“Elegir a Fontalvo fue una mermelada tóxica”: Juez

02 de septiembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tras 31 días de detención en el búnker de la Fiscalía, hoy o a más tardar el lunes, el alcalde Manuel Vicente Duque y el concejal Jorge Useche serán trasladados a la cárcel para funcionarios públicos de Sabanalarga, Atlántico.

La contralora Nubia Fontalvo, en cambio, pasará a la cárcel de mujeres de San Diego; en tanto el abogado José Julián Vásquez irá a la cárcel de San Sebastián de Ternera.

La decisión de esta detención preventiva la tomó el juez cuarto de Control de Garantías, José Luis Robles, ayer en la audiencia final de medida de aseguramiento, en la que asumió que cada una de estas personas, de acuerdo con la Fiscalía, sí participaron en un “pacto criminal de corrupción” para elegir a la contralora Fontalvo, coptar la Contraloría y otras entidades distritales, y entregar dádivas en puestos y dinero.

Para el togado, existió una “organización criminal que se constituyó en una mermelada tóxica de clientelismo, creando un tercer estado paralelo a la Alcaldía, para apropiarse de los recursos públicos”.

“La medida es adecuada”: Juez

La medida de aseguramiento con prisión, solicitada por la fiscal 53 del caso, Liliana Velázquez, fue concedida por Robles, un juez que tiene fama de poseer una sólida formación jurídica, “como una medida preventiva y para evitar que los imputados alteren, desaparezcan, dañen, y modifiquen elementos probatorios”, que se tendrán que surtir en la fase de juicio de segunda instancia que es hacia donde va el caso, es decir, hacia un juez de conocimiento.

El jurista impuso la prisión para evitar que haya obstrucción a la justicia, porque considera que con los más de 400 horas de escuchas de llamadas interceptadas a Useche, Fontalvo y José Julián se evidencia que poseerían métodos, conocimientos y posibilidades para poder reunirse y desaparecer pruebas. En suma, para el juez, la detención de esta personas “preserva la seguridad ciudadana”, porque evitaría que fraguaran acciones para obstruir la investigación.

“Si los libros no eran dinero, fueron una dádiva”

Las caras de los abogados defensores, Juan Carlos Cabarcas, de Duque y Vásquez; de Hernando Osorio, por Jorge Useche; y de William Castaño, por Fontalvo, fueron cambiando a lo largo de las cuatro horas de intervención del juez, quien aprovechó para hacer una reflexión sobre la corrupción política y el clientelismo.

Uno a uno fue dándole la razón a la Fiscalía sobre los delitos imputados a los cuatro imputados, a través de la inferencia razonable de autoría, que se desprende de las escuchas a Useche, Nubia Fontalvo y José Julián Vásquez.

Dijo que a partir de varias de las escuchas de Fontalvo “se muestra que efectivamente los delitos de cohecho por dar u ofrecer sí se edifican y están bien formulados, ya que sin el decoro que debe tener una funcionaria de un ente de control, pactó puestos y retardó y orientó decisiones fiscales. Para el juez la funcionaria sí dejó ver que había una presión por parte de JJ para cumplir un pacto realizado un 7 de enero de previa a su elección como contralora, del que participaron otros concejales.

“No se trata de simple cabildeo sino de un clientelismo repudiable”, dijo el juez.

El juez dice que en los audios se establece que sí se infiere que se dieron cargos a concejales a cambio de votar por Fontalvo, y por tanto la funcionaria incurrió en los delitos de concierto para delinquir y cohecho impropio.

Sobre los 32 libros de que habla Jorge Useche y que habría recibido como pago por elegir a Fontalvo, el juez deshizo el argumento del abogado Osorio sobre que no se trataba de dinero, pero además que si no fue dinero y “sí fueron libros realmente entonces sí fue una dádiva”.

A Useche se le imputan los delitos de cohecho propio, tráfico de influencias de servidor público y asociación para la comisión de un delito contra la administración pública, que para este juez de Control de Garantías sí se cometieron según las inferencias de la Fiscalía. Hizo alusión a que en Estados Unidos a la mermelada le dicen “el barril del puerco” y que no es más que una medida de esquilmar el erario público.

¿Por qué manolo va a la cárcel?

El juez de Garantías, José Luis Robles, consideró que a partir de lo que se dice en las escuchas, José Julián Vásquez, “conocía todos los vericuetos de administración de su primo hermano Manolo Duque”.

Explica que  basado en las inferencias razonables de cada audio en los que JJ Vásquez habló con funcionarios de la administración distrital como Adriana Meza, del Dadis; o Napoleón de la Rosa, de Hacienda y abordaba temas presupuestales con otras personas; o sobre la elección del gerente de Transcaribe, todos esto debía ser de conocimiento del alcalde Manolo Duque. En lo primero se advierte que JJ sí tenía manejo de la administración y mandaba en ella a través de una “alcaldía paralela en sus oficinas”.

Es por ello que decide enviarlos a la cárcel por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de influencias de servidor público y de un particular, y cohecho por dar u ofrecer.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS