Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

Sombras

En los últimos meses he hablado con extranjeros que se sorprenden porque en muchos espacios públicos de Cartagena, sobre todo en el Centro Histórico, a ningún planificador urbano se le haya ocurrido sembrar árboles que den sombra. Por ejemplo, en el Camellón de los Mártires y Muelle de la Bodeguita.

La siembra de palmeras ridículas no remedia el efecto avasallante del sol caribeño ni vuelve más humanos estos grandes espacios, frecuentados por nativos y foráneos. De día, bajo el sol más inclemente, los paseantes pasan por allí de largo y de prisa, huyendo del infierno que, según dicen, es de fuego.
Se lo pregunté a un reconocido arquitecto de Cartagena y me dijo que ésta es una ciudad que confunde el cemento con el progreso. Y tenía en parte razón, pero le faltó añadir que ésta es una ciudad que para evitar males remediables, produce otros de mayor efecto.
¿Cuál sería uno de esos males remediables? Por ejemplo, que la sombra fuera aprovechada por los vendedores ambulantes, que expulsarían a los paseantes de estos lugares, parte inseparable del patrimonio urbanístico de la ciudad. La explicación de que no se siembran árboles en estos preciosos espacios restaurados y ampliados porque impiden la visión de otros lugares y monumentos emblemáticos, es apenas un pretexto.
Todas las grandes ciudades del mundo hacen un inventario sobre su déficit de árboles. A partir de allí, van reduciendo la carencia hasta conseguir un equilibrio razonable. Y no sólo porque la siembra de árboles sea necesaria para alcanzar una mayor calidad de vida ambiental sino porque, estéticamente, un lugar arbolado (una calle, una plaza, un paseo, una avenida, un parque) es mucho más humano en la medida en que reduce la tiranía del cemento urbano.
Desde hace diez años, paso a diario por Marbella y la Avenida Santander. No hay panorama más desolador. Un ridículo muro separa la vía de la playa, unas escasas palmeras agonizan entre la sequedad y el enanismo, unos cuantos matorrales nacidos por generación espontánea recuerdan que la naturaleza sugiere a la especie humana continuar la obra que ella empieza en condiciones adversas.
Entre la India Catalina y la Puerta del Reloj se extiende un espacio peatonal renovado. ¿Qué le falta? Vegetación y sombra. La ocupación sistemática del espacio público resulta remediable, aquí y donde se produzca. Lo que tarda mucho en remediarse es el mal de una ciudad sin una vegetación protectora.
Cuando digo Camellón de los Mártires o Muelle de la Bodeguita digo Cartagena, que no termina allí. Para mí que la muy noble Cartagena de Indias empieza con el sol y termina con la insolación, empieza con unos admirables monumentos de piedra y termina en calles y avenidas para pasar de largo, como a quien lo persigue el diablo.
Se debería empezar por la elaboración de un mapa de los espacios públicos de la ciudad y por señalar lo que les falta para ser gratamente públicos. Claro está que antes se debe empezar por restituirles su condición de espacios públicos. No es fácil. Yo diría, incluso, que ésta es una faena impopular pero es, al mismo tiempo, un deber inaplazable de la Administración.

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Comparto tus comentarios, y

Comparto tus comentarios, y la excusa y pretextos demuestra la incompetencia de las autoridades administrativas de esta ciudad o la poca responsabilidad que adquieren .Para muestra, el Parque Espiritu del Manglar, bella obra abandonada por la administracion local y ante la mirada indiferente de la Policia Nacional.Que belleza seria el Camellon de los Martires, El Muelle de la Bodeguita y otros sectores, arborizados y cuidados por una entidad especializada, sin apadrinamientos politicos.

Es grato ver como quedó

Es grato ver como quedó arborizada la Avenida Pedro de Heredia desde El Amparo hasta el Sena, se sembraron varias especies de árboles que además de brindar sombra en el futuro han embellecido el entorno. En el Camellón por decisión (a mi parecer acertada) de Monumentos Nacionales se plantaron Palmeras que embellecen y con su simetría demuestran orden y elegancia, lo que hay que hacer es volver a regarlas, y la Alcaldía está esperando que mueran para así cobrar revanchas a la administración anterior.

Oscar: Estamos de acuerdo con

Oscar:

Estamos de acuerdo con tu percepción de esa dimensión absurda de la ciudad y con tus apreciaciones.

Las palmeras son tropicales pero no generan sombra, no contribuyen a la mitigación del clima y no absorven la humedad. Su siembra es un negocio que nos han cargado a los ciudadanos en favor de quienes las siembran y las venden. Todo ésto con desprecio de nuetros árboles nativos frutales y sombríos que le darían una identidad a nuestra ciudad.