Indicadores económicos
2017-10-22

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-22

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 12:58

Marea max.: -6 cms.

Hora: 22:58

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El agua: el líquido bendito para lavar las verduras

 Todos los días surge la misma duda: ¿estarán contaminadas con químicos estas verduras?

A la hora de preparar ensaladas o cuando queremos comer una fruta nos preguntamos cómo eliminar residuos tóxicos.

La respuesta es sencilla y proviene de diferentes estudios sobre el tema: una buena dosis de agua es suficiente. Créalo que es así.

Las intoxicaciones por consumo de alimentos contaminados con agroquímicos no son frecuentes, pero las mayores inquietudes surgen acerca de la acumulación en el organismo y una posible enfermedad posterior.

Con unos hábitos sencillos se puede eliminar casi por completo ese residuo y comer con seguridad el producto.

La profesora María José Martínez Cordon, del Departamento de Química de la Universidad Nacional y conferencista invitada a la sesión de la Cátedra de Sede José Celestino Mutis, explicó que en el país existe un temor generalizado a comer vegetales por la presencia de residuos de plaguicidas.
Acá, agregó, no existe un programa fuerte para controlar estos restos en alimentos para consumo interno, pues implementarlo resulta muy costoso y no hay monitoreos sistemáticos a cargo del Gobierno.

La docente afirmó también que las investigaciones se reducen a pequeños trabajos independientes que pueden hacer las universidades.

¿QUÉ TANTO?

La realidad es que los productos sí están contaminados en muchos casos.

Uno de los pocos estudios que se han hecho, de Alix Marcela Murcia y Elena Stashenko, de la Universidad Industrial de Santander, encontró que:

“En dicha determinación, se observó que el total de las muestras analizadas (35), contiene residuos de más de dos plaguicidas organofosforados (el 6 % de las muestras contiene residuos de 2 plaguicidas, el 17 % de 3, el 20 % de 4, el 46% de 5 y el 11 % de 6); además para el plaguicida profenofos se excede el MRL (Limite Máximo Residual) en más del 50 % de los casos”.

El estudio, publicado en Agro Sur, data de 2008 y revela además la tendencia de los agricultores a mezclar varios productos químicos.

Los alimentos más contaminados, con mayor número de residuos, fueron el tomate, la papa y la cebolla, pues son muy susceptibles al ataque de plagas y el campesino los riega más, mientras la manzana fue el menos de los analizados. En fresas y uvas se encontraron trazas de tres productos químicos.

La profesora aseguró que en ocasiones se tiende a sobredosificar y a utilizar moléculas que no tienen qué ver con las enfermedades de sus cultivos. Un caso común es el tomate, que se encuentra en tiendas pequeñas de verduras y hasta en las grandes superficies, donde presentan niveles altos de contaminación por esos residuos.

El problema no es de Colombia, en todos los países se hallan residuos, la cuestión es en qué cantidad.

Para la profesora Martínez Cordon la situación no es grave y no se le debe temer. Es muy variable y no es sencillo medir el impacto, pues se ha demostrado que en ocasiones esos residuos exceden hasta en 1.800% lo permitido, según sea el cultivo.

Lo ideal, dijo, sería que los agricultores esperaran el tiempo correspondiente entre la aplicación y la comercialización, que son unos 20 días antes en el caso del tomate, uno de los productos de mayor consumo. Así, los fungicidas e insecticidas que se aplican a frutas y verduras tendrían tiempo suficiente para desaparecer.

Las consecuencias que estas sustancias pueden tener en los humanos dependen también de las propiedades de la molécula y de la dieta de ingestión. La profesora explicó que no se puede comparar el arroz que se come en Europa, que es de seis kilogramos al año por persona, con la cantidad que comen en Japón, que es de 140.

No se conoce tampoco cuáles zonas del país son las más afectadas por la sobredosificación debido a la falta de estudios, aunque sí se sabe que los herbicidas pueden ser los que más daño causan porque atacan el sistema nervioso central y podrían llevar a parálisis o convulsiones.

Aparte de lavar bien verduras, legumbres y frutas, oras acciones que recomienda la profesora sería exigir a las tiendas lavar los productos antes de ponerlos en venta. E insistir en la capacitación de los agricultores para que hagan un uso adecuado de los plaguicidas, lo que redundaría en la disminución de costos de producción.

EL PROCESO

La investigadora de la Nacional explicó a EL COLOMBIANO qué hacer para eliminar los residuos químicos de verduras y frutas para consumirlos sin temor alguno.

¿A los cuántos días desaparecen las trazas de plaguicidas en los vegetales, depende del plaguicida y el vegetal?
“Efectivamente depende del plaguicida. Hay algunos que desaparecen en solo 3 días, otros tardan más, eso depende del grupo químico y la estructura específica de la molécula, algunos son fotodegradables y en muy pocos días no queda nada de ellos.

Si el plaguicida pudo penetrar por difusión al vegetal, aquí su degradación tiene que ver con la capacidad del vegetal para degradar el compuesto (rutas metabólicas específicas en cada uno). También comentar que la facilidad de penetración del plaguicida al interior también depende del propio plaguicida (si es una molécula neotra, o iónica) y de la superficie que debe atravesar, así en un banano es más difícil que penetre una molécula que si se es una fresa”.

¿Cómo medida de precaución cuánto tiempo antes de recoger la cosecha debe aplicarse el último plaguicida?
“Tampoco se puede generalizar. Normalmente se hacen estudios del periodo de carencia (que es el tiempo prudencial que se debe esperar para que desaparezca) para cada pareja cultivo/plaguicida.
Depende mucho de cuán degradable es el compuesto. Lo que es claro es que cuantos mas días se espere, mejor, sin embargo en muchas ocasiones los agricultores cosechan a los pocos días de la última aplicación y esto es lo que genera que se encuentren plaguicidas en los vegetales”.

¿Cómo es la manera más efectiva de lavar los productos? ¿Se requiere solo agua o debe aplicarse algún otro producto?
“Si el producto fue cosechado sin respetar el periodo de carencia (cosa que los consumidores desconocemos) lo mejor es lavar.

Un lavado con agua normal de la llave puede eliminar hasta el 80 % del plaguicida que lleve adherido en su superficie. Si lo frota con una esponjilla y jabón, se eliminara más, pero solo el agua de la llave es suficiente para que se pueda considerar segura la ingesta.

Retirar la cáscara también evita que consumamos esas moléculas, sin embargo se pierden vitaminas, aunque al quitar toda la cáscara , estaremos eliminando aún más plaguicidas, ya que es donde se pegan.

En ocasiones al interior puede haber penetrado un poco de plaguicida aunque son cantidades muy pequeñas y que el propio vegetal va a metabolizar, como siempre también depende del periodo de carencia, cuantos más días pasen entre la aplicación y el consumo menores serán los residuos.
Veo que con lavar, pelar o cocinar 80 % de los residuos son eliminados, ¿ese 20% restante no ofrece peligro?
“Pues es que depende cuál sea la cantidad inicial. Si está por debajo del límite, por supuesto que no pero si la cantidad inicial excede ese límite, habrá que determinar cuánto es ese exceso para saber si el 20 % supone riesgo o no. Depende de la situación en concreto”.

¿Sabe si usar productos como hipoclorito es de alguna utilidad o no es necesario para consumo doméstico?
“El hipoclorito hay que usarlo pero no por los plaguicidas, su mayor efecto es desinfectante de microorganismos que pueden también general intoxicaciones (E. coli, toxoplasma, salmonela... entre otros), no es especialmente la recomendación por los plaguicidas”.

¿Hay algunos productos químicos que son más difíciles de quitar de los vegetales? ¿Y hay algunos que se acumulen en el organismo de la persona?

“Sí claro, este depende de la solubilidad de los compuestos en agua, cuanto menos solubles más quedarán pegados a la piel de los vegetales, por eso se debe lavar con abundante agua, para eliminar más.

También, dependiendo de su solubilidad, son más fácilmente excretados en la orina unos u otros. Por lo general los plaguicidas son compuestos orgánicos poco solubles en agua pero sí solubles en otros compuestos orgánicos, por eso muchos de ellos se acumulan en tejidos grasos de los organismos, otros algo mas solubles se eliminan en la orina”.

¿Las recomendaciones dadas están basadas en estudios que han realizado ustedes en la universidad?
“Estas recomendaciones se basan en estudios a nivel mundial aunque el grupo de investigación también ha hecho algunos pequeños aportes al tema”. 

LEA MÁS SOBRE Alimentación

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese