Hospital de Turbaco busca operador externo

29 de abril de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con un déficit superior a los $5.000 millones, que incluye deudas a empleados, a proveedores y embargos, la ESE Hospital de Turbaco será entregada a un operador especializado que garantice la continuidad en la prestación del servicio. Liliana Santoya Torres, gerente del Hospital, recalcó que el proceso, única salida a la crisis financiera y asistencial, ya li conoce el Ministerio de la Protección Social y los empleados. El pasado 21 de abril se dio inicio al pro-ceso de invitación publica para seleccionar un operador privado externo para que con autonomía administrativa, técnica, financiera y científica opere la prestación de todos los servicios de salud. El proceso, que entregará el manejo del ente por 15 años, culmina el 1 de junio próximo. “En el primer trimestre del 2008 tomé las riendas del Hospital con la visión de generar procesos operativos de calidad, garantizando la prestación de los servicios de sa-lud de forma oportuna y eficiente a nuestros usuarios, pero encontré un panorama desolador manifestado en la insos-tenibilidad financiera, iliquidez e insolvencia total. Ade-más, debo recalcar la poca capacidad de maniobra para pagar los pasivos, la falta de recursos de inversión para reiniciar el proceso de habilitación, aumento en espiral de las demandas judiciales, alto costo de la nomina de perso-nal y el poco apoyo de las autoridades municipales, de-partamentales y nacionales para coadyuvar a salir de la postración”, indicó. Según Santoya Torres, la situación se agravó en el tiempo, mientras se hacían conciliaciones de cartera y de-puración de los saldos de las cuentas por pagar. “Muy a pesar de que hemos hecho contrataciones par-ciales de servicios como odontología, conciliación con proveedores y trabajadores, proyectos de inversión pre-sentado a los organismos departamentales, proyecto de re-organización y modernización de los servicios ante el Mi-nisterio de la Protección Social, cesión de algunas carteras y conciliaciones de pagos con algunos trabajadores; la ca-pacidad de maniobra no ha sido suficiente para poner a to-no los servicios del portafolio del Hospital al servicio de los usuarios”, indicó. La funcionaria agregó que en términos financieros el Hospital debe pagar por demandas judiciales $1.400 mi-llones; en deudas a los trabajadores, $2.800 millones y debe a los proveedores $300 millones. Además, para cumplir la habilitación debe invertir en infraestructura y dotación $600 millones, mientras que y su presupuesto anual deja rentabilidad de $200 millones, que se llevan los intereses moratorios. Consecuencias Según Santoya Torres, las consecuencias que ha traído manejar la situación crítica encontrada se materializa en el atraso en el sueldo de empleados y proveedores actuales, ya que el 40% de los ingresos de la contratación de hoy se la llevan directamente los embargos. Existen fallos de tu-telas en contra, orden de captura contra la gerente en forma permanente; mala atención de muchos trabajadores a los usuarios; insatisfacción generalizada y recurrente del usuario; resistencia pasiva de los empleados y mala ima-gen del Hospital con paros continuos de los empleados. “Sin embargo, a pesar de todas las adversidades se ad-quirió una nueva ambulancia; se han decantado las cuentas por cobrar y hemos hecho reales los rubros de los estados financieros y reorganizado funcionalmente la contratación, los procesos de promoción y prevención, la contabilidad, los reportes a tiempo de los indicadores y se ha depurado gran parte de la información financiera de la empresa”, explicó. ¿Por qué un operador? Las razones que entrega Liliana Santoya Torres para entregar el manejo del Hospital a un operador privado, se fundamentan en la situación crítica del ente, la misma que conoce la Secretaría Departamental de Salud, la Supersalud y el Ministerio de Protección Social. “Tengo que decir que existe la amenaza latente de que el Hospital sea intervenido por la Superintendencia Nacional de Salud, lo que pondría fin al proceso que beneficia a la comunidad y a los empleados porque en estos momen-tos el Hospital no es viable”, dijo. Según Santoya Torres, la administración delegada de los hospitales públicos ha venido surtiéndose en todo el país con el respaldo del Ministerio de la Protección Social como salida a las crisis y los malos manejos de los hospitales públicos; y Turbaco no es el primero e Bolívar, ya que otros, donde los usuarios han salido ganadores por el servicio prestado, están funcionando con resultados aceptables, buenos y eficientes; los hospitales de Simiti; Mompox, Magangué y El Carmen de Bolívar. “Si los otros centros han salido adelante por qué Turbaco no lo puede lograr. Por ello, es bueno recalcarle a la opinión pública, a los trabajadores del hospital, a los usua-rios que no debemos temer por este cambio por cuanto lo que se busca es darle una solución definitiva a la crisis y que el servicio se garantizará sin traumas y mejorará. Con el operador privado se conserva la unidad de empresa, no se traumatiza la atención, se mejora porque se hacen inver-siones de infraestructura y dotación y se completa la habilitación. Además, se oxigena el portafolio, con servicios complementarios a mediano y largo plazo y no se pierde el control de la dirección por parte del Alcalde. Sigue funcionando la junta directiva; se garantiza la continuidad la-boral a los trabajadores necesarios, eso si sin burocracia ni nomina abultada; se garantiza indemnización a los trabaja-dores de planta que no se requieran y se respetarán los de-rechos de los trabajadores pre pensionados”, dijo.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS