Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Restitución de tierras devuelve la esperanza al campesinado en Montes de María

-A A +A
 

Lo que más añoran los campesinos de Bolívar y Colombia entera es retornar a las tierras de donde fueron desterrados por la violencia. Así lo corroboran el testimonio de Gabriel Pulido, Oliberto Peña, Eliseo Sierra, Alfredo Ochoa, Nidia Macea, Alfonso Álvarez y de otros cientos más; todos sobrevivientes de los años en los que tanto guerrilleros como paramilitares bañaron de sangre las zonas rurales del país.

Escuche los testimonios de: Oliberto Peña, Eliseo Sierra, Alfredo Ochoa y Nidia Macea.

Catorce años vivió Gabriel Pulido fuera de su amada Mampuján, en Marialabaja, tras la masacre realizada por las autodefensas en el año 2000. El enseñamiento de los armados contra los campesinos lo obligó a dejar el monte en el que vivió desde que era un niño para salvar su vida y la de sus familiares.

En el “exilio” conoció un mundo inmanejable para él. “Todos tenemos nuestro lugar en el mundo y la ciudad no es para los campesinos. Un campesino que no trabaja la tierra se muere. La desolación lo abruma”, expresa. El desplazamiento lo condujo los primeros meses a probar suerte en varios cascos urbanos, pero al final el hambre lo hizo regresar al monte, pero no al suyo. De propietario pasó a ser empleado de parcelas e inquilino de cultivos. Por más de una década fue errante en las zonas rurales cercanas a la cabecera municipal de Marialabaja. “El miedo no me dejaba regresar a Mampuján. Además allá ya todo estaba perdido, tocaba trabajar en tierras ajenas que quedaran cerquita al pueblo”, comenta.

En 2011, cuando la Corte Suprema ordenó al Estado reparar a las víctimas de Mampuján, Gabriel Pulido vio una luz de esperanza que se concretó en 2014 a través del programa de Restitución de Tierras puesto en marcha por el gobierno de Juan Manuel Santos como un avance a la paz paralelo a los diálogos que se adelantan con las Farc en La Habana, Cuba.

Queda mucho por hacer, dice Pulido, pero es un primer paso y muy importante. “El Gobierno está haciendo un esfuerzo grande, eso lo reconocemos, sin embargo hay cositas sin resolver que hacen que el retorno no sea ciento por ciento completo, por ejemplo se han entregado 88 viviendas, pero faltan los servicios públicos. Hace falta más ayuda para sacar del área los productos que cultivamos y llevarlos a comercializar, hace falta una escuela para los niños y un poco más de ayuda para limpiar la tierra de la maleza”, expresa Gabriel Pulido.

A Mampuján han regresado del todo 13 familias. Otras 97 que hacen parte del proceso están viviendo un retorno laboral a la espera de contar al menos con los servicios públicos permanentes para retornar de manera estable.
Los campesinos están dispuestos a regresar, sienten que es una apuesta por la paz.

“Es muy bonito sentir que el Estado nos está ayudando. Eso no lo habíamos visto antes. Mi confianza la tengo puesta en lo que nos han prometido, yo espero que cumplan porque mi apuesta es por la paz”, precisa Alfredo Ochoa, de la alta montaña de El Carmen de Bolívar.

“Andar por todas partes, por nuestra tierra, sin temor alguno, eso es lo que para mí significa la paz”, complementa Eliseo Sierra, también de El Carmen de Bolívar.

Testimonio de Alfonso Álvarez, retornado a El Carmen de Bolívar

El PANORAMA DESDE EL GOBIERNO

Desde que inició el proceso, en los Montes de María se han restituido 2500 hectáreas de tierras a 110 familias. En el norte de Bolívar la tarea está apenas en estudio de casos.

Hay tres jueces en El Carmen de Bolívar y dos en Cartagena centrados únicamente en resolver las reclamaciones que se presentan, sin embargo, es el Tribunal Administrativo de Bolívar el que finalmente dicta sentencia cuando un caso incluye opositores.

Dirimir estas demandas es complejo. Una vez abandonadas por los campesinos propietarios, las tierras han pasado por varias manos. La buena o mala fe de los posteriores compradores para adquirir los predios es lo que están tomando en cuenta las autoridades para decidir.

En la labor realizada en Bolívar se han presentado dos situaciones, como en el resto del país: una es de los segundos ocupantes que se refiere a campesinos pobres, igualmente en condición de vulnerabilidad,  que le compraron la tierra a otros campesinos y las “compras de oportunidad” que hicieron personas con mucho poder adquisitivo, aprovechando la situación de desespero de los campesinos.

En los Montes María, el Estado ha reconocido a once familias como segundos ocupantes. A cada una se le entregará un nuevo predio. “Se trata de campesinos que también fueron víctimas de los actores armados y que en medio del desorden que provocó la guerra los encontramos asentados en terrenos que son objeto de restitución. En estos casos el Estado ha reconocido su debilidad y se hace responsable por ellos. Ya comenzamos la compra de tierras para restituirles su derecho”, manifiesta Ricardo Sabogal Urrego, director nacional de la Unidad de Víctimas.

En el tema de “compras de oportunidad” el panorama es otro y el Estado promete mano dura contra quienes traten de aprovechar la ley de restitución para favorecerse fraudulentamente.

“En 2007, luego de la muerte de Martín Caballero (cabecilla del frente 37 de las Farc), los Montes de María se llenaron de foráneos comprando las tierras a precios ínfimos, por debajo de su precio real. Claramente ahí hay un aprovechamiento de la situación", comenta Sabogal.

Puede haber otras circunstancias de dudosa actuación, como por ejemplo un residente en Manga (es un caso hipotético) que le compró la tierra al vendedor de frutas que diariamente pasaba por su casa y un día estableció un diálogo con él en el que comprendió su angustia y le ofreció dos millones de pesos por su predio a sabiendas que era una tierra que costaba mucho más y que ese vendedor la estaba vendiendo porque no tenía más remedio. Hay quienes compraron viviendo fuera o dentro del país, en lugares donde no los afectaba la guerra. Reclamaciones de ese tipo hay varias y es donde entra el análisis de la buena fe por parte de los jueces”, comenta Sabogal.

LA OPINIÓN SOBRE LA INCONFORMIDAD DE LOS GANADEROS

Sabogal es prudente al referirse a las aseveraciones hechas por José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, quien se ha declarado en desacuerdo con la ley de restitución de tierras, pero tiene un solo argumento firme para rebatirlo: “La Ley no es en contra de los ganaderos”, dice.

Lo tipos de reclamos se dan por zonas, expresa Sabogal. El caso de los ganaderos no es ajeno del todo a Bolívar, pero en este departamento no se ve tanto como en otros porque la tradición de los campesinos de los Montes de María (que es donde se ha avanzado en el plan) es cultivar productos de pancoger como la yuca, el ñame, el maíz, el aguacate, el mango,  entre otros; aunque también les gusta tener sus vacas, pero en menos proporción, lo hacen más por un tema de supervivencia. Generalmente los reclamos de los ganaderos se dan en tierras que históricamente se han usado para esta actividad y es un ganadero reclamándole a otro ganadero, asegura el funcionario.

“Hay gente que ha actuado de buena fe y a estos, los jueces les están reconociendo indemnizaciones, a muchos los han dejado en sus parcelas. Pero la Corte ha sido enfática en decir que quien va a hacer un emprendimiento de envergadura en una zona afectada por la violencia y no es un campesino humilde de esa área tiene que hacer un ejercicio fuerte de análisis antes de comprar. Si es ligero, probablemente los jueces no le den la razón”, manifiesta Sabogal.

INCENTIVOS PARA REGRESAR

Testimonio de Alfredo Ochoa, retornado a El Carmen de Bolívar

Por mucha motivación que haya, regresar a la tierra de la que un día fueron sacados a las malas no es una decisión fácil, sin embargo, el Estado ha logrado, contra todos los pronósticos, que el 80% de las familias favorecidas con sentencias restitutivas retornen a las zonas rurales. El detalle está en que la mayoría de los que han accedido son personas mayores.

Quienes regresan son los campesinos a los que le está yendo mal en la ciudad. Los que se acoplaron a la nueva forma de vida, que les impuso el destino, no quieren volver; por eso el Gobierno amplió el amparo de los fallos a los familiares de las víctimas. Esto quiere decir que si la víctima directa no quiere regresar, los beneficios se le extienden a un miembro de su familia que sí lo desee hacer.

La restitución de la tierra viene con una vivienda y con una cuenta de 20 millones de pesos en el banco, plata contante y sonante para que los campesinos saquen adelante el proyecto productivo de su preferencia, con acompañamiento técnico por parte del Estado. A los beneficiarios no se les imponen los cultivos que quiera hacer o el ganado que desea adquirir, pero sí se le guía sobre dónde y cómo comprar para que no caigan en manos de avivatos.

Se han presentado situaciones en las que por falta de conocimiento, los campesinos se han dejado convencer de terceros para que compren productos con precios inflados, supuestamente para repartirse por partes iguales la comisión de la venta. “Si un campesino hace esto se estaría robando a él mismo. Eso ya se los hemos explicado y ellos han ido entendiéndolo”, expresa Ricardo Sabogal.

LAS DEUDAS

La labor de restitución de tierras en los Montes de María deja muchas enseñanzas para el resto del país. El Plan en los municipios del Sur de Bolívar está a cargo de la Unidad de Restitución del Magdalena Medio.

La deuda enorme que prosigue en los Montes de María es solucionar el tema del agua para regar los cultivos y alimentar los animales en tiempos de sequía. Los distritos de riego son una necesidad urgente en una de las zonas más fértiles del país. Tan fecunda son los Montes de María que aquí una Unidad Agrícola familiar (UAF) está definida entre 20 y 25 hectáreas frente a una UAF en el oriente del país, en donde se permiten 1.800 hectáreas debido a la poca fertilidad de la zona. La UAF es la cantidad de tierra que el Estado considera suficiente para que un campesino pueda vivir y tener un excedente capitalizable.

LA ESPERANZA

Por encima de todas las cojeras, que se puedan presentar en el camino, está la paz y regresar a la tierra de la que un día fueron desterrados es un indicio de que se está por la ruta correcta afirma Nidia Macea, de El Carmen de Bolívar.

“Devolverle a las víctimas sus espacios es un inicio. Hoy se respira otro aire, se ve el cambio. Saber que estamos en lo nuestro nos llena de esperanzas”, comenta Macea.

Los campesinos de Bolívar y el resto del país tienen las expectativas puestas en las promesas del Gobierno y en la voluntad de los grupos armados ilegales para acogerse a la justicia.

Hoy las circunstancias son otras y las víctimas del más de medio siglo de violencia que ha padecido el país esperan con ansias el momento en que los conflictos presentes y venideros se resuelvan por la vía de la Justicia y nunca más mediante los terroríficos actos de intimidación que cercenaron la paz del país.

Escuche el testimonio de Nidia Macea, retornada en El Carmen de Bolívar

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2321 fotos
63871 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese