Preocupados por establecimientos nocturnos

01 de junio de 2009 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los habitantes del barrio 20 de Enero de Sincelejo, pidieron a la Alcaldía Municipal, revisar los actos administrativos que permiten el funcionamiento de establecimientos nocturnos en la carrera 4, troncal hacía Tolú, porque están afectando la tranquilidad de esa zona. Es así como solicitan al alcalde Jesús Paternina Samur, mediante un derecho de petición refrendado con 100 firmas aproximadamente, revisar la legalidad de los actos administrativos mediante los cuales les han otorgado licencia de funcionamiento a varios de esos establecimientos, los cuales están violando las normas que reglamentan el uso del suelo. “Nuestro barrio es uno de los más antiguos y olvidados por la Administración Municipal, ya que ni siquiera han sido capaces de construir un parque de recreación infantil en el espacio destinado para dicha obra, el cual ha sido convertido durante los últimos cinco años en un antro de consumo de drogas alucinógenas, escuela de la criminalidad y la prostitución con el silencio esquivo de las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes”, expresan en la solicitud al Alcalde. Asimismo, indican que en ese sector funciona el colegio 20 de Enero, que depende de la Institución Educativa Antonio Lenis, en donde hay una población escolar de más de 200 estudiantes, los cuales antes de recibir unos buenos ejemplos están presenciando los más grotescos espectáculos de inmoralidad, prostitución y drogadicción que se ven en los sitios nocturnos ubicados en esa zona. La comunidad está preocupada por el futuro de la población infantil no solo del sector, sino de zonas anexas como El Sinaí, Bolívar, La Esperanza, Las Gaviotas, entre otros. Igualmente, indican que para sorpresa de la comunidad, un prostíbulo que estaba anteriormente ubicado en la zona centro de Sincelejo y que fue sellado, ahora lo trasladaron al sector que es residencial. TAMBIÉN LA IGLESIA SARON Al igual que los habitantes del barrio 20 de Enero, el co-pastor de la iglesia cristiana Sarón, Joel Torres Castaño, también expresó si inconformismo y preocupación debido a la proliferación de centros nocturnos y establecimientos dedicados a actividades que atentan contra la moral y las buenas costumbres, al igual que contra la tranquilidad y seguridad de los habitantes del sector. Indica que es muy común observar especialmente en las horas nocturnas, personas en estado de alicoramiento y bajo los efectos de alucinógenos que de una u otra forma se constituyen en un problema y amenaza a la seguridad y de tipo social. “Nuestro centro de desarrollo infantil que funciona en la iglesia Cristina Saron, comunidad cristiana que funciona hace más de 30 años en este sector, de los cuales más de 10 años trabajamos con la niñez vulnerable y en riesgo de esta zona periférica con una atención aproximada de 430 niños y niñas, desarrollando una labor de tipo social y espiritual contribuyendo así de esta manera a la construcción de paz y bienestar de nuestra ciudad y porque no decir de nuestro país”, dijo Torres Castaño.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS