Indicadores económicos
2017-12-17

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-17

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 20:30

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
- -
Motos
- - - -

La literatura de hoy es un muerto muy vivo: Vila-Matas

“Publicar una novela virtual es asunto de los representantes. No uso el blog, porque existe el peligro de que me acerque demasiado a la política”, dijo en Bogotá el afamado escritor.

Un 16 de junio transcurre el “Ulyses” de Joyce, una de las obras hijas de la imprenta —junto a la Biblia y la Enciclopedia—, de la galaxia Gutenberg, “cuyo ocaso está tocando vivir de lleno”. Así se atrevió a decirlo Enrique Vila-Matas en su más reciente novela, “Dublinesca”.
Conciente de ello entra a la sala de un hotel en Bogotá. Se sienta en el escritorio principal sin mirar a nadie. En guardia. Parece que sabe por experiencia que la gente le hecha la culpa de lo que sucede en el mundo a quien se lo dice.
La mirada seria de Vila-Matas da la impresión de que fuera un sepulturero; de que tuviera las ondulaciones por llevar adentro, a punto de saltar, un gato encerrado: “En nada remedio la situación de la literatura si me quedo callado, todo lo contrario”, dice. Hace una pausa, tal vez para darle campo a la siguiente pregunta. Pero no es así.
“Algunos escritores dicen que esta novela es una especie de truco, pues al enterrar la literatura también logré resucitarla. Es como si hubiera estado perdida, de parranda, y en ‘Dublinesca’ regresara con su mayor vitalidad”.
‘Dublinesca’ es la historia de Samuel Riba, el personaje del fin de una raza literaria, el último editor literario, fracasado, según él, por la llegada de la era digital, por el monstruo Google que amenaza el mercado de los libros y quien desea hacerle un entierro el 16 de junio, en la ciudad donde se constituyó la novela dublinesa por excelencia: el ‘Ulyses’ de James Joyce, cuyo desarrollo sucede el mismo día.
Riba personifica el desenlace de un tiempo de incertidumbre donde nadie sabe lo que va a pasar, como si temieran que Google devorara a Gutenberg al estilo Pacman. Echando mano de lo que podría denominarse la comedia de la ironía trágica, en ‘Dublinesca’ este periodista y abogado parodia el fin del mundo.
“En parte porque desde que tengo noticia de la existencia del mundo se habla de su fin. Todas las generaciones creen estar en la ciudad del fin del mundo. Esto está ligado a una angustia existencial y hay que entender que lo que hace el narrador de la novela, que no es el personaje sino el autor, parodia el fin del mundo”, explica.
Sin embargo, Vila Matas aclara que en sus años como escritor, que le dejan 14 premios internacionales, como el Rómulo Gallegos en 2001, por ‘El viaje vertical’; el Ciudad de Barcelona (y dos más) por ‘Bartleby y Compañía’, y el del Círculo de Críticos de Chile (y cuatro más) por ‘El mal de Montano’, ha podido comprender que hoy no se puede hablar del fin de la literatura, sino de una trasformación de la forma
“Es muy posible que estemos en plena transformación de lo literario, en un momento de desbarajuste mundial de todos los niveles: político, económico y cultural. Posiblemente se deba a la incompetencia de quienes manejan la economía, el mundo bélico, la política y a la falta de dirigir en el mundo editorial también”.
Agrega que “para hablar de ‘Dublinesca’, según quién me lo pregunte, recurro a veces al estilo un tanto horrendo de esos escritores que acaban de ganar un premio mediático y explican de qué va su novela. Riba acaba de deshacerse de su editorial y se encuentra, en el ocaso de su vida, solo, vacío y aburrido; ha publicado a muchos de los grandes escritores de su época, pero en treinta años como editor no ha logrado encontrar a un solo genio”.
Explica que no recurrió a la figura del escritor por ya haber sido tocada entre los 31 escritos que conforman su obra literaria, como en ‘Bartleby’, en la que indaga sobre los motivos que impulsaron a escritores como Rulfo, Rimbaud o Salinger a dejar de escribir.
“El editor es un tipo de personaje que no se había tratado. Que yo sepa, no hay una novela famosa en torno a un personaje de ficción que sea un editor, y, por lo tanto, en esta novela se hace interesante esa figura”.
Para Vila-Matas, que en esta reciente novela no oculta su profunda admiración por escritores de la talla de Paul Auster y el chileno Roberto Bolaño, era necesario tomar un personaje que estuviera muy cerca del mundo literario, del mundo del escritor y “no hay nada más parecido a un escritor que un editor y nada más distinto, porque las diferencias entre un escritor y un editor son sutiles, pero tremendas”.
Para él, ‘Dublinesca’ es una especie “de paseo privado a lo largo del puente que enlaza el mundo casi excesivo de Joyce con el más lacónico de (Samuel) Beckett y que a fin de cuentas es el trayecto principal de la gran literatura de las últimas décadas: el que va de la riqueza de un irlandés a la deliberada penuria del otro; de la era Gutenberg a Google; de la existencia de lo sagrado (Joyce) a la era sombría de la desaparición de Dios (Beckett), de lo epifánico a la afonía”.
Ese mismo embrollo del siglo XXI lo enfrenta la prensa escrita, “es esa misma incertidumbre. Aquí se da en la novela el funeral de la literatura, de la era Gutenberg, quizá un poco premeditadamente, pero también es cierto que Riba lo celebra con unos amigos de forma disparatada y divertida, este funeral es una gran fiesta”.
Finalmente, Vila-Matas logra trazar esa frontera entre escritor y editor con la misma ironía con que escribió la novela: “¿Publicar una novela virtual? Eso es asunto de los representantes –por no decir que editores-. Prefiero no usar el blog, porque existe el peligro de que me acerque demasiado a la política. Para los que prefieren hacerlo, los invito a darse un paseo por www.enriquevilamatas.com. Igual, la literatura de hoy es un muerto muy vivo”.
Este escritor nacido en Barcelona (España) hace 63 años, considerado como uno de los autores europeos más importantes, estuvo de visita en Bogotá para el lanzamiento de su nueva novela y como invitado especial del Festival Malpensante.

VILA-MATAS EN FRASES
-“Nada menos agresivo que un hombre que baja la vista para leer un libro que tiene en sus manos”.
-“Antes se aprende a morir que a escribir”.
-“Muchos de mis libros los he escrito para quitarme de encima ciertas obsesiones. Escribí, por ejemplo, sobre suicidas para no suicidarme, para quitarme de encima mi obsesión por ese movimiento de la muerte por mano propia”.
-“Plantearse escribir es adentrarse en un espacio peligroso, porque se entra en un oscuro túnel sin final, porque jamás se llega a la satisfacción plena, nunca se llega a escribir la obra perfecta o genial, y eso produce la más grande de las desazones”.
-“Cuando me hacen la inefable, explico que me hice escritor porque 1) quería ser libre, no deseaba ir a una oficina cada mañana, 2) porque vi a Mastroianni en La noche de Antonioni; en esa película —que se estrenó en Barcelona cuando tenía yo 16 años— Mastroianni era escritor y tenía una mujer (nada menos que Jeanne Moreau) estupenda: las dos cosas que yo más anhelaba ser y tener”.
-“Casarse con una Jeanne Moreau no es fácil, tampoco lo es ser realmente un escritor”.

ALGUNAS OBRAS
-Mujer en el espejo contemplando el paisaje (Tusquets, 1973). La asesina ilustrada (Tusquets, 1977. Lumen, 2005). Historia abreviada de la literatura portátil (Anagrama, 1985). Suicidios ejemplares (Anagrama, 1991). Recuerdos inventados (Anagrama, 1994). El viaje vertical (Anagrama, 2000). Bartleby y compañía (Anagrama, 2001). El mal de Montano (Anagrama, 2002). París no se acaba nunca (Anagrama, 2003). Doctor Pasavento (Anagrama, 2005). Exploradores del abismo (Anagrama, 2007). Dietario voluble (Anagrama, 2008). Ella era Hemingway. No soy Auster (Ediciones Alfabia, 2008). Dublinesca (Seix Barral, 2010).

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese