Indicadores económicos
2017-12-14

Dólar (TRM)
$3.015,41
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,60

Estado del tiempo
2017-12-14

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 17:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:18

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-14

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
3 - 4 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Preparan homenajes para despedir al flaco Agudelo

La semana pasada Jaime ‘El Flaco’ Agudelo fue homenajeado como uno de los personajes claves en los 40 años de historia de Caracol Televisión, la cual siempre fue su casa, desde “Operación Ja Ja”, programa que fue el inicio del mítico “Sábados Felices”.

Desde hacía un buen tiempo eran evidentes sus problemas de salud. De hecho, caminaba con dificultad, aunque ya respiraba sin ayuda artificial, como lo había tenido que hacer en los últimos meses para poder respirar bien.
Sin embargo, el pasado sábado, en su casa de Palmira (su tierra natal), junto a su esposa Rosa Milena sufrió una caída lo que le ocasionó una fractura de fémur y una lesión en su cadera lo que lo obligó a ser internado en la clínica Rafael Uribe Uribe de Cali.
Dicho accidente agravó sus problemas respiratorios lo que desencadenó su muerte en la madrugada de este lunes.
Sus problemas de salud hicieron que a principios del 2008 tuviera que abandonar las grabaciones de “Sábados Felices”, y tras dos infartos decidió volver a Palmira.
Siempre lo tuvo claro, sus problemas respiratorios fueron consecuencia de los años de ser fumador empedernido, vicio al que renunció hace tres décadas, aunque las consecuencias las pagó el resto de su vida.

SU DECESO
El humorista Jaime ‘El Flaco' Agudelo, tenía 83 años. Estuvo cerca de convertirse en sacerdote y fue estudiante del seminario San Antonio de Bogotá.
En su juventud se desempeñó como mecánico y en ingenios de su tierra natal hasta que decidió trasladarse a Bogotá, y años después fue llamado por el fundador y director del programa Sábados Felices, Alfonso Lisarazo, para convertirse en uno de los primeros integrantes del elenco.
Estuvo presente y actúo durante muchos años en programas como ‘Operación Ja Ja', ‘Campeones de la Risa', y Sábados Felices, donde hasta hace una semana estuvo contando chistes.
Hizo muchos personajes, pero indudablemente uno de los más recordados fue el de ‘Jaimito', un marinerito. Este personaje de niño nació cuando trabajaba en la radio colombiana donde 'El Flaco' se inició junto al recordado Guillermo Zuluaga ‘Montecristo'.
Su velación se desarrolló este lunes en la funeraria Los Olivos de Palmira (Valle), y se esperaba que en la tarde o a más tardar en la mañana del martes su cuerpo sea trasladado a Bogotá, donde se le rendirá un merecido homenaje y será cremado, como era su deseo.

MEMORIAS DE JAIME “EL FLACO” AGUDELO: “CÓMO COMENCÉ A HACER REÍR A LA GENTE”

BOGOTÁ- COLPRENSA
Por sus problemas de salud, Jaime “El Flaco” Agudelo, no pudo asistir a la celebración de los 35 años de “Sábados Felices”, programa en el que participó desde su creación.
Por eso, el humorista vallecaucano escribió este texto, que por cortesía de Caracol Televisión, Colprensa presenta en su totalidad.
“Alguna vez, alguien admirado ante mi longevidad me preguntó que hacía para mantenerme y le respondí: “No, lo que pasa es que yo quedé mal enterrado”. Y la verdad es que espero, ojalá no tan pronto, poderme reunir con el “Chatico” Latorre, Humberto Martínez y el “Mocho” Sánchez y hacer reír al mismísimo San Pedro.
Creo que desde que nací estaba predestinado para hacer reír a la gente. Cuenta un hermano mío que ninguna vecina o familiar que haya ido a visitar a mi madre para conocerle su nuevo hijo, se aguantó las ganas de soltar una carcajada al ver ese esquelético insignificante dentro de la cuna. Ni para qué hablar de mis años juveniles donde gracias a mi figura fui el hazmerreír de los niños del colegio. Pero digamos que todas esas etapas fueron tan sólo un entrenamiento para mi futura profesión, porque jamás me dieron un centavo por hacerlos reír.
Sólo fue en 1966, cuando conformé un grupo musical con mi hermano, que comencé a cobrar por presentaciones. Nosotros creíamos que éramos un dueto serio, pero por lo visto el público no lo veía así, porque no paraba de reír desde que salíamos al escenario hasta que terminamos el show.
En 1969 el antecesor de Mandíbula, Fernando González Pacheco salió al aire con un programa de humor para aficionados ante lo cual yo me dije: “Ahh… si lo que quieren es reírse de mí, pues lo van a lograr” Y me inscribí a concursar demostrándome que ese sería mi camino por el resto de mi vida.
Dos años más tarde, el programa cambió su nombre por el de Sábados Felices y le fue entregado a Alfonso Lizarazo para que lo condujera. Así pues, ese pequeño gran hombre reunió a un grupo de cómicos y con Hugo Patiño, el “Mocho” Sánchez, Óscar Meléndez y este servidor, inició lo que habría de ser el programa de humor más exitoso de América Latina en los últimos 35 años. A mis colegas iniciales poco los veo ya, pero sé que Óscar Meléndez se dedicó a otro tipo de actividades más placenteras: tiene 11 hijos. Al ‘Mochito’, el Señor se lo llevó hace apenas dos años… pero al que le fue peor fue a Hugo Patiño, que terminó en la política.
Poder sintetizar en una hoja todo lo que ha significado para mí estos 35 años en Sábados Felices, es imposible. Si no me acuerdo a veces de la letra de los libretos, menos me voy a acordar de lo que pasó en tantos años. Lo que sí puedo decir es que he sido el hombre más afortunado del mundo, por haber tenido a mi lado compañeros admirables como Álvaro Lemmon, La “Gordita” Fabiola, Heriberto Sandoval, Patricia Silva, por mencionar sólo algunos de mis colegas pues si los menciono a todos, sería interminable. Sin embargo, quisiera resaltar los dos aspectos que más me han hecho feliz: primero, el haber hecho reír durante todos estos años a los colombianos, que tanto lo necesitan, y el haber contribuido a la construcción de centenares de escuelitas a lo largo y ancho del país”.

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese