A Jaider lo hallaron muerto en la Ruta 90

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Ruta 90, esa carretera rápida que une La Cordialidad -antes de Bayunca- con la Vía del Mar, se convierte en escenario de muerte en la noche del sábado.

Son las 10 p. m., y quienes a esa hora hacen el cruce por la zona observan el cuerpo de un hombre a un costado de la vía, rodeada de maleza. Hay sangre y lo primero que piensan es que esa persona es víctima de un accidente, pero pronto descubren que se trata de un crimen.

Los curiosos no bajan de sus vehículos. Dentro de los carros le dan aviso a la Policía, que no tarda en llegar. Son los uniformados los que confirman que el hombre es asesinado de un balazo en la cabeza.

Sin nombre

Poco a poco al sitio llegan curiosos en motos. Uno de ellos reconoce a la víctima, de quien dice se llama Jaider. Sin embargo, para los funcionarios de la Sijín que hacen la inspección técnica del cadáver están ante un NN, pues no le hallan documentación que les indique su verdadera identidad.

Así, sin nombre y con solo la descripción de sus prendas de vestir -pantalón claro, suéter oscuro y tenis-, es ingresado el cadáver a la morgue de Medicina Legal, en el barrio Zaragocilla, poco después de la medianoche.

“Es Jaider”

Casi una horas después del crimen, la familia Trujillo Alvarado, residente en el corregimiento de Lomita Arena, en jurisdicción de Santa Catalina, reciben una llamada. Un conocido les manifiesta que “Jaider Trujillo Alvarado está muerto”. Quien contesta es una hermana de Jaider.

“El amigo de la familia afirma que es él, pero cuando llegamos al lugar, ya no estaba. La Policía se lo había llevado”, menciona José Alvarado, tío de Jaider.

La descripción de la víctima es lo que hace sentir seguros a los parientes de Jaider de que el cadáver que reposa en la morgue es el de él.

“No sabemos qué pudo haber pasado. Él vivía solo, por eso no tenemos conocimiento de a dónde fue ni con quién”, señala el familiar.

Lo mata su sobrino en Turbaco

Otro crimen ocurre este fin de semana en el municipio de Turbaco, en el barrio El Paraíso, sector Las Cocás. Dalmiro Rafael Villamil Carrascal, de 46 años, es asesinado a cuchillo a las 2 de la madrugada de ayer por su sobrino, según versiones de sus familiares.

María Carrascal, mamá de Dalmiro, dice que su hijo le presta dinero a un sobrino de él varias veces. Al principio le vale las excusa que el joven le da para no responderle por el dinero, pero en la madrugada de ayer, el cobrarle se convierte en su sentencia de muerte.

“Ellos se encontraron en la parada de los buses, aquí mismo en el barrio -Las Cocás-,y Dalmiro le cobró a Deivis, pero al muchacho le dio rabia y lo cortó. Una amiga lo llevó al centro de salud, pero llegó muerto”, recuerda María.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS