Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Cuando hay cáncer, hay que alimentarlos con más paciencia

-A A +A
 

Los niños, aunque tengan cáncer, no dejan de ser niños.

Esto hace que su alimentación sea clave para su desarrollo y tienda a compensar aquello que pierden durante el tratamiento, más aún, teniendo en cuenta que el cáncer en los niños se presenta de forma mucho más agresiva que en los adultos y que además evoluciona de forma más acelerada. 

“No hay un parámetro rígido de nutrición para un niño con cáncer. A ellos hay que consentirlos y darles lo que realmente les gusta y les provoca, pero que también les alimente, considerando que pueden perder el apetito y que su organismo está pasando por cambios drásticos”, expresa Cristina Margarita Spath, nutricionista de la Fundación para vivir, Funvivir.

“Los efectos secundarios del tratamiento varían de acuerdo al paciente, al tipo de cáncer, a la zona del cuerpo que está siendo tratada, al tipo de tratamiento, a la dosis y a su duración; recordemos que todos los pacientes son diferentes y que por eso las reacciones no siempre van a ser las mismas. Incluso no todos sufren efectos secundarios, la experiencia nos ha enseñado que a algunos no les dan y hasta salen de quimiterapia con apetito”, agrega.

SIN APETITO O CON NÁUSEAS

Uno de las manifiestaciones más comunes durante el tratamiento de cáncer infantil, es la pérdida de apetido y las náuseas.

“En estos casos, lo ideal es que consuman entre cinco y seis comidas pequeñas al día en vez de tres grandes, porque entre más pequeñas sean las porciones, les darán más ganas de comer, mientras que si les damos una sola comida muy grande al mediodía, a lo mejor en la noche no querrán comer. De esta forma también tendremos la oportunidad de variarles más alimentos”, explica Spath.

Las cinco comidas son: desayuno, merienda a mitad de mañana, almuerzo, onces, comida y se podría agregar un refirgerio pequeño antes de dormir.

“Además, hay que mantener pasabocas que sean preferidos para ellos y que sean saludables, para cuando sientan hambre; éstos deben ser de su gusto pero que también alimenten, pues no vamos a tener papitas o salchichas, sino de pronto queso, yogurt, el jugo o fruta preferida, en fin, pero siempre teniendo en cuenta sus preferencias”, dice.

Cristina aconseja elegir alimentos de textura y olor suave e intentar mantener a los niños lejos de donde se cocinan para no provocar sus náuseas.

También es importante estar pendiente de que consuman sufiente agua para que no se deshidraten y evitar jugos con las comidas para que no se llenen de líquido y terminen perdiendo apetito.

 

ALTERACIONES EN EL GUSTO

La toma de medicamentos que, en ocasiones incluyen pastillas trituradas, puede generar cambios en el sentido del gusto y sensación de sabor a amargo.

Para mejorar la circunstancia, la Nutricionista señala que “podemos ponerle un poquito de vinagre y limón a las comidas para bajarle ese sabor fuerte que a veces tienen algunos alimentos como el pollo o carne y así se suavizar un poco. Les podemos dar un chiclesito o una menta después del proceso de quimioterapia y brindarles frutas mezcladitas con helado o yogurt para que se motiven a comer y frutas congeladas”.

 

LESIONES EN BOCA Y GARGANTA

Es probable que como consecuencia del tratamiento, puedan aparecer lesiones en la boca y en la garganta del niño.

"Esto les arde y les dificultará tragar; entonces se recomienda facilitarles el consumo de alimentos con textura suave, darles sopas, pastas, yogurt, gelatina o helado; la carne debe ser molida, las verduras y granos deben ser licuados como puré o cremas, y todos los alimentos deben ser dados como si fueran niños recién nacidos que apenas están empezando a comer”, acota la profesional.

“Las temperaturas de las comidas deben procurar ser frías o tibias, porque les alivian y refrescan, mientras la temperatura caliente les dificultará la ingesta. Todo esto sin descuidar su nutrición, pues tebemos que idear la forma de que sigan alimentándose bien, por ejemplo, podemos inventar bolis, pero hacerlos con jugos de pura fruta y consumirlos el mismo día y será como si estuvieran comiendo paleta; preferir las frutas maduras y suaves como el banano o la patilla, y al cocinar, evitar condimentos como pimienta, ají y sal en exceso”, adicionó.

 

ESTREÑIMIENTO Y DIARREA

Menos frecuente es que se presente diarrea o estreñimiento durante el tratamiento, pero también podría ser otra respuesta del organismo.

Si hay estreñimiento o para evitarlo, “se deben incluir frutas y verduras diarias sin pelar, porque son los alimentos que más contienen fibra y les ayudarán a la movilización en del estómago; en el almuerzo, pueden consumir fríjoles o lentejas en puré. Al desayuno incluir jugos sin colar, avena en hojuelas o pan integral. Se deben suprimir temporalmente jugos de guayaba, manzana, durazno, agua de arroz y té”, dice la Nutricionista.

“Cuando tengan diarrea si les podemos dar jugos colados de guayaba, caldos, arroz, zanahoria, sopitas de pasta, alimentos muy bajos en grasa, puré de papa, manzana rallada e ir introduciendo poco a poco el resto de alimentos”.

 

  • DESAYUNO, LA COMIDA PRINCIPAL
  • Su apetito suele presentarse en la mañana, razón por la que el desayuno debe convertise en su comida principal. “Aunque generalmente nuestra principal comida sea al mediodía, con ellos hay que aprovechar la mañana para alimentarlos bien, pues puede que en la tarde ya no tengan apetito”, Cristina Spath. Cuando el niño manifieste hambre, hay que elegir alimentos y meriendas con suficientes proteínas y calorías aprovechando ese momento en que tiene ganas de comer.
     
Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64182 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese