Indicadores económicos
2017-09-19

Dólar (TRM)
$2.904,60
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.477,38
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,69
Petróleo
US$49,48

Estado del tiempo
2017-09-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 05:15

Marea max.: 15 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-09-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Petrona, carisma y ángel de la música del Caribe

Hace poco regresó de Argentina y Chile donde enamoró con sus cantos y su ángel al entrar en escena. Mayté Montero ahora maneja su carrera artística y es la productora de su nuevo trabajo musical.

Aunque es llamada ‘La Reina del Bullerengue’, Petrona Martínez interpreta una gran cantidad de aires folclóricos del Caribe colombiano, teniendo dentro de sus composiciones hasta un vallenato, que sólo se animó a grabar cuando Mayté Montero la reunió en un estudio junto al acordeonero Egidio Cuadrado, para dejar dicha canción impresa en ‘Las penas alegres’, el álbum que acaba de publicar en Colombia, y que pronto llegará al sur del continente y a Europa.
Fueron siete años de silencio discográfico los que vivió Petrona Martínez. Nunca dejó de componer, pero de nada le valió eso y ni siquiera haber sido nominada en el 2003 al Premios Grammy como mejor álbum de música latina, con ‘Canta Bonito’. Ningún sello discográfico se interesó por su legado artístico, y ella poco insistió, pues lo que más disfruta es cantar y lo seguía haciendo por Colombia y el mundo, sin necesidad de tener un álbum nuevo.
Fue sólo en el 2008 cuando se encontró con Mayté Montero, la reconocida gaitera del grupo La Provincia, de Carlos Vives, que decidieron trabajar juntos. Montero vio la necesidad de hacer una nueva producción discográfica.
“Petrona es una institución en la música folclórica colombiana. Cuando nos encontramos me empezó a mostrar más de 20 canciones inéditas maravillosas. Sentí que era una necesidad grabarlas, al menos buena parte de ellas, porque es un legado, un patrimonio de los colombianos, porque musicalmente son maravillosas y enriquecedoras”, comentó Mayté, quien maneja la carrera de Petrona y fue productora del álbum junto a Manuel Andrés García.
Dichas canciones son parte composición de Petrona y parte temas creados por su padre, pues ella viene de una larga lista de músicos empíricos, en especial cantaoras, desde su bisabuela, su abuela y su tía Tomasita Martínez. El destino de Petrona desde pequeña era continuar con ese legado.
La voz de su familia, junto a instrumentos como el tambor alegre, la tambora, la gaita, las maracas, el llamador y las totumas, eran elementos tan cotidianos en su casa como la mesa o el horno de fuego donde se preparaban los alimentos.
“El canto siempre ha sido parte de mi vida, pero nunca lo pensé como una forma de ganarme la vida”, recuerda Petrona, quien después de cumplir sus 45 años (en 1984), dejó de cantar sola a orillas de un arroyo cercano a su casa en Palenquito, donde ha vivido toda su vida, para formar el grupo “Petrona Martínez y los tambores de Malagana”, con el que empezó a tener reconocimiento y pudo vivir sin necesidad de hacer y vender cocadas, “las sigo haciendo, pero ahora para la familia y los amigos”, afirma Petrona, que nació en 1939 en San Cayetano, Bolívar.
Ella era la más joven del grupo, todos superaban el medio siglo de edad, eran empíricos y combinaban la música con labores del campo para vivir y mantener, en muchos casos, la legión de hijos que tenían.
Pero nada de eso le importaba a ella, lo clave era cantar un repertorio con canciones que ya hacían parte de la tradición oral de la región, junto a cantos que ella y su padre iban componiendo, muchos apenas grabados en su memoria, nunca en papel, hasta ese momento.
Era viajar a municipios cercanos, en bus, chiva e incluso a lomo de mula, cantar, para volver a casa y hacer uno de los tantos oficios que tenía para sostener a la familia de siete hijos, como cargar arena en un balde encima de su cabeza.
Lejos de ella estaba la idea de llegar a grabar un disco, el primero al filo de los años noventa. Mucho menos tener que sacar algo llamado pasaporte, documento desconocido para ella, con el fin de viajar a Francia y años después a Inglaterra, para grabar sus siguientes producciones discográficas.
Un cambio del cielo a la tierra. “Nos veían raro cuando llegábamos a esos estudios con nuestros tambores, gaitas y demás instrumentos. Luego nadie los podía sacar de allí, escuchando y viendo la interpretación de los músicos que me acompañaban. Se les hacía sorprendente cómo hacíamos música con elementos tan rústicos”.
Ha viajado a más de 30 países, pero admite que conoce poco de ellos, pues siente cierto temor a las ciudades. Donde se siente cómoda es en lo que ella denomina su “castillo”, su casa en Palenquito, que gracias a la música mantiene como ella quiere, con un sin fin de animales de todo tipo, con una cocina con los elementos que siempre quiso tener y donde puede acomodar a sus hijos y los más de 40 nietos que siempre la visitan cuando la abuela no está de gira.

Con ‘las penas alegres’
Entre Palenquito, Cartagena y Bogotá se gestó ‘Las penas alegres’, un álbum autofinanciado, con la ayuda de muchos admiradores de Petrona y amigos de Mayté, quienes aportaron su talento para que este proyecto pudiera ver la luz de la forma y altura que merece ‘La Reina del Bullerengue’.
Al proyecto se unió Egidio Cuadrado, acordeonero de La Provincia, para grabar el vallenato. Además, otra de las grandes voces del bullerengue, Martina Camargo, con quien hizo un recorrido musical por ritmos como el sentao, la chalupa y el fandango, “Todo esto con los mismos tambores. Ella, siempre ha estado familiarizada con todos estos ritmos, pero varios no habían sido considerados para sus producciones musicales anteriores”, comentó Mayté Montero.
‘Las Penas Alegres’ es una muestra de la versatilidad musical que muchos desconocían de Petrona y con la cual llegó recientemente a países como Panamá, Argentina y Chile, donde estuvo como parte de las fiestas del Bicentenario de Colombia, pero que también le sirvió para cautivar al público local.
“Llegamos a estos países para cantar en las fiestas bicentenarias de los colombianos allí, pero terminamos haciendo fechas para un público más abierto, porque nuestra música seduce, y más cuando se tiene el ángel y el carisma que Dios le regaló a Petrona, pues ella, donde está, canta con la naturalidad y espontaneidad como si estuviera en el patio de su casa”, continúa Montero.
De ahí que regresaran a Colombia no sólo con la idea de volver a visitar Argentina y Chile, también de editar allí la música de Petrona Martínez.
Por eso, ‘Las penas alegres’ incluye un documental con un perfil de Petrona, para que el mundo sepa de dónde viene esta mujer de potente voz y dulce carácter, junto a cual es la esencia de su música.
Petrona aclara que lo que tiene es música para rato. En su castillo, bien organizadas, cuenta con 180 canciones inéditas, lista que va creciendo semana a semana, cuando en el patio de su casa, en la cocina o relajada en su mecedora, nacen nuevas composiciones que está dejando como un rico legado musical de la tradición del Caribe colombiano.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese