Indicadores económicos
2017-10-22

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-23

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 23:40

Marea max.: 20 cms.

Hora: 13:50

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-10-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Declara la madre de Érika en juicio

Sentimientos encontrados se vivieron en el cuarto día de juicio al ex coronel de la Policía Nacional, Joaquín Enrique Aldana Ortiz, por el asesinato de su esposa, la sincelejana Erika Yeneris.

La primera en pasar al estrado fue Enith Gutiérrez, madre de Erika Yeneris, quien en una corta intervención respondió lo que la Fiscalía le preguntó.
La defensa fue lacónica en sus preguntas, pues según parece no querían ver afectada a la madre del horrendo crimen perpetrado contra la sucreña.
El segundo en rendir su declaración fue Sander Yeneris, el hermano de la víctima; la parte acusatoria le preguntó sobre su paso por la escuela de formación de Policía.
Sander hizo el curso de ingreso a la institución armada y fue la persona que le presentó su hermana al excoronel Aldana Ortiz.
“Yo estaba en la escuela de formación de la Policía, cuando el entonces teniente vio en una visita a mi hermana, ella era mujer muy linda y atraía a la mayoría de hombres que la conocían”.
Este encanto llegó a Aldana, quien le enviaba saludos a la hermana de Sander. y lo que vino después fue un idilio amoroso del que Sander se enteró por el escolta del entonces teniente.
La Fiscalía le preguntó que si tenía conocimiento de que Joaquín Enrique Aldana estuviera casado o tuviera una relación estable con alguien, y Sander expresó que sí.
“Continuamente el coronel era visitado por una mujer, los demás oficiales decían que era la esposa y era lo que se comentaba”.
Para este entonces salió de la escuela y fue trasladado hasta Urabá donde perdió contacto con la pareja y sólo cuando se retiró de la institución, volvió a compartir con Erika.
“Viví a unas cuadras de mi hermana en Medellín, compartimos mucho y ella me contaba muchas cosas sobre su hogar”, manifestó Sander.
“Ella por lo regular me comentaba sobre supuestas infidelidades de parte de él, que llamaba y se escuchaban voces femeninas al fondo. Y nunca supe que ella le fuera infiel a Aldana”, explicó Sander.
La Fiscalía le preguntó que si durante el tiempo que estuvo en la escuela de formación observó alguna disfunción o incapacidad del oficial, para lo que el joven explicó que no.
“En ningún momento, siempre se le observó bien, como jefe de la compañía participaba en los polígonos, accionaba armas de manera normal”.
Una de las respuestas que más despertó la atención de la audiencia fue cuando la Fiscalía le preguntó sobre el desempeño del exoficial en las labores cotidianas de la casa.
“Cuando habían fechas especiales como el cumpleaños de una de las niñas, por lo regular él hacía asados y era quien manejaba la apertura de la carne y hacía los cortes, además la ensartaba en lo pinchos y nunca vi que tuviera dificultades al hacerlo”, expresó el testigo.
También explicó de la forma como se había enterado de que su hermana estaba desaparecida, pues siempre que su mamá llamaba le decía que Erika no le quería contestar el teléfono; pero él sabía que algo estaba ocurriendo, pues no era habitual ese comportamiento en su hermana.
“Ella siempre me dijo que no quería vivir más en Ibagué, que ella quería quedarse en Medellín; me comentaba que no aguantaba la vida en la capital del Tolima por la familia de su esposo”, aseguró Sander Yeneris.
Después de salir de rendir testimonio, Yeneris explicó que había sentido mucha ira y dolor al ver en el mismo salón a quien estaba acusado de presuntamente matar a su hermana.
“Me tuve que contener, porque la rabia que sentí fue mucha”.
En la diligencia se presentó la hija mayor del matrimonio y fue escuchada en audiencia privada donde las partes estuvieron presentes salvo el excoronel Aldana, quien se tuvo que retirar de la sala.
Posteriormente, el Juez Primero Penal del Circuito Norberto Ferrer, quien preside el juicio, prohibió a los actores procesales conceder cualquier tipo de declaración a los medios de comunicación y la audiencia continuó a puerta cerrada.
A puerta cerrada, rindieron declaración la empleada del servicio doméstico, Janeth Rodríguez, una menor de 11 años, hija del excoronel Aldana al igual que una psicóloga del CTI, pero no se permitió el acceso de ningún medio de comunicación.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese