Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ayer sepultaron a infante sucreño

Casi cuatro meses tuvieron que esperar los familiares del infante Jorge Luis Herazo Herazo para darle cristiana sepultura, la cual se cumplió ayer en el corregimiento de Albania.

En las horas de la tarde de ayer, en el corregimiento de Albania, jurisdicción del municipio de Betulia, subregión de la Sabana sucreña, se cumplieron las honras fúnebres del infante de marina, Jorge Luis Herazo Herazo, quien perdió la vida en extrañas circunstancias mientras realizaba patrullajes por las aguas del río Guayabero, Caquetá, al sur del país.
El trágico acontecimiento se presentó el martes 15 de septiembre pasado y sólo hasta ayer, luego de una serie de trámites, los familiares del joven infante, pudieron darle cristiana sepultura a los restos de Jorge Luis, los cuales reposan al lado de las tumbas de otros seres queridos.
Ayer en medio del dolor que embarga a la familia Herazo y a la población de Albania, la madre del infante, Luz Marina Herazo, precisó que los restos de su hijo llegaron en las horas de la tarde del sábado al aeropuerto de Corozal, luego fue trasladado a una funeraria en Sincelejo y posteriormente fue llevado hasta la que era su residencia en la localidad de Albania, en donde fue velado hasta las 3 de la tarde, hora en que partió el sepelio hasta el cementerio de dicha población.
“El cuerpo lo trasladaron desde La Macarena a Villavicencio, luego a Bogotá desde donde lo trajeron hasta Corozal y llevado a la Funeraria Los Angeles de Sincelejo y posteriormente hasta Albania”, sostuvo Luz Marina Herazo.

LO ENCONTRÓ UN PESCADOR
Luego de conocer el percance, Luz Marina Herazo, viajó hasta La Macarena, Meta para establecer que era lo que había sucedido realmente con su hijo, pues se tejían varias versiones sobre el hecho.
Por ello viajó hasta la Base Militar en La Macarena, en donde le informaron que el cuerpo sin vida de su hijo lo había encontrado un pescador del área, pero no se lo dejaron ver porque fue hallado en estado de descomposición.
“Fue encontrado medio cuerpo, pero a mí no me lo dejaron ver en La Macarena, Meta, en donde estuve 15 días, pero ya a él lo habían enterrado”.
Narró que por ello le realizaron las pruebas de ADN, las cuales dieron como resultado un 99% positivas, según se lo manifestó un oficial de la Armada Nacional.
Durante el tiempo que estuvo en La Macarena, doña Luz Marina Herazo solicitó que la llevarán hasta la zona en donde fueron encontrados los restos de su hijo, pero no se lo permitieron por la situación de orden público, como tampoco que hablara con el supuesto pescador que encontró el cuerpo.
“Los militares dicen todo lo favorable para ellos, me comentaron que estaban laborando, que un bote se había volteado, que él entró colaborar y que no lo habían visto más”.
Según lo informado por el coronel Luqueta, quien tenía a cargo el grupo de infante, Jorge Luis era el cuarto de los hombres y al avanzar, sus compañeros se dieron cuenta que el no estaba. “Lo que presumimos es que piso alguna zona profunda, porque el agua del río les daba a la cintura y no comprendemos que pudo haber pasado”.

ESTABA ENFERMO
En las averiguaciones que realizó, la madre del infante muerto, logró establecer que él estaba enfermo de un pie y que pese a la solicitud que le hizo al Comandante para que no lo enviara a la zona a patrullar, la petición no fue concedida.
“Me dijeron que él tuvo un accidente con una palmera, por lo cual tenía que hacerse unas terapias, las cuales no termino de hacerse porque lo enviaron a patrullar, cuando debían dejarlo en la base, porque él se sentía mal y andaba vendado. Todo sucedió por negligencia del Comandante que lo obligó a patrullar estando enfermo”.
Reveló que ella solicitó copia de la historia médica del tratamiento que se estaba haciendo su hijo al momento de presentarse el percance, pero al parecer, desapareció, situación que para la familia Herazo es sospechosa.
Jorge Luis era el mayor de tres hermanos y llevaba dos años y medio en la Armada, y en la actualidad integraba el Grupo de Tarea Fluvial.
Ahora después de darle cristiana sepultura, la familia Herazo emprenderá varias acciones, una de esas es la práctica otros exámenes de ADN, cuyas pruebas llevarán a un laboratorio particular, pues no están conforme con lo que hasta el momento la Armada les ha expresado, ya que ni los restos del cuerpo, ni el uniforme de Jorge Luis, se los dejaron ver.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

estas son las cosas que

estas son las cosas que desercinan a muchos nosotros los colombianos,que mandamos a nuestros hijos hacer el bien y mira como les hacen el mal las mismas institucionesa nuestras familias,por lo menos aclarenle la muerte de su hijo a esa pobre señora,