Reinado Nacional de Belleza
El Universal Cartagena

Con disfraces también se goza en noviembre

Vecinos del barrio Boston Vecinos del barrio Boston arrancaron sonrisas con su disfraz de mujer parida y a Las negritas sensuales armaron un alboroto en Chile. Las negritas sensuales armaron un alboroto en Chile. El disfraz del enano llamó la atención El disfraz del enano llamó la atención



ANÍBAL THERÁN TOM, EL UNIVERSAL

En los barrios de Cartagena se mantiene “viva” la tradición de disfrazarse y la gente vive las fiestas a su manera, desbordando la creatividad y la alegría que para ellos representa noviembre.

La manera más fácil de ganarse unos pesos, que se repite en casi todos los barrios populares de Cartagena, consiste en colocarse en medio de la vía con una pequeña cabuya y amenazar a los conductores con mojarlos para que éstos regalen algo de dinero. Jóvenes y adultos, algunos disfrazados, otros no; montaron estos retenes en toda la ciudad.

Pero en Boston, nos encontramos a Wilson Murillo, un estudiante de undécimo grado de secundaria, que se convirtió en “Estrellita”, una joven que salió embarazada y dio a luz un niño desproporcionado. A “Estrellita” la acompaña Simón Atencia, una mujer morena gruesa que se hace llamar “Simona” y Manuel de Zubiria, “Manuelita”. Todos se apostaron a un lado de la vía principal de Boston a bailar para que los conductores les regalaran unas monedas. “Hoy hemos pasado medio día con este disfraz y hemos logrado recoger para las cervecitas. Es una diversión sana”, dice Manuelita.

Más adelante, en el barrio Nuevo Bosque hallamos Jhonatan Mercado y Jesús Martínez, uno disfrazado de prostituta y el otro de bebé. “Queremos gozarnos las fiestas y pasarla bien, sacándole una sonrisa a la gente de nuestro barrio”, dijo Jhonatan.

En ese mismo barrio otros jóvenes arrancaron varias sonrisas a los transeúntes con su ingenioso disfraz del enano.

En el barrio Chile, “Las Negritas”, Oneida y Betty, dos mujeres del sector, llamaron la atención por sus cuerpos teñidos de negro y sus sensuales movimientos. “Es que estamos buscando marido y no encontramos. ¿Quieres venir con nosotras?”.

 

Enviar
Imprimir