¡Tenga cuidado! Esto es lo que debe saber sobre las populares drogas auditivas

23 de noviembre de 2017 04:51 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Son tan polémicas como consumidas por los jóvenes. Las drogas auditivas vienen ganando cada vez más adeptos y se posicionan como una opción para alterar el estado mental de las personas.

Aunque desde 1890 se estudiaron los efectos que podían tener los sonidos en la mente humana, a partir de 2007 un sitio web saca provecho de esta tendencia, vendiendo audios que prometen simular los mismos efectos de algunas drogas.

Las drogas auditivas funcionan de la siguiente forma: los sonidos escuchados, usualmente con audífonos y en alto volumen, crean actividad eléctrica en el cerebro, sincronizando con las ondas que se leen en cerebros cuando se está bajo la influencia de drogas, en extrema relajación o meditación. Entonces, las personas mezclan los sonidos que reciben convirtiéndolos en una percepción distinta de lo realmente emitido.

Las drogas auditivas no resultan tóxicas, pero sí tienen efectos negativos en quienes las escuchan. Algunos pueden ser neurosis, cambios en la conducta, daños cerebrales como la epilepsia y daños en los oídos.

Las personas que las escuchan suelen comportarse parecido a quienes consumen drogas reales. Es frecuente también que se desarrolle tolerancia, por lo que el adicto querrá aumentar la práctica y experimentar con más sonidos para sentir el mismo placer de la primera vez.

Por otro lado, los adictos a las drogas auditivas tienen pocas opciones de encontrar ayuda para recuperación, ya que el tema ha sido poco estudiado por científicos.

El sitio más famoso que comercializa estas ‘drogas’ las entrega en formato mp3, adaptadas para cualquier dispositivo. Los audios tienen un costo de 8,48 dólares y se pagan por compra virtual. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS