Indicadores económicos
2017-12-10

Dólar (TRM)
$3.016,18
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.554,86
UVR, Ayer
$252,12
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,69

Estado del tiempo
2017-12-11

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 00:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
- -
Motos
- - - -

Un niño que se despierta en la noche, es normal

Desde el nacimiento del ser humano, el sueño es todo un misterio. Las aguas de manzana, lechuga, manzanilla y demás revueltos, salen “al ataque” intentando acomodar el dormir del bebé al del adulto, por creer que se les debe “enseñar a dormir”.

Pero la verdad, es que los ciclos de sueño del ser humano, como todas las otras funciones de su organismo, son inmaduros y, sólo el tiempo, les dará el espacio para alcanzar su desarrollo completo.

Aunque es un tema largo y complejo, como el mismo ser humano en su especie, en este artículo trataremos de explicarlo lo más breve posible.

Seguridad y desarrollo
Para empezar, varios aspectos inciden en este proceso de dormir en los principios de la vida, entre ellos, la seguridad que necesita sentir el bebé por supervivencia mientras duerme, la inmadurez de su cerebro y la lactancia.

“El lactante recién nacido, necesita seguridad; entonces, al principio, sonidos como la voz de su madre, las conversaciones y los sonidos ambiente le pueden generar seguridad y permitir que duerma más en el día que en la noche; luego el silencio nocturno, le puede producir ansiedad, el bebé no sabe qué está pasando, se siente solo, lo cual puede llevar a que se despierte de noche y duerma más de día”, explica el neurólogo Rubén Sabogal.

Ese afán de seguridad no es más que un comportamiento de supervivencia, dado desde la historia de la especie humana. Así lo señala Rosa Jové, en su libro Domir sin lágrimas.

“En poco se diferencian nuestros bebés de aquellos que nacieron hace miles de años. En aquel entonces los bebés que, separados de sus madres, sabían mantener más la alerta de ésta (es decir, los más protestones) vivían más”.

En aquel tiempo, sin casas y viviendo en medio de animales con el resto de la naturaleza como primitivos y con depredadores alrededor,  quien no pidiera atención siendo indefenso y dependiente- como es el caso de los bebés- moría.

“Seguramente pensarán que hoy en día esto no es necesario puesto que en nuestra sociedad no hay depredadores y los padres se preocupan de sus hijos. Pues no. Descartando a toda la población mundial que todavía vive en sociedades primitivas, en la selva o el desierto, expuestos a peligros similares, aún nos quedan esos niños nacidos en familias que no se ocuparían de ellos si no protestaran. ¿Acaso piensan que la frase «quien no llora no mama» se inventó ayer?”, dice Jové.

“Por lo tanto es muy importante tener recursos y mecanismos desde que nacemos para mantener a nuestros progenitores cerca. Uno de ellos es alternar breves periodos de vigilia con periodos de sueño”, añade.

Hasta los 7 años
Para el segundo aspecto, Rubén Sabogal señala que los despertares nocturnos son normales en los niños hasta más o menos los 7 años de edad, que es cuando su cerebro suele alcanzar un peso y una maduración adecuados.

“El cerebro humano tiene una etapa de maduración básica en los primeros 7 años de edad, donde se crearán las redes neuronales o vías de conducción nerviosa que van a estar rodeadas de mielina e irán cambiando el patrón eléctrico neuronal desde unas ondas lentas hasta unas rápidas con ritmo biológico normales y esto es lo que se conoce como maduración cerebral”.

“Esos cambios de ritmo eléctrico neuronal son los que hacen que el niño modifique sus ciclos de sueño”.
En todo este tiempo el cerebro crece (al nacer pesa cerca de 900 gramos y a los 7 años alcanza unos mil 270 gramos) y el niño va aprendiendo a caminar, a hablar, a controlar sus esfínteres, a reconocerse y a socializar, entre otros comportamientos.

Sabogal enfatiza entonces que, “los padres deben comprender que sería inútil tratar de cambiarle ese ciclo al niño, pues su condición natural y el estado mismo de inmadurez eléctrica de su cerebro, en que los neurotransmisores no están bien potenciados y las zonas cerebrales encargadas del sueño todavía no están maduras, harán que sea normal que el niño se despierte”, puntualiza el Neurólogo.

Sueño y lactancia
En el caso de la lactancia, Lorena Beltrán Villamil, directora y una de las moderadoras del grupo en Facebook de apoyo a la lactancia, Amamantar, habla sobre este tercer aspecto.

Los lactantes se despiertan a pedir pecho, porque así lo necesitan.

“En el caso de los recién nacidos, deben ser alimentados constantemente para evitar la hipoglucemia y recuperar el peso que pierden al nacer. Sus estómagos son muy, muy pequeños y su capacidad muy poca, por ello deben mamar y al poco tiempo deben volver a hacerlo; además, la leche materna está diseñada para ser consumida por seres humanos y por eso se digiere mucho más fácil, haciendo que el tiempo entre toma y toma sea más corto”.

Como la naturaleza es sabia, a la madrugada la leche materna contiene picos de sustancias que contribuyen a la maduración óptima del cerebro del niño, independientemente de la edad que tengan; también, ayudan a sincronizar el sueño de madre e hijo y a mejorarlo, garantizando la producción de leche del día siguiente.

“Quienes amamantan de noche logran dormir mejor (madre e hijo), porque la leche materna es un alimento vivo con aminoácidos como el triptófano y sustancias como la melatonina, que ayudan a conciliar el sueño y a inducirlo, lo cual está comprobado científicamente; el triptófano es un precursor de la serotonina, hormona fundamental para el desarrollo cerebral, y quienes lo consumen tienen una contribución grande al desarrollo del cerebro”, expresa Beltrán.

Para comodidad de madre e hijo, Lorena Beltrán aconseja colechar (dormir con el niño) recomendación que ha sido avalada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, y la Unicef, la cual debe cumplir con algunos criterios que no pongan en riesgo el bienestar del bebé.

Finalmente, manifiesta que, “un estudio publicado en 2015, señala que más o menos a los 6 meses hay un número de despertares similares entre los bebés no amamantados y los amamantados, y que por consiguiente, se rompe la creencia de que los despertares se dan porque la leche no los llena o porque necesitan de leche formulada para dormir. Se cree que se levantan buscando mamar para alargar la amenorrea de su madre, lo que disminuiría la posible gestación de otro bebé y garantizaría su supervivencia”.

No aplique

  • Destetar: el agotamiento de la madre no es sólo por lactar; la maternidad es demandante. Destetar le hará pararse a preparar teteros, lo cual puede desvelarle más; además pone en riesgo su producción de leche.
  • Dar biberón: la succión puede confundir a su bebé y hacer que después rechace el pecho.
  • Dejarlo llorar: va contra de la naturaleza del bebé, aumenta su nivel de estrés segregando hormonas que le generarían problemas de aprendizaje o traumas en el futuro.

Algunos consejos

Algunos factores pueden hacer los despertares más frecuentes. No cometa errores:

  • No use aparatos con luz LEDen la habitación (televisores, celulares, radios, etc.). Las luces mantienen el cerebro en estado de alerta, por pequeñas que sean.
  • Evite mantener lámparas o luces externas encendidas. Todos los aparatos crean campos electromagnéticos que impiden conciliar bien el sueño.
  • No intente mantener al bebé o niño despierto en el día para que duerma de noche, el resultado puede ser un niño extremadamente estimulado y tan cansado, que no podrá conciliar el sueño.
  • No le dé medicamentos ni alimentos al niño y menos al lactante, que usted crea que le ayudarán a inducir el sueño. Este es un proceso natural.

* Fuente: Rubén Sabogal, neurólogo.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese