Indicadores económicos
2017-06-23

Dólar (TRM)
$3.035,83
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.390,71
UVR, Ayer
$251,04
UVR, Hoy
$251,06
Petróleo
US$42,74

Estado del tiempo
2017-06-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 06:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 23:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

36 viviendas y 14 cabañas, arrasadas por las llamas

Esas mismas llamas fueron las que se encargaron de arrasar con casas, cabañas y hoteles, dejando un panorama desolador y a más de 36 familias en la completa ruina.
El incendio se inició a las 3 y 45 de la tarde en las redes eléctricas  frente al hotel Aracuara y en menos de 15 minutos se extendió a todo el sector conformado en su mayoría por viviendas de pescadores. Asimismo, se quemaron lanchas con motores fuera de borda, canoas, electrodomésticos y otros  enseres que los pescadores tenían en sus casas.
Los habitantes coincidían en asegurar que el voraz incendio fue originado por un corto circuito. Varios de los afectados dijeron que desde hacía varios días el transformador ubicado en ese sector venía presentado irregularidades, por lo que enviaron una carta solicitando el arreglo del mismo a la sede que la empresa de energía Electricaribe tiene en el casco urbano de San Onofre. Otros habitantes dicen que todo empezó cuando uno de los cables que desde hacía varios días estaba rozando con una palmera frente al hotel Aracuara, se partió y provocó chispas que se extendieron con la brisa hacia las cabañas.
Lesmy Ocón Berrío, una de las damnificadas, dijo que todo sucedió en cuestión de minutos, “cuando salí para ver que pasaba, mi casa estaba totalmente devorada por las llamas y no pude hacer ni sacar nada, todo lo perdí y no se a donde voy a ir con mis cuatro hijos pequeños”, narró con desespero la mujer, parada sobre las cenizas de lo que hacía pocas horas antes era su casa.
Todos los habitantes intentaron, a punta de baldes y otros con motobombas, sofocar la conflagración, pero sus intentos, en medio de la agonía, llantos e impotencia, fueron en vano. Esa impotencia de los pobladores aumentaba porque de un lado las llamas consumían todo y del otro estaba el mar que no les servía de nada, pues las llamas alcanzaron los segundos y terceros pisos de cabañas y hoteles.
Muchas de las familias no pudieron sacar nada de sus pertenencias, como en el caso del profesor Luis Manuel Berrio Julio, cuya vivienda se redujo a cenizas. “No pudimos sacar ni siquiera la ropa, todo transcurrió muy rápido porque la fuerte brisa se encargaba de expandir cada vez más las llamas, parecía un fogón gigante”.
Las llamas siguieron como saltando de techo en techo y al caer la noche, la situación empeoró por la falta de luz, pues la energía eléctrica estaba suspendida porque los cables de transmisión estaban consumidos.
El hotel Aracuara, uno de los incinerados, tenía capacidad para hospedar a 64 personas, allí las pérdidas son incalculables porque se quemaron todas sus instalaciones, incluyendo varias lanchas rápidas con sus motores fuera de borda que estaban en su garaje. En este hotel esperaban para los próximos días a varias familias que habían hecho reservaciones.
Las familias que resultaron damnificadas al perder sus viviendas, cabañas y posadas pasaron la noche a la intemperie y en medio de la oscuridad que se apoderó de la zona cuando las llamas sucumbieron. En la mañana siguiente solo tenían agua de panela para desayunar.
El gobernador Jorge Barraza Farak, quien estuvo en el lugar antes que el fuego sosegara, dijo que las pérdidas son incalculables teniendo en cuenta que la mayoría de las cabañas eran turísticas de empresarios que las tenían para veranear frente al mar.
Un barco de la Armada Nacional llegó a las primeras horas de ayer para llevarle a los damnificados agua y colchonetas, igualmente la Alcaldía de San Onofre envió alimentos y frazadas.
Al mediodía, el Gobernador nuevamente hizo presencia en el lugar con la directora nacional del Riesgo, Luz Amanda Pulido para conocer los detalles del censo que adelantó el personal de la Defensa Civil de Bolívar y así poder determinar la ayuda que darán a estas familias.
Según lo acordado durante la visita de la Directora Nacional del Riesgo y el Gobernador, desde hoy se comenzará a elaborar un plan de acción para establecer el tipo de viviendas que se les construirá a las familias afectadas.
“Se les van a reconocer las pérdidas que tuvieron las familias afectadas con el incendio, mañana (hoy) se desplazará una comisión conformada por personal del Sena y de la Secretaría de Infraestructura de la Gobernación para ver que tipo de viviendas se van a construir, pues algunas estructuras que quedaron deben ser derribadas”, dijo el gobernador, Jorge Carlos Barraza Farak.
Desde hoy comenzarán a elaborar el plan de acción para apoyar a los afectados y de acuerdo a eso le girarán los recursos que se requieran a la Cruz Roja Colombiana.
El mandatario confirmó que según el censo elaborado fueron 36 viviendas familiares y 14 cabañas las destruidas por el incendio del jueves.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese