Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

40 años después de La Quemada

Bajo un árbol, sin camisa, con un bastón que él mismo ha fabricado y ante la mirada atenta de uno de sus 44 nietos, estaba Evaristo Márquez, el actor que en su tiempo fue considerado una promesa del cine nacional y que hoy yace olvidado por todos aquellos que en su momento le profesaron admiración y respeto.

Evaristo se equivoca al hablar. Pero no lo hace de manera intencional. Las fechas que su memoria le ofrece no concuerdan con la realidad de los hechos. Afirma haber nacido el 23 agosto de 1939, dato verdadero, pero miente al decir que contaba con 25 años al iniciar el rodaje de la película que le daría sus 15 minutos de fama. La producción de “La Quemada” inició en el año de 1968 y fue estrenada el primero de enero de 1969. En total, fueron 10 meses de intenso rodaje que estuvieron a punto de colmar la paciencia de Marlon Brando, de lejos, el mejor actor de la época.
Caída del cielo, así le llegó la suerte a Evaristo Márquez. Y se fue con una rapidez tal, que aún no se sobrepone por su partida. “Yo estaba arriando un lote de ganado de mi patrón cuando de un carro me gritaron que me detuviera. Eso fue aquí cerca de Palenque (San Basilio de Palenque, en el departamento de Bolívar), en un municipio que se llama Gambote. El director, Gillo Pontecorvo, iba con tres personas más. Me dijeron que necesitaban tomarme unas fotos, pero yo me hice el difícil. Les dije que en ese momento estaba muy ocupado, que vinieran más tarde”, señala con orgullo Evaristo mientras se espanta la nube de mosquitos que le picotean sus piernas.
“Ese es el negro que estoy buscando”, gritó Pontecorvo cuando lo vio, como si una intervención divina se lo hubiese cruzado en el camino. Había buscado al intérprete de José Dolores, personaje que junto a Marlon Brando como Sir William Walker arman la revuelta en la isla caribeña de La Quemada, por muchos lugares, entre otros, Harlem en los Estados Unidos. No le importó que Evaristo lo hubiese hecho esperar 4 horas para poderle sacar unas fotografías. Estaba convencido de que él era.
“El casting mío fue muy extraño. Me hicieron andar en mi bestia de un lado para otro mientras me sacaban fotos y me grababan. Después me hicieron caminar, como si estuviera modelando. Cuando terminaron de hacer eso se fueron, no sin antes decirme que en un par de días volvían”, recuerda Evaristo.
Efectivamente, al mes volvió un asistente de la producción y se presentó en casa del padre de Evaristo, don Seferino Márquez. Esperó a que llegara de su trabajo y le dijo que lo habían contratado para actuar en la película que se rodaría en Cartagena. “Me hicieron renunciar a mi trabajo como “arriador” de ganado para ir a trabajar con el mejor actor del mundo”, afirma Evaristo mientras sonríe.
El convertirse en actor no fue fácil para Evaristo. Sin saber leer debía memorizarse los diálogos que le correspondían en cada escena. Un policía asignado a la seguridad de la producción era el que le ayudaba con la lectura de los textos. “Él me los leía y yo los repetía hasta que me los aprendía. Aunque era muy curioso porque yo hacía mis partes en español y Brando las hacía en inglés. Ni yo sabía lo que él me estaba diciendo ni él sabía lo que yo le estaba contestando. Aún así, hicimos un dúo muy bueno, como se ve en la película”.
De su relación con Marlon Brando recuerda la cercanía que éste le brindó en todo momento. “Nunca me hizo sentir inferior a él, me trató como a un hermano. Hizo que a nosotros los negros nos dieran la misma comida que a los extranjeros que participaban en la producción. Éramos tan unidos que hasta me puso un apodo. Como no era capaz de pronunciar Evaristo, él y sólo él, me decía ‘Varista’”.
El director Pontecorvo también confiaba en Evaristo Márquez, tanto así, que era él quien se encargaba de traer al set cada día a Marlon Brando cuando éste amanecía con ganas de no ir a grabar. “Una vez en Barranquilla tomamos tanto ron que Marlon no quería ir a las grabaciones. A mí me tocó ir a rogarle en nombre del director que por favor nos acompañara para poder avanzar en la película. Lo mismo nos pasó el primer día que llegamos a Marruecos. Tomamos mucho y él después no quería ir a hacer las escenas. Vivir con él esos 10 meses fue una experiencia que jamás olvidaré”, manifiesta con cierto pesar Evaristo, quien afirma que después del rodaje de la película jamás volvió a tener contacto con el dos veces ganador del premio Oscar.
Después de “La Quemada”, la vida de Evaristo no tuvo el despliegue que todos imaginaron. Filmó un par de películas más como “Cumbia” y “Mulato”, que no tuvieron mayor éxito en taquillas. Pasado el momento de fama debió retomar sus labores como “arriador” de ganado. Vivió unos años en Venezuela y desde 1978 afirma haberse radicado del todo en San Basilio de Palenque.
En la actualidad Evaristo espera, como el coronel de la obra de García Márquez, que el Gobierno le entregue la pensión que hace muchos años le prometiera. Mientras tanto, se acomoda de un lado a otro en su silla, pues el dolor en la cintura según manifiesta es insoportable, producto de la caída de una bestia hace ya casi 7 años.
Este Evaristo de hoy contrasta radicalmente con el que en su época dorada viajó por varios países del mundo y se codeó con actores y actrices de fama internacional, como en Méjico, donde fue invitado a almorzar por Antonio Aguilar. Por su papel en “La Quemada” dice que le pagaron 2 millones de pesos, pero de esa plata hoy no queda sino el recuerdo. “Me la bebí toda en parrandas con mujeres”, afirma con desparpajo. Al preguntarle de qué vive en estos momentos, contesta sin lugar a dudas que de la ayuda de sus hijos. Sólo reconoce haber engendrado 15. Siete con Minerva Santamaría y ocho con Bisdulia Salinas. Se sabe que tuvo 18. De mujeres habla poco, un gesto muy caballeroso de su parte, pues en sus 15 minutos de fama “estuvo con muchas mujeres blancas del país y del exterior”, única confesión que hace a este respecto.
Mientras me despido, después de haberle tomado un par de fotos, para las que pidió explícitamente que lo dejara ponerse su camisa vieja y derruida, me dice al oído que si le puedo regalar un paquete de cigarrillos, pues le gusta mucho fumar. Ante mi negativa a ofrecerle cigarrillos me dice que en la noche nos vemos en la plaza central de Palenque y ahí cuadramos con algún trago lo de la entrevista. Cuando lo busqué esa noche no hizo falta brindarle ningún sorbo de ron. Ya estaba borracho y gritaba a los cuatro vientos que él era Evaristo Márquez, el actor de la película “La Quemada”, el único actor de Colombia que actuó junto a Marlon Brando.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese