Indicadores económicos
2017-03-23

Dólar (TRM)
$2.936,82
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,61
Euro
$3.173,82
UVR, Ayer
$246,64
UVR, Hoy
$246,72
Petróleo
US$48,04

Estado del tiempo
2017-03-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:37

Marea max.: 12 cms.

Hora: 06:58

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 2.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Verano incide en bajos los bajos rendimientos

-A A +A
 

Los cambios climáticos registrados en la subregión de La Mojana entre Sucre y Bolívar, han incidido en los bajos rendimientos al inicio de la cosecha de arroz.

Los agricultores comenzaron a cosechar pero con rendimientos muy bajos. Están cortando un promedio de 30 y 40 bultos por hectárea, lo que representa perdidas significativas para el agricultor.
No obstante en las partes bajas están cortando entre 60 y 70 bultos de arroz por hectárea, pero en las partes más altas sólo alcanzan a cortar entre 15 y 20 bultos, cuando la hectárea normalmente en buenas condiciones arroja entre 80 y 90 bultos.
Gustavo Varón, director ejecutivo de Fedearroz para la región de La Mojana, dijo que este año los cultivos no los inundó el Cauca, pero se están gran parte de la cosecha se está perdiendo por verano. “Esta es una prueba más de que el problema de La Mojana no es por abundante agua, sino por la falta de manejo del recurso hídrico”, precisó.
Tanto los agremiados como los agricultores en general de La Mojana, piden que se haga en la zona el control de inundaciones, pero a su vez que se construyan los distritos de riego y drenaje, pues cuando los cultivos no se pierden por abundante agua (inundación), se pierden por deficiencia de la misma (verano), y así no habrá nunca sostenibilidad de ningún proyecto producto en la región.
Insistió el dirigente gremial que la solución es avanzar en la construcción del dique de contención de inundaciones. “Hay que agilizarlo porque está a paso de tortuga, va muy lento, y hay tramos que ni siquiera están contemplados; es preciso que se adelante todo el proyecto del Conpes Mojana, que incluye la canalización de los caños y la apertura de compuertas y así en época de verano pueda meterse el agua que se requiere”.
“Estas compuertas pueden funcionar como válvulas de escape ante una presión grande del río Cauca cuando llega a los topes máximos de agua. Estando los caños canalizados, las aguas circularían por ahí sin inundar ningún sitio. Ese es un trabajo que está contemplado y estudiado pero no camina por ninguna parte, y no hay presión política para que las cosas se den”, puntualizó Varón.
El control de inundación y la construcción de distritos de riego y drenaje se han constituido en alternativas de solución ya contempladas desde que existía el extinto Inat. Son 9 mil 500 hectáreas dispuestas para adecuar, entre los municipios de Achí en Bolívar, y Guaranda y Majagual en Sucre; adicionando unas 3 mil 500 hectáreas más de San Jacinto del Cauca en Bolívar. En total serían 13 mil hectáreas habilitadas para riego, las cuales garantizarían buena calidad y producción estable y segura para los productores, ayudando al desarrollo de La Mojana de Sucre y Bolívar. Este proyecto está en prefactibilidad.
En reciente conversatorio entre miembros de Fedearroz y el Ministro de Agricultura en la ciudad de Cartagena, se volvió a tocar el tema, pero la respuesta del Ministro fue negativa y adujo que el Gobierno no tenía planes para construcciones de distritos de riego; sugirió ejecutar esos proyectos en concesión con particulares y para eso, el Gobierno facilitaría programas de financiación o créditos no reembolsables, además de que eso se constituye en una oportunidad para que los agricultores puedan endeudarse con el Banco Agrario a través de Finagro e iniciar los distritos de riego.
Sin embargo, los productores insisten en que de todas formas se requiere la presencia del Estado para el control de inundaciones, la canalización de caños y la apertura de compuertas.
Entre Sucre y Bolívar hay sembradas entre 25 y 30 mil hectáreas de arroz, específicamente en los municipios de San Marcos, Majagual, Guaranda, Sucre, Achí, San Jacinto del Cauca, Caimito y San Benito Abad, sumado a las áreas que están sembradas en Córdoba (Bolívar), donde hay 400 hectáreas de arroz, al igual que las establecidas en Talaigüa y Pinillos; aunque la anterior cifra no es exacta ni oficial.
Esta región es de difícil limitación porque confluyen varios frentes regionales tales como Sucre, Bolívar, Córdoba y Antioquia.

EXPECTATIVAS POR VARIACIONES CLIMÁTICAS
Ingenieros Agrónomos de la Fedearroz - FNA realizaron un análisis que les permitió comprobar cómo el cambio climático está afectando los cultivos y lotes sembrados en diferentes zonas arroceras del Cauca.
En la subregión del Bajo Cauca, en los departamentos de Antioquia, Bolívar, Sucre y Córdoba hay expectativa por las variaciones climáticas ocurridas en la presente temporada; las lluvias no tuvieron los volúmenes de años anteriores y están influyendo en el manejo agronómico del ciclo vegetativo del cultivo. La mayoría de los lotes en el sistema de secano mecanizado no han contado con la cantidad y frecuencia de agua para el proceso de germinación, emergencia, los controles de las arvenses han sido deficientes e inoportunos al igual que la nutrición, afectada por la carencia de humedad en el suelo.
El déficit hídrico se presentó en abril y mayo, época recomendada para las siembras, con una reducción en la precipitación de 68%, con respecto al promedio histórico de la zona en los últimos años. De igual manera, se registró una reducción de un 42% en lo corrido del año con respecto a lo ocurrido en 2008.
Enero y febrero son generalmente secos y presentaron algunas lluvias en promedio de 195 milímetros, a diferencia del año anterior. En el mes de marzo se presentaron lluvias lo que hizo que algunos agricultores se adelantaran a sembrar, aún sabiendo del riesgo que eso podría ocasionarles.
Este déficit en las lluvias ha ocasionado problemas pues en otros años no se observan siembras en seco en mayo. Este semestre es muy común encontrar agricultores aún sin sembrar, lotes con un desarrollo muy irregular y una fuerte competencia de malezas.
El primer semestre del año es el mejor para los agricultores secaneros por la mejor oferta ambiental, pero este año es preocupante el panorama arrocero en el Bajo Cauca por el déficit de las lluvias y las altas temperaturas, que han afectado parte del desarrollo de los cultivos.

2452 fotos
69168 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese