Indicadores económicos
2017-03-29

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-29

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 07:11

Marea max.: -2 cms.

Hora: 11:51

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 15 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

María Varilla es la mujer, mito, música

-A A +A
 

Sólo vivió 53 años pero su historia es ya un mito, una música y un ícono sinuano y del Caribe: María Varilla, cuyo verdadero nombre era María de los Ángeles Tapias (1887-1940).

No tenía el cuerpo curvilíneo como magistralmente la ha pintado el artista Wilfrido Ortega, iluminada por el resplandor de tres paquetes de velas en la rueda del fandango.
“Prefiero escribirla con V y no con B porque desde niño en Ciénaga de Oro siempre escuché que era la mujer que mejor bailaba el porro en todo el Sinú, con su cuerpo erguido como una varilla, treinta y tres días seguidos, y una resistencia deslumbrante y una sensualidad perturbadora”, confesó el periodista y escritor Germán Mendoza Diago, en su intervención en el conversatorio sobre María Varilla, dentro de los actos académicos del II Festival de la Hamaca Grande.
“Su papel poco documentado de luchadora social, de empleada doméstica ha sido trascendido por su presencia encantadora y embrujadora y hoy más allá del misterio de su nombre asociado al marido o a su manera de bailar, o al porro que ella misma eligió para bailar, lo que pervive de ella es lo que la mitificado y convertido en símbolo, pero en la ambigüedad está el encanto de María Varilla”.
Esa ambigüedad se extiende también a la vieja discusión sobre los orígenes del porro en San Pelayo o en Ciénaga de Oro o sobre el porro María Varilla, compuesto por Alejandro Ramírez Ayazo.
Haberla visto en una foto de 1922 fue un desencanto para Germán Mendoza, y él ha preferido seguirla imaginando desde la luz de los lienzos y de la imaginación de los poetas. Curioso el dato ofrecido por Mendoza, de que en el Sinú nadie ha vuelto a llamarse María Varilla, mientras en Centroamérica hay 150 mujeres que llevan ese nombre y no tienen ningún nexo con la mujer del porro.
Al músico Miguel Emiro Narango, el maestro director de la Banda 19 de Marzo de Laguneta, le ha tocado hablar tres veces sobre María Varilla: una vez en Montería, en una oportunidad en París y esta vez en Cartagena.
“Mi abuela María Acosta Sáenz me hablaba de ella. María Varilla era hija de la señora Evangelina Tapias. Era delgada y morena, de ojos vivaces, cabello largo, en su mata de pelo dejaba caer una trenza”, dijo Miguel Emiro Naranjo.
“Mi abuela me dijo que tuvo dos consortes o dos maridos, uno de ellos, un cereteano llamado Antonio Fuentes. Era una mujer alegre, decente, sus corpiños temblaban en la rueda del fandango. Sus movimientos eran embrujadores. No fue mujer de músicos ni de ganaderos y menos de borrachos. Era una dama. No era una prostituta. Solía cambiarse de ropa mientras bailaba en el fandango. Tenía un rasgo social muy especial: se mudaba para las casas en donde había un enfermo. Era cooperante y solidaria. Está en la memoria de los sinuanos, siempre erguida, con una torta de pan en la cabeza llevando una taza de café, sin dejar caer una sola gota de café. O con sus manos sosteniendo tres paquetes de vela en forma de araña. Los músicos, los escritores y los artistas han alimentado y enriquecido su leyenda: Guillermo Valencia Salgado, el Compae Goyo, Pablito Flórez. Su leyenda ha dado vida a mucha gente y animado a sinuanos en momentos especiales como el del boxeador Happy Lora, que antes de empezar su pelea, escuchaba el porro María Vari-lla, como un signo de buena suerte.
Hoy María Varilla no sólo es el nombre del porro himno del departamento de Córdoba, sino una leyenda que trasciende en el Caribe colombiano. Y enriquece las fuentes de la imaginación y del sentido de pertenencia de una tierra llena de música.
“Uno podía reencontrarse en cada fandango con el espíritu de María Varilla, pero como han dejado de hacerse fandangos, es muy difícil volver a ver María Varillas del siglo XXI”, dice Miguel Emiro Naranjo.

Notas recomendadas
2464 fotos
69459 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese