Indicadores económicos
2017-12-11

Dólar (TRM)
$3.016,18
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.554,86
UVR, Ayer
$252,12
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,69

Estado del tiempo
2017-12-11

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 00:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

'Mancalata', el garrochero inmortal

“De su yegua para el toro se pasaba el ‘Mancalata’, pa’ que miles de gargantas gritaran ebrias de porro”.

Por momentos intento recrear esa escena que después de varias décadas, aún sigue viva en la mente de muchos arjoneros. Me están narrando cómo es que la letra de este porro pasó de ser una hazaña propia de unas tradicionales fiestas de corralejas, a una canción emblema de uno de los pueblos más ganaderos de Bolívar.

Y no es ‘paja’, en Arjona saben que existió un hombre que era capaz de hacer eso. La verdad es que no alcanzo a imaginar cómo es posible que José Castro Castaño, montado en su yegua ‘Cuero Barroso’, a gran velocidad, podía pasarse de ésta a semejante animal de más de 400 o 500 kilos, corriendo también no sé a cuántos kilómetros por hora; pero lo hacía, y una vez sobre el pesado toro lo dominaba de tal manera que lo obligaba a detenerse, y luego una gran cantidad de aficionados ayudaban a dejarlo tendido en el redondel.

Sigo pensando que es algo increíble. Cientos de aficionados asistían diariamente a ver este espectáculo que sólo ‘Mancalata’, como se le conocía al señor José Castro, ofrecía para el aplauso de todos y para ganarse unos cuantos pesos a fin de llevar comida y ropa a su señora y sus 11 hijos. Y obvio, también debía quedar plata para el ron, pues el espectáculo debía continuar allí en su natal Arjona o en cualquier otro pueblo de la Costa Caribe.

Eran faenas que parecían interminables, un ‘show man’ que además de brincar de la yegua al toro, era un gran garrochero, capotero y se atrevía también a coger la cola del astado, para hacerlo dar vueltas.  

Más recuerdos

Doña Otilia Castro Cervantes sale de la habitación y se sienta en uno de los muebles de la sala de la sala de su casa. Es la tercera persona que llega a la cita, para contar las locuras de su padre.

El señor José Armando, el cuarto de sus hermanos, y Hernando Baena Castro, el primer nieto del hoy difunto ‘Mancalata’, ya habían comenzado a relatar por qué lo llamaron así, y otras anécdotas que salen a relucir justo cuando siempre llegan las fiestas patronales de Arjona.

Le pregunto por los recuerdos de su papá. Por instantes se queda callada, ayudada por quienes la acompañan comienza a referir varias historias. La voz se entrecorta y lágrimas salen de sus ojos.

“Aquí la gente lo quería mucho, era un señor muy popular. Recordarlo me da, yo no sé qué..., era un hombre que no se metía con nadie, pero el que lo buscaba lo encontraba”, rememora.

Sigue su relato hablando de que por mucho tiempo le decía: “Ay papi, ya no te pongas más en eso. Ya está bueno. Y lo que siempre me respondía es: ‘él que sabe de esto soy yo, no te preocupes’”.

La mayor de los hijos de ‘Mancalata’ también recuerda que antes regalaban las mantas, y en su casa había muchas, y “cada vez que llegaba con su manta la tiraba en el ‘arrume’ que teníamos y nos decía, ahí tienen pa que se tapen”, sonríe ya con mucha más confianza.

Hernando Baena Castro la interrumpe y también comienza a contar muchas cosas de su abuelo. “Él me dijo que se ganó ese apodo por una pelea que tuvo en unas corralejas de Marialabaja. Se enfrentó a un guarda, que era como le llamaban a quienes se encargaban de evitar el contrabando. Todo parece que fue por una mujer, pero mi abuelo no aguantó y le clavó una ‘trompá’ bien duro. Pensó que lo había privado”.

“Pero de un momento a otro –prosigue– el guarda se levantó, sacó su arma y le dio un tiro en la pierna izquierda. No pasó a mayores, lo llevaron al hospital, lo atendieron y se fue recuperando”.

El nieto se ríe antes de finalizar la historia y con carcajadas cuenta que una vez se reintegró al trabajo, y “el señor Segrera, quien era el patrón en la finca en la que él trabajaba, cuando lo vio llegar cojeando le dijo: ‘Vea usted, ahora sí se compuso esta vaina. Tengo otro mancalata’’. Y se echó a reír, porque ‘Mancalata’ era un caballo cojo que el señor tenía, y así se quedó para toda su vida”.

Peleas, ron y heridas

José Armando luce un sombrero vueltiao, así como siempre lo usaba su difunto padre. Evoca momentos de angustia que vivieron junto al considerado más grande garrochero que ha tenido Arjona por cuenta de los toros y de las peleas.

“Era cada rato que nos venían a decir que a mi papá lo había cogido el toro; pero que va, siempre salía bien. Sí tenía heridas y golpes, pero eso al día siguiente se le pasaba”.

También trae a colación cierta ocasión en que después de haber tumbado a un toro, cuando el animal intentó levantarse le pisó el dedo de tal manera que se lo partió y arrancó toda la piel.

“Los huesitos se le veían y quien lo atendió fue el único médico que había en Arjona en aquella época, el doctor Castro. Sacó una segueta, se lo mochó y lo sanó. Recuerdo que demoramos como 20 años con el dedo guardado en alcohol y papá siempre se reía de ese cuento”.

Las peleas también fueron otra de las razones por las que fue conocido ‘Mancalata’. Aunque su hijo reitera que efectivamente el señor no se metía con nadie, la envidia si llevó a muchos a meterse con él.

“Por eso el peleó con muchos y a cada rato lo pasaban llevando al calabozo. Lo curioso es que la yegua dormía en el cuarto o en la sala, y cuando la Policía llegaba a buscarlo, se montaba y arrancaba y ni quien lo aguantara. Así demoraba perdido uno y hasta dos meses hasta que se pasaba la cosa y regresaba. A pesar de eso siempre fue un hombre responsable con su familia”.

El mayor de los nietos vuelve a interrumpir y relata la pelea que tuvo con Alejo Pájaro, quien le había ganado. “Eso raro que le ganaran a mi abuelo. Un hermano de él llegó un día a buscarlo a las 4 de la mañana, para decirle que eso no se podía quedar así. Fueron a esperar a Alejo y nunca pasó por donde ellos creían que pasaría. Como no pasó se pusieron a beber y ya en la tarde cuando vieron que venía el señor, mi abuelo le dijo que había que seguir peleando. Así en medio de la borrachera le ganó a Alejo”.

"Sin él no era fiesta"

Todos los familiares que fueron llegando sacaron a relucir muchas historias. Entre esas la de su yegua ‘Hasta el jueves’. “Decidió llamarla así porque la ensillaba para irse a las corralejas desde el viernes y no regresaba a su casa si no hasta el jueves de la semana siguiente”, dijo en medio de las carcajadas su nieto.

Otra vieja vivencia que les llamó la atención es que casualmente, después de protagonizar una pelea, la policía lo condujo a los calabozos. Cuando comenzaron las fiestas de toros, muchos en Arjona se preguntaron por la vida de ‘Mancalata.

“Hasta el alcalde preguntó por él y le dijeron que estaba en los calabozos. Como él era amigo de los políticos, el alcalde dio la orden para que lo soltaran, porque él decía que si ‘Mancalata’ no estaba en las corralejas, eso no iba a ser fiesta”, volvió a recordar Doña Otilia.

Hoy, el porro ‘Mancalata’ sigue sonando, así como los recuerdos de uno de los hombres más populares de Arjona.

Dicen los pobladores de este municipio que con sólo escucharlo se les eriza la piel; por eso piden que esta composición de Gustavo Paternina Guardo, interpretada por Amín Segundo Pájaro y la Banda San José de Caimito, sea decretada como el himno de las fiestas en corraleja, para honrar al garrochero inmortal de Arjona.

DATO
La iniciativa de que el porro ‘Mancalata’ sea decretado himno de las fiestas de Arjona, salió de una propuesta del canal local Teledique, para rendirle eterno homenaje a José Castro Castaño. Este arjonero falleció hace casi 30 años y el la composición musical se dio a conocer en 1997.

 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese