Indicadores económicos
2017-03-29

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-29

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 07:11

Marea max.: -2 cms.

Hora: 11:51

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 15 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Las gaitas lloraron la muerte de Sayas

-A A +A
 

Aquellas gaitas que acompañaron A Jesús María Sayas Silgado en sus miles de travesías por el Caribe y Colombia, fueron llegando desde Ovejas, Sahagún, Sincelejo y Cartagena, entonando una tonada de lamento como en ninguna otra ocasión se escuchó en Pita e´medio, para despedirlo hasta su última morada.

Pita e´medio, un caserío que queda en el camino que de Toluviejo conduce a San Onofre, escenario de interminables parrandas de gaitas en donde confluían jóvenes deseosos de aprender este arte milenario, de cuyo portador y maestro se puede decir que era el último de esos viejos juglares que estaban vivos y que aprendieron escuchando a los viejos campesinos y gaiteros de la región en las velaciones, bautismos y rituales en que las noches se confundían con el día y las gaitas eran las protagonistas de interminables melodías que enaltecían el alma de esos hombres y mujeres que le daban gracias al creador por bendiciones recibidas.
Este 16 de enero de 2010, el maestro Jesús María Sayas cumpliría sus 90 años de existencia, y gaiteros de Bogotá, Barranquilla, Montería, Sincelejo y Ovejas entre otros discípulos tenían previsto acudir a su finca en Pita e´medio para hacer de esta ocasión un encuentro alrededor del más grande de los maestros vivos de la gaita bajera. Pero que ironía de la vida, la cita se adelantó, el 27 diciembre día en que muchos confluyeron a darle su último adiós.
Sayas a pesar de su avanzada edad, era un hombre virtuoso, sus manos ágiles y su espíritu humilde campesino, lo hacían sonar las más hermosas melodías sacadas desde las entrañas de la madre tierra, y una prueba de ello fueron los merecidos premios y trofeos que ganaba cada año en el Festival Nacional de Gaitas en Ovejas, Sucre, en el cual se consagró como una leyenda viviente de la gaita.
De esa gran riqueza melódica solo quedan los temas que sus discípulos aprendieron y otros que el maestro a sus 83 años pudo grabar, gracias al impulso de un joven bogotano llamado Urian Sarmiento. Temas que no dejaron de sonar como El son del loro, El barrote, El porro Manuel Zúñiga y muchos más que sus discípulos interpretaban en un ritual de lumbalú gaitero, exorcizando las penas, el sufrimiento y dando entender que solo enterraban su cuerpo, porque su espíritu quedó encerrado en la pitahaya y la cabeza de cera de la gaita, que solo cobra vida y libertad cuando esos nuevos jóvenes de la gaita como Elber Alvarez, Henry Ortiz, Andrés Uparela, Marcelino González, los de Vele, Sambatá, Los gaiteros de Ovejas, los de Cartagena y muchos más, entonen esos viejos sonidos que convirtieron al viejo Saya en “un dios sonámbulo de la alegría, una precipitación de pájaros en la noche, un viento alegre agobiando los amaneceres”.
Sus restos fueron depositados después de una liturgia católica acompañada de melodías gaiteras y un sol resplandeciente de medio día, en el cementerio de San Onofre, Sucre, en donde se encuentran depositados también los restos de su maestro y otro de los grandes de la gaita como lo fue Medardo Padilla, según informó el presidente de Festigaitas, Armando Rivero Manjarrez quien estuvo presente en la ceremonia de despedida del maestro Sayas.

2463 fotos
69435 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese