños de décimo y once que no conocen el Centro Histórico y eso es un reflejo de lo excluyente que somos.

En materia de seguridad hay que poner un control y vigilancia a los policías, hay que exigirles que cumplan, que vigilen, pero yo sostengo que la Policía es necesaria, pero no es suficiente para cuidar a todos los cartageneros. Lo que tenemos que aplicar es una política integral para mejorar la situación social de los cartageneros. Es que no tienen oportunidades ni de estudios ni de trabajo.

-¿Cómo mejorar ese empoderamiento o ese orgullo de la ciudadanía por la ciudad?

La gente se siente excluida. Hay gente que tiene años sin ir al Centro Histórico porque no se puede sentar allí, porque no tiene con qué. Uno llega al Centro y una cerveza le cuesta 10 mil o 15 mil pesos, una comida le cuesta 70 mil pesos. Entonces a un cartagenero pobre o a alguien de clase media le queda cada vez más difícil ir al Centro. Aquí hay que aplicar una política incluyente porque es que el Centro no puede ser ni para los extranjeros, ni para los turistas, primero porque han desplazado a los cartageneros, como en Getsemaní. Aquí hay que hacer un sentido patriótico e histórico para que los cartageneros sientan que eso es de ellos y que pueden disfrutarlo. Debe haber políticas de accesibilidad en los restaurantes y tabernas para que la gente pueda participar en la joya de la corona de la ciudad.

Tenemos que hacer que los niños puedan venir al Centro y conocerlo. Mostrarles la belleza de la ciudad. Eso es política pública y no puede ser como lo hizo el señor Dionisio Vélez,  entregando los parques y las plazas a los privados para hacer negocio. Tiene que haber una política pública donde la Alcaldía invite a los cartageneros a participar, disfrutar y conocer su Centro Histórico. Yo creo que aquí está pasando una especie de Apartheid, estamos sacando a los pobres más lejos de la ciudad y llevándolos para Turbaco o para los lados de Santa Rosa. Estamos llevando a los ricos para la zona norte y al cartagenero pobre lo llevamos más lejos de Cartagena para que no los vean. El que vive en Bicentenario o Villas de Aranjuez, que está a una hora y media del centro o más, no le dan ganas de venir al Centro.

-Según una encuesta del Dane, Cartagena fue la sexta ciudad del país en la que menos se leyeron libros en 2017. Eso puede verse como un ejemplo de la mala educación en la ciudad ¿Cómo mejorar eso?

De las cosas que hay que darle prioridad en estos 19 meses es a la educación, porque la educación es el motor de la transformación de cualquier sociedad. Pero a los corruptos no les interesa eso, y por eso los niños y niñas están ocupando los últimos lugares de las pruebas que se realizan, porque no hay inversión. Cartagena está invirtiendo como el 7% de los ingresos corrientes de libre destinación, mientras que ciudades como Bogotá, Medellín y Cali invierten más del 20% a educación. Hay que hacer una política de gran inversión en educación, esto no es problema de maestros y maestras, es la manera de cómo estamos invirtiendo porque no estamos invirtiendo nada. Hay que aumentar el presupuesto de la educación pase lo que pase.

-¿Cómo sacar a la salud de Cartagena de la crisis en la que parece estar?

Ese es otro foco de corrupción. Muchas EPS contribuyen a las finanzas de las campañas y ponen como condición que el Dadis debe ser para las EPS. Si uno mira de donde viene la secretaria del Dadis y cuál ha sido su historia laboral, entonces ve que el Dadis está al servicio de las EPS, que incumplen a las IPS y entonces los hospitales tienen que cerrar porque no les pagan. Primero hay que atacar a ese foco de corrupción, de que las EPS sean las que manden en la salud, hay que vigilar que ellas cumplan, que paguen a los hospitales públicos y privados. Sino, vamos a seguir teniendo una de los peores sistemas de salud del país, siendo que en Colombia la salud es tétrica. Hay que brindarles buena salud a los cartageneros y esa será una de mis misiones como alcalde de Cartagena.

-Por otro lado, la ciudad se quedó pequeña ante el crecimiento automotriz y no hay un trabajo efectivo para incentivar otro tipo de transporte como el sistema multimodal que articule el uso de la bicicletas. ¿Qué propone en ese sentido?

Es que a esta ciudad la han construido a los machetazos, sin políticas públicas y cada alcalde que llega empieza de cero, entonces aquí no hay política pública ni a mediano ni largo plazo. La movilidad se nos convirtió en el peor de los caos porque no hemos construido una avenida como la Pedro de Heredia en 60 años y el parque automotor se creció a los niveles de hoy. Sin vías estamos mal y el parque automotor creciendo sin control. Yo creo que uno de los errores fue construir Transcaribe por la avenida Pedro de Heredia. Con los 700 mil millones que nos costó pudimos construir otra avenida. Y lo que hicimos fue reducir la que teníamos, donde pasa el 90% de los vehículos, al 50% porque el otro 50% es para Transcaribe. Es la manera como hemos construido esta ciudad sin pensarla, sin planificarla. Es para que tuviéramos una vía alterna para Transcaribe y la Pedro de Heredia funcionando perfectamente. Una de las primeras obras que yo haría sería terminar la Vía Perimetral, es una necesidad. Todas las obras son importantes, pero hay unas más que otras. Y la Perimetral hay que terminarla para que pueda destrabar el caos que produce la avenida Pedro de Heredia. También creo que la gente debe buscar medios alternativos y la bicicleta es uno de ellos y hay que incentivarla, pero hay que construir, como lo hacen las grandes ciudades del mundo, las vías para que se desplacen. Porque las bicicletas andan hoy en medio de busetas, de los carros, en medio de ese tráfico tan pesado y suceden accidentes como los que se han visto.

-¿Qué tratamiento le va a dar al mototaxismo y a la chatarrización de busetas para optimizar Transcaribe?

Yo siempre he dicho que los concesionarios de Transcaribe se han burlado de la ciudad. Han violado todo el contrato. Hoy es para que hubieran 200 o 300 busetas circulando y tenemos todavía 800 o 700. Es para que hubieran 450 buses de Transcaribe circulando y no hay ni 200. Si no hay buses no hay chatarrización y estos tipos se han burlado de la ciudad con la complicidad de los alcaldes, que no les han exigido el cumplimiento del contrato. Hoy estamos en el peor de los mundos, con Transcaribe pero con el 50% de los buses viejos activos. A los señores de Transcaribe hay que decirles que cumplen o caducamos el contrato, pero no se pueden seguir burlando de la ciudad.

Y sobre el mototaxismo, esa es una secuela de la incapacidad de estos gobiernos que no han generado empleo formal. Se nos ha crecido la informalidad y uno si no es capaz de cumplir lo que tiene que cumplir, no puede seguir. Si tenemos 200 mil personas en la informalidad, ¿las condenamos a que se mueran de hambre, las perseguimos con el Esmad, la Policía, con Espacio Público, o les buscamos un empleo formal? Cuando tengamos la capacidad de ofrecer empleo formal podemos reclamar y exigir, mientras tenemos que dejar que la gente pueda buscar el rebusque. Lo que toca es organizarlo de manera concertada porque tampoco puede ser el caos total. Hay que tener una política concertada con la mira a que el motottaximso llegue a ser algún día un medio de transporte público, pero no se puede acabar el mototaxismo con un decreto y condenar a 40 mil personas que se vayan a su casa y no tengan de qué vivir, eso sería un acto irresponsable.

-¿Y la problemática del espacio público?

Tiene que haber una política igualitaria. No se puede perseguir a los vendedores y privatizar las plazas, parques y calles de la ciudad. Espacio público para unos no y espacio público para otro sí. Eso hay que acabarlo.

-Un tema que está en la agenda del mundo y ha sido protagonista en las campañas presidenciales es el del medio ambiente. ¿Cuál es su postura frente a la atención del medio ambiente en una ciudad industrial como Cartagena?

En Cartagena no hay un plan ambiental ni existe política pública de nada y en materia ambiental Cartagena tiene la gravedad de que el cambio climático es algo serio y una realidad que los científicos vienen señalando. Esta es una ciudad propensa a sufrir el impacto. Pero Cartagena no ha tenido política ambiental, los lagos, el cerro de la Popa, la bahía, la ciénaga, todo está abandonado desde el punto de vista de protección y conservación. Hay que hacer una política pública en materia ambiental, de ruido. No se puede resolver coyunturalmente, como se pretende aquí, debe haber una política de mediano y largo alcance. Vamos para una ciudad a la que sino le prestamos atención va a ser altamente contaminante, hay que salvar la bahía, la ciénaga, los caños, pero eso es con plata y lo que hacen los corruptos es robarse la plata.

-Cartagena ha sido muy tímida en cuanto a su adaptación tecnológica y ni siquiera tiene una secretaría de las tecnologías. Hay proyectos que se han anunciado y que se han ido quedando en nada. ¿Lleva algo en sus propuestas sobre tecnología?

La ciudad hay que adecuarla al desarrollo tecnológico y desde el punto de vista educativo. Nosotros debemos intentar que los jóvenes salgan del colegio con los más avanzados conocimientos de la tecnología porque eso hace parte de su formación, desarrollo y transformación de la ciudad. La tecnología es cada día más determinante de los cambios que se dan en el mundo. Los más ricos del mundo son los productores de tecnología. También va para el campo de la producción, tenemos que crear industrias que produzcan tecnología, aquí no se produce nada de tecnología. Tenemos que atraer inversionistas que monten empresas de valor agregado que es lo que produce enriquecimiento y desarrollo de la sociedad y ahí la tecnología es importante.

-Otro escenario en el que se escucha hablar de corrupción es en el manejo del deporte. Demoras en pagos del Ider a sus contratistas, la ciudad sufre por lo que pasa con Real Cartagena, el otro año se realizan los Juegos Nacionales ¿cuál es visión del manejo del deporte en la ciudad?

El Ider es un foco de corrupción. Los dineros del Ider no van al deporte, sino que una gran parte es para burocracia. Hay 400 o 500 OPS en el Ider, no para entrenadores, no para deportistas, sino para física burocracia del clientelismo político como fuente de votos. El Ider hay que quitárselo a los políticos y sus dineros deben ser para el deporte.

Otra cosa es que la ciudad no debe seguir siendo tan contemplativa con el Real Cartagena. Estos señores Rendón lo que han hecho es negocios, se han burlado de la ciudad, se han llenado de plata con la ciudad y nos han formado equipos que irrespetan a la ciudad. El Distrito no puede seguir patrocinándolos, ni la Gobernación de Bolívar, estos señores o arman un buen equipo o se van de la ciudad. Yo haría una campaña para que la gente no vaya al estadio, esta ciudad merece respeto, esos espectáculos que nos dan son deprimentes porque esta ciudad tiene la capacidad, la afición, de tener un equipo de primera categoría, pero no nos pueden tener estos equipos que lo que hacen es mostrar una mala cara de la ciudad.

Y lo otro es que hay que invertir. Estamos comprometidos con los Juegos Nacionales y Cartagena tiene que cumplir. Tenemos que mirar algo que siempre me ha preocupado y es crear una política pública para el deporte. Construimos escenarios para los Juegos y resultan que quedan los escenarios abandonados, ligas que no funcionan.  Aquí hay que poner en orden todo, empezando por el deporte y el alcalde debe ser el jefe de esto, exigir, poner metas de como vamos a avanzar en el desarrollo del deporte.

-El país no tiene muy claro como reaccionar a la migración de venezolanos a Colombia y Cartagena es una de las ciudades a las que ha llegado un alto número de esos migrantes ¿Qué haría en una eventual alcaldía suya?

Indudablemente la llegada de tantos venezolanos por la situación que está viviendo el vecino país en medio de la situación que tenemos en Cartagena y Colombia agrava más el problema, porque si fuéramos una ciudad que generáramos empleo, tuviéramos buena salud, buena educación, recibiríamos con todo el cariño y todo el amor a nuestros hermanos venezolanos, pero este es un problema que le compete al Gobierno nacional y los alcaldes tenemos poco alcance para resolver los problemas, necesitamos que el Gobierno se meta la mano al bolsillo para poder ayudar. Yo recuerdo que hace unos 40 años los colombianos íbamos a Venezuela y ellos nos recibieron con los brazos abiertos. En la costa Caribe no había una familia que no tuviera un familiar viviendo en Venezuela y ellos fueron muy generosos, por lo que nosotros no podemos pagarles con una moneda diferente. Pero no hay duda de que además de los problemas que tenemos, la afluencia de venezolanos va a terminar agravando un poco la situación, habrá que ver qué salida va a brindar a los venezolanos el Gobierno. También hay que hacer control para que no se abuse de los venezolanos que llegan y que con tal de comer están dispuestos a aceptar un trabajo por menos de lo que se debe, no podemos permitir que la explotación aumente.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Alcalde cartagenero y honesto

Con David Múnera se acabarán los corruptos,la cadena de construcciones ilegales,de licencias de construcción falsas o que violan la reglamentación urbana con la complicidad de las Curadurías,es el candidato que Cartagena necesita,y no por un año y pico,sino por todo un período;es decir hay que votar por él.