Indicadores económicos
2018-07-20

Dólar (TRM)
$2.883,81
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,31
Euro
$3.341,75
UVR, Ayer
$259,47
UVR, Hoy
$259,47
Petróleo
US$73,07

Estado del tiempo
2018-07-21

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 12:29

Marea max.: 21 cms.

Hora: 21:46

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.3 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
1

¿Mi pareja puede hacerme daño?

¿Existen señales que indican que nuestra pareja puede atentar contra nuestra vida en caso de que tomemos la decisión de dejarla?

Esta es una pregunta que lamentablemente se hacen las víctimas cuando ya es demasiado tarde y son agredidas, sin embargo, pese a que el perfil de un violento está plenamente identificado, muchas personas no llegan a notar el comportamiento. En general, la acumulación de descarga violenta del agresor no es percibida por los demás, y ni sus amigos ni colegas suelen advertir las señales.

El doctor canadiense Donald G. Dutton describe en muchas de sus investigaciones, enfocadas en el perfil sicológico del   hombre violento, que a esta persona “la aterroriza la idea de que su mujer lo abandone, ya que necesita desesperadamente de ella para definirse a sí mismo”.

Una mujer nunca está a salvo con un hombre violento, pues se ha probado que las ocasiones en que la mujer corre mayor riesgo son cuando se separa, cuando busca refugio y cuando queda embarazada. Incluso, el marido teme que el bebé lo desplace en el afecto de su esposa.

Los hombres que agreden a sus mujeres creen que todos los demás ven a sus parejas como objetos sexuales deseables. De hecho, la predisposición a sentir celos es el rasgo de personalidad más sobresaliente de los hombres que han matado.

“No puede dejarme, ya va a ver” o “si no puedo tenerla, entonces nadie la tendrá”, son los pensamientos más recurrentes de los potenciales agresores.

¿Qué los hace ser así?
Hay que decir que una persona no es violenta porque sí. Este comportamiento se moldea desde temprana edad,  incluso durante la primera infancia.

“El desarrollo de la personalidad violenta es un proceso gradual que dura años. Se origina muchas veces por: la humillación, especialmente a manos del padre; el apego inseguro a la madre y la experiencia directa del maltrato en el hogar, pero ningún factor basta por sí solo para crear la personalidad violenta”, explica Dutton en su libro ‘El golpeador, un perfil psicológico’.

La infancia es la etapa más vulnerable del ser humano y esas primeras experiencias marcan para siempre el desarrollo de las personas. “Cada experiencia es una percepción muy subjetiva y su impacto emocional depende de las diferencias individuales. Lo que a unos afecta a otros no. El trauma puede ser causado por hechos graves como accidentes, violaciones, violencia, rechazo  etc, o por un suceso aparentemente inofensivo para algunos, como un comentario negativo o una burla, pero que a otros afecta significativamente. Hay traumas que se llevan presentes todo el tiempo y afectan la vida de las personas en diferentes áreas”, dice por su parte el psicólogo Jaime Acosta, especialista en psicología clínica.

El hecho de que su pareja, por ejemplo, haya sido rechazada o avergonzada por sus padres (en especial por su padre) o la manifestación frecuente de ira, celos o un intenso temor al abandono, son algunos de los signos precursores de agresión, según los expertos.

                  ***
En Colombia, cada 3 días muere una mujer a manos de su expareja o pareja y, desde 2008, se habla de los corresponsables de los delitos asociados a la violencia de género: el Estado, la sociedad y la familia, quienes deben realizar las denuncias correspondientes para tratar de evitar estos lamentables casos.

                  ***
En Colombia, cada 3 días muere una mujer a manos de su expareja o pareja y desde 2008, se habla de los corresponsables de los delitos asociados a la violencia de género: el Estado, la sociedad y la familia, quienes deben realizar las denuncias correspondientes para tratar de evitar estos lamentables casos.

Los expertos recomiendan hacerse las siguientes preguntas, en caso de que no esté segura si su marido o pareja representa un peligro:

¿Se comporta de distinta manera con sus amigos en público y de otra manera con usted en privado?
• ¿Pasa por un ciclo de acumulación de tensión, es decir episodios de ira y arrepentimiento?

• ¿La ha agredido a usted varias veces?

¿Se trató de hechos aislados relacionados con una situación desencadenante determinada o no hubo razón aparente para su agresividad?

• Cuando la arremete físicamente, ¿también la insulta, usando términos como “perra”?, u otros sinónimos de este, que implican una degradación de la imagen femenina.

• ¿Hubo circunstancias (por ejemplo separaciones o ataques de celos) que podrán haber desencadenado la violencia? ¿Qué hizo su compañero?

• Alguna vez tuvo que faltar al trabajo como consecuencia de una agresión? 



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Importante: para compartir

https://www.youtube.com/watch?v=_EdnVCLcGNk

Bien

Esta bien la nota, pero y que dicen de las mujeres violentas, por que no podemos decir todas son unas santas palomas

pues ...

Y las mujeres violentas, celosas, conflictivas? O son acaso, solo los "malvados hombres" los unicos que causan violencia domestica? Cuando alguien escribe un articulo tan obviamente parcializado como este pierde toda seriedad y respeto. Lo que escribe se convierte en una declaracion politica y de guerra mas que en un analisis.