Así desarticularon una banda de jíbaros en el sector Las Marmotas de Olaya

12 de agosto de 2018 06:59 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las denuncias sobre expendio de drogas en el sector Las Marmotas de Olaya Herrera dieron paso a una investigación que terminó con la desarticulación de una organización delictiva denominada ‘los Pepes’.

Y fue la valentía de investigadores de la Sijín lo que permitió que nueve de los presuntos miembros de esta red fueran capturados y enviados a la cárcel, pues trabajando como agentes encubiertos lograron enredarse en las entrañas de esta organización y con cámaras ocultas registraron en videos la descarada venta de drogas que se hacía desde distintas viviendas del mencionado sector.

Pero eso no fue todo. Las interceptaciones, que se hicieron bajo el liderazgo de la Fiscalía Seccional, dejaron al descubierto a varios de los miembros de la banda, y la forma cómo operaban.

“Luego de recibir las denuncias, empezamos a hacer las labores de campo en el sector. A hacer seguimientos y utilizamos un agente encubierto para poder descifrar cómo trabajaban estas personas. Descubrimos que tenían a un cabecilla y que el resto de miembros de la red eran expendedores”, explicó un funcionario de la Sijín de la Policía Metropolitana de Cartagena.

Los investigadores se internaron en el sector de Las Marmotas y el agente encubierto logró establecer contacto con varios de los integrantes de ‘los Pepes’, como se denominó al grupo de jíbaros.

Y fue mucho más allá, pues gracias al empleo de una cámara oculta, logró registrar los momentos en los que los expendedores le vendían las dosis de coca o base de coca.

La venta de droga en evidencia

En uno de los videos, el agente camina por una calle destapada y llega a una casa de madera. De esta salen dos jóvenes y uno de ellos, quien tiene muchos tatuajes, le entrega lo que parece ser una dosis de cocaína. El agente le paga y el sujeto le da el vuelto con varias monedas.

En otro de los registros videográficos, el agente ingresa a una vivienda. Allí se observa cómo se mueve el negocio, pues son varias las personas que ingresan al inmueble y compran varias dosis de droga.

En pocos minutos son varios los compradores que obtienen lo que buscan. El funcionario encubierto sale del lugar, camina e ingresa a otra vivienda de madera. Camina por un callejón lúgubre y allí lo recibe un joven, a quien le pregunta por la persona que vende la droga. El joven llama a un hombre y este le dicen que la dosis cuesta 3 mil pesos. El agente le ofrece 2 mil, pero el hombre dice que cuesta 3. La venta se termina dando y luego el agente sale del lugar.

En un tercer video, el agente llega a una de las casas donde se expenden alucinógenos, la misma donde está el callejón oscuro. Sin embargo, no obtiene lo que quiere y luego se va a la otra casa de madera y pide una “bomba”, como llaman popularmente a las dosis de droga.

Las conversaciones

Todos estos videos recolectados por el agente sirvieron para analizar el comportamiento de la banda y dejar elementos materiales probatorios para el proceso, pero también fueron determinantes para las interceptaciones telefónicas hechas a distintos integrantes de la organización delincuencial.

Este medio tuvo acceso a una de las interceptaciones cruciales en el desmantelamiento de la banda ‘los Pepes’.

En esta, sería Isidro Álvarez Anaya, presunto cabecilla, quien recibe una llamada de parte de otro miembro de la organización y le indica a este que le está yendo excelente con la venta de cocaína y que gracias a ello ya compró una moto. Le indica que el negocio ilícito está creciendo y que solo le diga cuántos paquetes de coca necesita para mandárselos a la casa de su mujer.

Isidro: aló
Expendedor: aló, oye patrón
Isidro: sí, qué más, ¿cómo estás?
Expendedor: sí, soy yo, Luis, me tienes abierto
Isidro: Joda estás perdido, joda usted me abrió
Expendedor: no nada, yo no me abrí, tú fuiste el que te perdiste y me estás metiendo vainas fuleras y sabes muy bien que uno tiene que buscar…
Isidro: no paisano, a mí me está yendo bien otra vez. Normal vendiendo mi cule cova. Ahora está comprándome el alcalde otra vez acá. Y yo no sé qué irá a hacer con su alcaldía, irá a hacer competencia qué. Yo siempre soy original contigo y tu sabes que la buena pero...
Expendedor: no pero tú no ves que el alcalde no me ve una a mí, tú no ves que la gente del alcalde la tengo soy yo.
Isidro: pero porque tu estás metiendo una merca que se humedece, y es que yo fui allá y se lo dije a tu mujer, pero después ella no sé
Expendedor: ella me dijo lo que tú me estás diciendo, y me dijo ‘tú sabes que a mí me gusta trabajar es con él-con Isidro-, con él es que se puede trabajar’. Yo dije ‘es que con Isidro es que se puede trabajar’. Lo malo es que Isidro manda ahora, después no manda y pone a uno a aventurar. En cambio este man está es mandado de dos paquetes y la mujer está siéndole fiel, efectivo ahí y la mercancía está buena. Ahora porque me dijeron que Isidro está en el barrio otra vez, y yo dije voy a llamar a mi patrón, porque de todas maneras a mí me gusta es trabajar con él.
Isidro: Si ella me dice mándame dos paquetes... Yo estoy trabajando muy bonito, me está yendo bien otra vez. Y todo normal, llegué donde un amigo que nos prestó la plata y me dijo ‘Isidro me alegro’. Me compré una moto, todo normal otra vez. Estoy aquí en la casa. El alcalde está vendiendo y comprando acá 20, tu sabes que ‘el Jicho’ no es jíbaro grande ni ná. Estoy siempre a la orden, como siempre
Expendedor: si quieres llega a la casa
Isidro: si tú das la orden de que yo empiece a mandar, yo le mando bonita, sabrosa. El día que yo no tenga, tú puedes llamar, ‘erda compa ponme uno ahí’, y listo, pero la coca mía se está vendiendo como el hijueputa mi vale.
Expendedor: si tú llegas a la casa y le llevas un paquete, yo la llamo a ella y le digo ‘mami Isidro te iba a llevarte un paquete a ver cómo se la pones’, porque la gente allá pide es aditivo.
Isidro: es que esa merca de ese man se humedece. Ese man cogió a ‘los Pollos’ y ‘los Pollos’ me llamaron a mí. Y me están diciendo, pero ‘los Pollos’ joden mucho, son manes fastidiosos. Qué estoy haciendo yo Luis, estoy poniendo los paquetes a 200 y los vendo a 300 mil en mi negocio, y a Fausto, y ya. Y te podía ponerte a ti, tengo acá 200. Si tú me das los 20, yo los recupero con los 300.
Expendedor: si tú supieras cómo hice yo para conseguir este número tuyo
Isidro: pero era fácil, tú podías mandar a tu mujer y yo estoy aquí en la casa
Expendedor: no mi hermano, tú sabes que ella no es de caminar para allá. Ella para caminar para allá es conmigo.
Isidro: tú me dices lo que yo tenga que hacer. Yo fui donde el amigo, fuimos a sacar el revólver y me dijo ‘Isidro me debes un mes y el que va corriendo’. Como yo no puedo andar en moto..yo compré una moto….yo dije bueno vas a tener que tenerme esa moto aquí por un largo rato.
Expendedor: pero la tiene el patrón.
Isidro: No, pero casi se la dejo, yo la tengo. Pero cualquier cosa que tú necesites, ahí fue. Si él quiere probarla, que la pruebe. Pero que no me la tire con la de este man revuelta, si la va a tirar sola, sola.

Gracias a todos los elementos materiales recolectados en el proceso investigativo, el fiscal que lleva el caso logró obtener órdenes de captura contra nueve presuntos miembros de la organización delictiva.

Las órdenes judiciales se hicieron efectivas hace unos días y estas personas fueron capturadas y llevadas ante un juez de Garantías. A todas las aseguraron con cárcel por los delitos de tráfico de drogas y concierto para delinquir.

Entre los procesados están: alias ‘Isidro’, presunto cabecilla; Alexander Álvarez Barcasnegras, presunto expendedor; Liceth Martínez Villalobos, compañera sentimental de Alexander; y Alfredo Álvarez Támara, presunto distribuidor de drogas al que apodan ‘el Niño’.

Entre los asegurados también está Eduardo De Ávila Contreras, alias ‘el Perro’, presunto expendedor; Raúl Cabarcas Osorio, ‘el Pájaro’, presunto expendedor; Martha Martínez Narváez, presunta expendedora; y Eliécer Julio Castro, otro presunto distribuidor de drogas al que llaman ‘el Causa’.

Otra de las procesadas es Sandra Martínez Villalobos, compañera sentimental de alias ‘Isidro’. Sería esta la encargada de recolectar el dinero recaudado por los distintos expendedores de la banda.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS