Aliméntate bien, que la comida sea tu medicina

14 de septiembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Una correcta nutrición se traduce en energía vital para el día a día.

Pese a que cuando estamos sanos no vemos la necesidad de acudir a un profesional, ir a una consulta con el nutricionista es importante para conocer cuáles son los alimentos que requiere el organismo y en qué porciones lo requiere.

En personas enfermas, el nutricionista colabora con el médico para contribuir desde la alimentación a la rehabilitación del paciente.

Además,si pretende bajar de peso, la alimentación saludable guiada por un especialista le permitirá conseguir sus objetivos con menor probabilidad de desequilibrios.
Los nutricionistas conocen los alimentos, así que  le pueden dar consejos sobre lo que más le resulta beneficioso.

La organización Team recuerda algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de alimentarse:

• Coma mínimo 5 veces al día: desayuno, dos refrigerios (en la mañana y en la tarde) almuerzo y cena.
• Consuma alimentos antes de hacer ejercicio, así tendrá energía para hacer su rutina.
• Consuma algo de proteína después de ejercitarse, pues esto ayudará a que el cuerpo tenga una pronta recuperación.
• Mantenga una dieta balanceada a base de frutas, verduras, granos, proteínas, grasas y carbohidratos, todos en porciones adecuadas.
• Mantenga una óptima hidratación a lo largo del día.
• Descanse debidamente: es recomendable que los adultos duerman en promedio 7 y 8 horas diarias.

Algunas grasas son buenas
Las grasas no son malas por sí mismas si no cuando se consumen en exceso.

Cuando se incluyen con moderación en la dieta diaria, y prefiriendo las de origen vegetal, contribuyen al funcionamiento adecuado del organismo. Ellas son fundamentales para el cuerpo al ser una reserva energética del organismo, ayudando además al trasporte de vitaminas liposolubles.

• Las grasas aportan a la protección del sistema cardiovascular, pues regulan los niveles sanguíneos del colesterol (HDL) y el colesterol (LDL).
• Los lípidos son un nutriente fundamental para lograr la disminución de la inflamación reduciendo el riesgo de enfermedades como artritis reumatoidea, lupus, entre otras.
• También aportan al mantenimiento del equilibrio mental, la disminución de la depresión y la fatiga crónica.
• El consumo equilibrado de grasas ayuda a reducir los niveles de azúcar e insulina en la sangre, y en los niños, favorece su crecimiento, desarrollo cognitivo y el aprendizaje.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS