Indicadores económicos
2018-10-18

Dólar (TRM)
$3.056,37
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.523,99
UVR, Ayer
$259,80
UVR, Hoy
$259,81
Petróleo
US$80,37

Estado del tiempo
2018-10-18

marea

Marea min.: -7 cms.

Hora: 01:55

Marea max.: 20 cms.

Hora: 18:50

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 10 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-10-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Cómo lidiar con los celos de un niño cuando deja de ser hijo único

María recibió una gran sorpresa en junio cuando asistió a una cita médica por un dolor de cabeza y continuas náuseas. Los resultados de un examen confirmaron que estaba embarazada, y aunque recibió la noticia con alegría, no sabía cómo decirle a su pareja y a su hijo mayor. Finalmente, decidió esperar un par de días hasta realizarse una ecografía.

El día de la cita, a la cual fue sola, el médico le informó que ya tenía seis semanas de embarazo y que todo marchaba con normalidad. Al llegar a casa le contó a su pareja y, luego de un pequeño festejo entre los dos, nació una pregunta: ¿cómo se lo iban a decir a su hijo de cinco años?

Después de mucho pensar, ambos padres se acercaron al niño y le explicaron que  pronto se convertiría en hermano mayor y tendría otras responsabilidades. Como era de esperarse, el pequeño no recibió con total agrado la noticia, pues ya no sería “el único consentido”. Afortunadamente, luego de explicarle la situación y decirle que sería su “nuevo compañero de juegos y aventuras”, el niño mostró una pequeña sonrisa.

Consejos para evitar los celos

Hablar de manera positiva sobre la llegada de un nuevo integrante a la familia es uno de los primeros pasos que recomiendan los psicólogos expertos en primera infancia para preparar a un niño cuando dejará de ser el hijo único.

Para Amelia Ortega González, psicóloga que trabaja con primera infancia hace más de 10 años, es importante que haya una correcta preparación con el hijo mayor,  pues para él no será sencilla la llegada de un nuevo miembro que acapare la atención de su núcleo familiar.

“Con la llegada de un nuevo bebé hay un desplazamiento involuntario del hijo mayor que requiere atención, cuidado y valoración. Siempre se generan situaciones conflictivas, más para el niño que para los adultos que están en el núcleo familiar”, indicó Ortega González.

La planificación con el pequeño, explica la profesional, es similar a la que hace la madre mes a mes. Durante el embarazo, el hijo mayor debe ser aproximado al rol que tendrá cuando su hermano nazca, porque generalmente el primer sentimiento que experimentará es el celo.

“Lo primero que visibilizan es que alguien está creciendo en el cuerpo de la madre, un cuerpo que creen es de él, porque algunos aún reciben seno. Ellos pueden sentir que les están quitando algo que es de su propiedad; únicamente de ellos”, señaló la psicóloga, quien añadió que “estos celos pueden aumentar cuando el bebé ya está presente porque el cuidado de sus padres es más evidente y no tiene tanta atención como antes”.

María Julia Cárdenas, especialista en Psicología Educacional en niños, adolescentes y familias, asegura que la llegada de un nuevo miembro a la familia trae consigo muchas emociones en los niños y le provoca sentimientos que muchas veces no ha sentido antes. Estos pueden ser el miedo, la tristeza, el desengaño y los celos. “La experiencia recomienda que cuando los padres estén seguros de que el embarazo está desarrollándose con tranquilidad y seguridad, deben compartir la noticia con el hijo, como un primer paso para empezar a prepararlo”, destaca.

Importancia de la preparación

Según Cárdenas, es primordial que los padres trabajen con explicaciones adecuadas y accesibles para su hijo, de tal manera que tengan cuidado a la hora de construir la imagen de ese futuro hermanito y, sobre todo, el espacio del niño en la familia.

En el entendimiento y la asimilación de esta nueva etapa el hijo mayor desarrolla sentimientos que necesitan comprender; algunas expresiones son de ternura, cuando se acerca a la barriga de la mamá, y otras son agresivas y hostiles pero se deben analizar y comprender con calma.

“El momento más determinante es cuando el bebé ha nacido, pues el mayor puede sentir celos porque sus padres ya no le dedican todo el tiempo a él. Ahí los profesionales nos damos cuenta que muchos experimentan un retroceso dentro de las conductas normales y procesos primarios básicos”, señaló Ortega González.

Estos procesos primarios consisten en las rutinas de sueño, aseo y alimentación, es decir, si ya eran independientes en ir al baño, comienzan a mojar la cama otra vez. Algunos evitan comer sólidos y quieren regresar al seno.

“Son muchas las formas en la que los niños intentan llamar la atención de los padres para hacer sentir que valen, entonces es importante que los padres entiendan que al niño hay que incluirlo”, resaltó la profesional.

Julia Cárdenas, por su parte, añade que es esencial que los padres busquen espacios para que los niños expresen sus emociones, temores e incluso sus pensamientos hostiles y fantasías negativas. “Deben conversar con el niño expresándole afecto, tratando de que diga lo que siente y buscando formas de manejarlo, de tal manera que no motiven respuestas de desaprobación y menos de castigo que puedan empeorar la situación o generar conflictos”, dijo.

Ojo a las consecuencias

Precisamente estos espacios son determinantes para los padres, pues el niño irá cambiando los pensamientos negativos por positivos y sabrá que el nuevo integrante es un motivo de felicidad para la familia. “El sentimiento más inmediato a controlar es el recelo hacia los padres, el cual se ve claramente en la adolescencia temprana porque siente que le quitaron la atención y no lo quieren.

El celo es una fricción muy malsana porque es donde aparecen los primeros conflictos entre los hermanos”, resaltó Ortega. Esos conflictos, dice la experta, pueden generar problemas en la comunicación y socialización en la edad adulta si no son resueltos de la manera adecuada.

Otro tema a tener en cuenta es que hace unos 20 años era ideal que los hermanos tuvieran de 4 a 5 años de diferencia, sin embargo, ahora se recomienda que esta diferencia sea lo menor posible por las dinámicas familiares que se viven.

Recomendaciones

Los especialistas aconsejan que los padres sean promotores de la educación emocional saludable, es decir, una buena comunicación.

Que pierdan el miedo a dialogar con sus hijos y explicarles, en términos sencillos, todo el proceso. Asimismo, recomiendan que no alejen a los niños de esta nueva etapa, que los incluyan dentro de las actividades con tareas mínimas como, por ejemplo, escoger la decoración del cuarto. Además , es bueno que no se desligue de la estimulación con la madre y acaricie la barriga y sienta las emociones del nuevo bebé.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese