Líderes del Distrito también piden garantías de seguridad

09 de enero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ya son seis líderes sociales asesinados en los primeros días del 2019 en el país, situación que empezó a preocupar a los activistas, sindicalistas, líderes y dirigentes políticos en el Distrito de Cartagena.

Entre esos casos repudiables está el reciente asesinato a manos de sicarios de la líder Maritza Quiroz Leyva, quien murió de varios impactos de bala propinados con una pistola calibre 9 milímetros, cuando intentaba huir de sus verdugos en la vereda San Isidro, en Bonda, Santa Marta.

Quiroz era una destacada líder de las mujeres afrodescendientes víctimas de desplazamiento en la zona rural de Santa Marta, y suplente de la Mesa de Víctimas del distrito de Santa Marta.

Ese panorama oscuro que se cierne sobre quienes realizan un trabajo social y político debe ser analizado con detenimiento, expresan algunos líderes locales, que hablaron para El Universal.

La situación en Cartagena

Para Julio Carrascal, dirigente sindical y miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), “la preservación de los Derechos Humanos en Colombia, es cada día más crítica y la arremetida que hay contra los dirigentes sindicales, sociales, de Derechos Humanos y sociales en el país, está infortunadamente contando con una indiferencia creciente de las autoridades”.

Carrascal advierte que es urgente la participación de la comunidad internacional, “en unos casos como los que vienen sucediendo” y en donde -dice el dirigente- “el Gobierno en cabeza del presidente Iván Duque debe estar pendiente de lo que pasa en Colombia con los líderes de derechos humanos”.

Con respecto a la seguridad de los líderes de la ciudad, Carrascal dijo que “es agobiante, ya que hay toda una oleada de amenazas, intimidaciones, de llamadas telefónicas extrañas e intimidatorias contra la actividad que se desarrolla; y podemos decir que en Cartagena no hay garantías para nosotros los dirigentes. Yo considero que esa Unidad Nacional de Protección no está protegiendo a nadie, porque es un organismo politizado”.

Estos temas, dijo Carrascal, serás abordados el 9 de enero en un foro que realizarán las organizaciones sociales en Cartagena “en defensa de la vida”.

De hecho, hace un año la dirigencia comunal de Cartagena, se mostró indignada con el asesinato del presidente de la Junta de Acción Comunal del sector 3 de Junio, barrio Henequén, Jorge Luis García Berrío.

Hablan las mujeres

Por su parte, Inilse Mercado, miembro de la mesa de la red de empoderamiento de mujeres de Cartagena y Bolívar, contó que existe mucha preocupación en su agremiación.

“Estamos muy consternados y tristes, porque la labor de muchas lideresas en Colombia está amenazada; también esta estela de violencia ha dejado muchas mujeres asesinadas en Bolívar”, reitera.

“Eso dificulta la participación de las mujeres en su trabajo, ya que hay mucho temor y se cohiben de realizar sus actividades. En ciertos lugares del departamento, muchas líderes nos han contado que hay restricciones de horarios, y por eso a determinadas horas ya no pueden ejercer su trabajo. Es algo como un retroceso de lo que se había logrado con los acuerdos de paz”, dijo Mercado. La líder pidió mayor protección para las mujeres en la actividad política y social en Cartagena y Bolívar.

Mayor protección a servidores

Por su parte, el presidente del Concejo de Cartagena, el concejal conservador Óscar Marín, envió un mensaje de solidaridad para los líderes de la Costa Caribe y en especial de Cartagena.

“Registramos con mucha preocupación que líderes comunales y sociales sean víctimas de la falta de tolerancia, de los desadaptados sociales toda vez que la única intención de los líderes es sacar adelante los intereses de sus comunidades. Por eso rechazamos todo acto de violencia que atente contra los líderes de todo tipo, sin distingo de raza, partido o corriente o contra cualquier miembro de sus familias”, dijo Marín. El concejal mencionó que desde la institucionalidad “lo que tenemos es que protegerlos y ampararlos”.

Un solo policía

El concejal Óscar Marín advirtió que muchos concejales y ediles en el departamento también están en riesgo alto de inseguridad, vulnerables a actos violentos. Por ello pidió a las autoridades como la Policía Nacional y la UNP brindar mayores garantías para el ejercicio de los concejales en su labor social.

“Es curioso, pero en el caso de los concejales de Cartagena solo tenemos un policía en la sede del Concejo. Los concejales no cuentan con un esquema de seguridad y es algo que vamos a plantearle al nuevo comandante de la Policía de Cartagena”, puntualizó el presidente del Concejo. Advirtió que también planteará al nuevo comando la situación de líderes comunales de la ciudad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS