Indicadores económicos
2017-05-27

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-27

marea

Marea min.: 27 cms.

Hora: 00:15

Marea max.: -11 cms.

Hora: 14:11

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-05-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

En Córdoba, reclaman 330 nuevas hectáreas a los hermanos Castaño

Cerca de 250 demandas instaurará la Unidad de Restitución de Tierras en Córdoba para reclamar los predios de propiedad de los hermanos Castaño Gil, exjefes paramilitares que despojaron de tierras a los campesinos de esta sección del país.

Los predios solicitados pertenecen a las haciendas de mayor extensión que son Jaraguay y Roma, dos de los principales asentamientos del grupo paramilitar ubicados en el municipio de Valencia, corregimiento de Villanueva, donde el grupo paramilitar tenía pleno ejercicio de su poder.
El mismo exjefe paramilitar Diego Fernando Murillo, alias “Don Berna” o “Adolfo Paz”, dijo en su versión libre que “Villanueva era para las autodefensas su retaguardia social y estratégica. Había seguridad, se construyeron vías, puentes, se generó empleo y éramos los que dirimíamos cualquier diferencia que se presentaba. Éramos el Estado en esa zona”.
De acuerdo con lo señalado por el director de Restitución de tierras en Córdoba, xxx, el contexto que se presentó en ese corregimiento guarda grandes similitudes con los hechos evidenciados en las haciendas ya restituidas en el corregimiento de Leticia, Santa Paula y Cedro Cocido, pues en todos los casos los territorios fueron donados por los hermanos Castaño a través de Funpazcor.
Explicó que los feudos fueron divididos en varios cientos de parcelas que se distribuyeron nominalmente entre campesinos sin tierras de las zonas aledañas, quienes tuvieron que ceñirse a las condiciones de dominio impuestas por la fundación, donde se les prohibía enajenar el bien antes de cumplidos 10 años desde la entrega, instalarse en sus predios sin autorización o explotarlos de manera autónoma, en otras palabras, los territorios continuaban bajo el mando implícito de los Castaño.

EL DESPOJO
A la fecha, la Unidad de Restitución de Tierras ha recibido casi 400 solicitudes de restitución de parcelas ubicadas en los predios de las Tangas, Jaraguay y Roma, todas localizadas en el corregimiento de Villanueva, cada una con una extensión superior a las 1.200 hectáreas.
De acuerdo a las investigaciones hechas por la unidad todos los hechos coinciden en que entre 1997 y 2001, algunas personas de confianza de Fidel Castaño o Sor Teresa Gómez, entre ellos, alias “Monoleche” y Remberto Álvarez, empezaron a correr la voz de que “Había que devolverle las tierras al patrón porque las necesitaba”, refiriéndose no solo a los Castaño, sino también a alias “Don Berna”.
La historia cuenta que los parceleros que habían sido beneficiados con las donaciones hechas por la fundación asumieron que se trataba de una orden de obligatorio cumplimiento bajo pena de muerte o destierro. Pocos protestaron personalmente ante “Monoleche”, pero este procedió rápidamente a aclararles que de no vender ellos, sí lo haría la viuda, tal como lo expresa uno de los reclamantes de los predios en la declaración hecha ante la Unidad: “Había una reunión y estaba ahí ‘Monoleche’ entonces yo dije que no iba a entregar mi parcela ya, pero un cachaquito bajito él, saco las pistolas y la puso en la mesa y dijo Bueno, si no la entregas tú la entrega la viuda”.
Los campesinos recibieron como pago por cada hectárea no más de un millón de pesos, muy por debajo del costo real de esas tierras.
Se indicó, además, que en ese municipio de Córdoba las autodefensas usaron una estrategia diferente de despojo, pues crearon sociedades de comercio y empresas unipersonales fachadas, donde los parceleros figuran como miembros que aportaron los predios como capital para la constitución de las mismas.
“En la investigación del caso encontramos que los solicitantes no tenían conocimiento sobre la constitución de estas sociedades, de hecho en los negocios jurídicos aparecen firmando campesinos después de haber fallecido”, afirmó el Director Territorial de la Unidad.
Los solicitantes afirmaron, además, que nunca recibieron las utilidades que siguieron generando estos terrenos después del despojo, pues han sido subarrendados por diferentes sociedades cuyo objeto está enfocado en la ganadería.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese