Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Inversiones en cine: opción por desarrollar

Con el boom de las películas nacionales, impulsado por la Ley 814 de 2003 o mejor conocida como Ley del Cine, también surgió entre los agentes del mercado una opción novedosa para invertir sus recursos.

Sin embargo y a pesar de la creación de fondos de capital privado que se dedican a financiar proyectos cinematográficos, los cineastas aún se quejan de no conseguir suficiente dinero para impulsar sus proyectos.
"Prácticamente en todos los países, excepto de Estados Unidos, el cine es en parte subsidiado por los gobiernos, porque es una actividad muy costosa", explicó el cineasta Luis Ospina.
En Colombia desde hace siete años a las personas que realizan una donación o inversión en producción cinematográfica tienen beneficios tributarios que consisten en deducir de su renta, por el período gravable en que se realice la inversión, 125 por ciento del valor real entregado o donado.
No obstante, los expertos opinan que los beneficios no son suficientes y que aunque se ha promovido la realización de filmes, aún falta un esfuerzo para que las taquillas de los cinemas se llenen y se recupere la inversión.
Para Santiago Sarmiento, socio de la productora Contento Films, a pesar de que muchos inversionistas han colocado sus recursos en el cine nacional los resultados son muy pobres.
"Aunque la Ley de Cine tiene algunas ventajas, no son suficientes para cubrir los paupérrimos niveles de taquilla de las salas colombianas, por lo que prácticamente hace inviables proyectos superiores a 500 millones de pesos, con lo cual se hacen películas igualmente de baja calidad", explicó Sarmiento.
Una de las formas en las que los cineastas desarrollan sus proyectos es mediante el Fondo de Desarrollo Cinematográfico (FDC), que es un instrumento de financiación que se apalanca con los dineros provenientes de la contribución parafiscal creada por la Ley 814 de 2003.
Este fondo financia en forma no reembolsable y cada año, proyectos cinematográficos colombianos en todas sus etapas pasando desde el desarrollo de guiones, producción, postproducción, hasta las de promoción, distribución y exhibición de las películas.
Este tipo de financiamiento es visto como una muy buena opción para iniciativas culturales, como las producciones que realiza Luis Ospina, porque no son comerciales.
"El documental es la niña fea del paseo, porque las leyes de cine favorecen al largometraje. Es muy difícil conseguir los recursos para documentales independientes o de creación", aseguró Ospina.
Pero no sólo el FDC financia la producción de filmes. Dynamo Capital creó un fondo de capital privado para ayudar al crecimiento y desarrollo del sector.
Andrés Calderón, socio de la compañía, explicó que una de las ventajas de invertir en películas es que son acíclicas, es decir que aunque haya una crisis económica, las personas continúan asistiendo a cine.
"El valor en este tipo de iniciativas no depende del mercado y, además, aunque es un negocio de alto riesgo, si la producción es buena se puede multiplicar la inversión", explicó Calderón.
Dynamo Capital cuenta con recursos hasta por 20.000 millones de pesos para financiar filmes, estos son invertidos en su mayoría por administradoras de fondos de pensiones.
Una de las películas financiada por el fondo ya se encuentra en la pelea en el mundo cinematográfico: el filme Contracorriente fue seleccionado en la competencia oficial en el Festival de Sundance.
Igualmente la película participó en el Festival de San Sebastián, ganando el premio Sebastiane.
Para continuar con la tarea, en 2010, la compañía creará un segundo fondo de capital privado más grande y con miras a atraer personas naturales como inversionistas.

PROPONEN CAMBIOS
A pesar de los esfuerzos por desarrollar la cinematografía nacional, las críticas alrededor de su financiación no paran. Por ello, empresarios del sector plantean cambios tanto en la Ley de Cine como en la distribución de las ganancias.
El productor Santiago Sarmiento opina que para lograr que el cine se constituya como una industria rentable se debe hacer una ley más agresiva, aunque admite que es muy difícil que este cambio se haga, entre otros factores, por el entorno fiscal actual.
Sarmiento propone además una renovación del modelo de repartición de taquilla, situación que también es poco probable, porque las grandes "salas de cine" no mostrarían su interés, ya que sacan un mayor beneficio corriendo menos riesgos.
A estas ideas se suma un cambio en la visión de muchos productores nacionales, que basados en la Ley de Cine han salido a la caza de inversionistas sin tener un compromiso serio y real en la recuperación de los recursos, según explica Sarmiento.
Pero entonces ¿qué deben hacer los creadores? Para financiar los filmes es necesario pensar en soluciones como la producción de contenidos con proyección internacional o dirigidos a la inversión publicitaria, situaciones que harían que las películas se sostuvieran en el tiempo y que los inversionistas recuperaran sus recursos.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese