Indicadores económicos
2018-08-18

Dólar (TRM)
$3.024,02
Dólar, Venta
$2.823,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,28
Euro
$3.444,66
UVR, Ayer
$259,78
UVR, Hoy
$259,77
Petróleo
US$71,83

Estado del tiempo
2018-08-18

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 01:34

Marea max.: 22 cms.

Hora: 18:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 8 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2018-08-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Por crisis, ESE de Marialabaja se expone a intervención de la Supersalud

En los 22 años que lleva Pedro Muñoz trabajando para la ESE Hospital Local de Marialabaja, jamás había sentido tanta incertidumbre y preocupación por su futuro financiero y laboral, pagos de salarios y primas atrasadas, quejas de los pacientes por mala atención y crecientes demandas y embargos, que han sumido a la ESE en un estado crítico y a las puertas de una intervención de la Superintendencia de Salud. O peor aún, de una liquidación definitiva que amenaza con dejar a los más de 6 mil usuarios y a los 60 empleados de planta y 35 de OPS en un limbo.

“Es una situación pésima, estamos muy mal administrados, no sabemos qué hacer porque tenemos obligaciones en nuestras familias, pero la situación cada vez es peor. Algunos tienen que prestar dinero y hacer marañas para sobrevivir, y lo que más nos da temor es que tomen una decisión sin tenernos en cuenta y que nos afecte”, aseguró Muñoz, secretario de la subdirectiva Anthoc Marialabaja y trabajador de la ESE.

“Hemos llegado a acuerdos con la gerente pero nunca los cumple, a mí me deben más de seis meses y nos dijeron que esta semana nos iban a pagar y nada”, aseguró otro trabajador que prefirió reservar su identidad por miedo a represalias en su contra.

Y es que su preocupación, así como la del resto, no es desfasada, pues la situación tiene raíces más profundas. Tras más de cinco años cargando con mala contratación de servicios de salud, deficiencias en  facturación, no cumplimiento de metas, glosas, mal manejo de cartera, tarifas ni costos definidos, problemas de dotación e insumos, entre otros, a 31 de diciembre de 2017 el déficit  financiero de la ESE ascendía $3.629 millones en deudas a proveedores,  mientras que las EPS les deben a la ESE una cifra que asciende a los $1.923 millones, lo cual evidencia que no existe una adecuada gestión de cobro de cartera.

A la fecha esta situación no ha mejorado y en su momento llevó a la anterior gerencia a renunciar, dejando encargada a la actual gerente, Karen Medina, quien a pesar de las maniobras por mejorar la situación no ha podido hallar una solución favorable.

Intentos fallidos
Dentro de dichas estrategias se implementó en 2017 un Plan de Gestión Integral de Riesgo (PGIR), el cual dio directrices administrativas que poco a poco se fueron cumpliendo. Sumado a esto se elaboró un plan de choque en el cual se contemplaron mecanismos como: mejoramiento de la producción y venta de servicios, disminución y racionalización de gastos, saneamiento de pasivos y procesos de mejora integral de la gestión institucional, pero después de 10 meses siguen en etapa de implementación sin consolidación.

Pacientes se quejan por mal servicio
La crisis de la ESE Marialabaja no solo ha provocado múltiples quejas y reclamos de sus trabajadores, la comunidad, que inclusive es la más afectada al no recibir un servicio de calidad, más de una vez ha sido protagonista de bloqueos y plantones para exigir servicios.

Pabla Cassiani, paciente de la tercera edad y habitante de Marialabaja, manifestó su inconformidad ante el servicio que recibe en la ESE.
“Es muy triste llegar al hospital  y además de que no tiene medicinas y otras cosas necesarias para la atención, tampoco te brinden un buen trato”, manifestó la habitante, quien necesita controles seguidos debido a una afección en la piel.

Según datos de la junta directiva de la ESE, de las 327 actividades básicas que las áreas y unidades funcionales deben realizar solo se hacen 85, y estas 85 están atrasadas o a la mitad. “El personal no está rindiendo y eso lo sabemos, pero es entendible porque no reciben sus salarios como debe ser, sin embargo existe la creencia entre los empleados de que estamos en condiciones financieras normales y estables, pero la realidad es que cuando tomamos las riendas del municipio encontramos un hospital público con graves problemas tanto financieros como operativos”, aseguró Carlos Coronel, alcalde de Marialabaja.

Secretaría de salud interviene
Ante este panorama, en marzo de este año la Secretaría de Salud departamental hizo una visita inspectiva a la ESE, en donde encontró que había incumplimiento de la capacidad técnico científica en los servicios de urgencia, consulta externa y odontología, es decir, no se brindaban las condiciones adecuadas para un óptimo servicio.

En la misma inspección se encontró que no se había efectuado el reporte financiero  de los periodos tres y cuatro de 2017, así como tampoco el segundo semestre de calidad conforme a lo contemplado en el Decreto Único Reglamentario 780 de 2016 (Decreto 2193 de 2004). Por esta razón se tomaron medidas contundentes como el cierre temporal de dichas dependencias y un reporte ante la Supersalud, quien hasta el momento no se ha pronunciado respecto a la situación.

Buscan solución
A 17 meses de terminar la gestión del actual gobierno, la junta directiva de la ESE, encabezada por el alcalde municipal Carlos Coronel, busca redireccionar el rumbo de la entidad y dar una solución de fondo. Plantea cuatro panoramas posibles:
1. Seguir iguales.
2. Que haya una intervención forzosa de la Supersalud, que podría terminar en liquidación.
3. Que la ESE se acoja a una liquidación autónoma y se cree un nuevo ente que empiece de cero.
4. Entregar la administración a un operador que tenga un músculo financiero capaz de invertir en la habilitación y saneamiento de pasivos, que además garantice tanto la prestación de un buen servicio como la estabilidad laborar del personal.

La entrega a un operador es la opción más sonada y más controversial entre los trabajadores, quienes aseguran que esto podría afectar su futuro dentro de la empresa. Además no garantiza que les paguen lo que les debían de años atrás, es decir, consideran que esta decisión traería más perjuicios a su condición y en vez de verla como solución la ven como una amenaza.

“Hay una amenaza de entrega a un operador externo, pero sabemos que eso nos traerá peores consecuencias; en otros municipios ha fracasada esa alternativa. Si esa es la solución que encuentran al menos esperamos que nos tengan en cuenta, queremos que haya un correlación para que no nos sigan maltratando y que el operador que llegue asuma todos los costos que tiene la ESE, porque de nada sirve que llegue y no asuma lo que ya estaba, la idea es sanar los problemas con que veníamos y seguir adelante”, explicó Muñoz.

A pesar de los bandos divididos entre la entidad y los trabajadores, ambos concuerdan en que esperan que la Supersalud no intervenga, pues el panorama podría volverse aún más desalentador.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese