El drama de un padre tras la escabrosa muerte de su hija

13 de diciembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Es una carga muy pesada la que lleva John Jader Rodríguez. Atribulado y casi sin saber qué era lo que debía hacer con exactitud, el hombre salió de Magangué y se vino a Cartagena con unos cuantos documentos en una carpeta.

Atrás dejó el llanto de los suyos, llevando consigo los recuerdos de su hija Luz Karina Rodríguez Cárdenas. Su misión, la más dolorosa: reclamar el cadáver de la joven de 15 años.

John no solo tiene que cargar con el peso de que haya sido asesinada en su natal Magangué. También debe lidiar con la escabrosa forma como ocurrió la muerte: a su hija la agredieron, abusaron sexualmente de ella y luego la estrangularon. La hallaron muerta entre plantaciones, desnuda.

Las autoridades centran sus investigaciones en identificar quién fue el sujeto con el que la vieron por última vez, antes de que fuera hallada muerta. Hasta ahora, este es el principal sospechoso del asesinato de la menor.

La última vez que la vio

John contó que Luz Karina nació en Magangué y que era una joven alegre, que no tenía ningún tipo de problemas. Cursaba sexto grado de bachillerato cuando decidió dejar los estudios.

El amor tocó temprano a su puerta, y decidió dejar su hogar, donde residía con su padre y su abuela, para irse a vivir con su novio al barrio 2 de Noviembre de Magangué. El idilio duró cerca de cuatro meses, pues hace poco tuvieron problemas y tomaron distancia, estaban peleados.

John dicen que tenía tiempo sin ver a su hija. La última vez fue en noviembre, cuando se encontró con ella en el llamado puerto de las chalupas.

Desde entonces, no supo más de ella. Aunque no se sabe con exactitud el día que la joven estuvo en su residencia por última vez, se deduce que fue el domingo. Ese día, un hombre al que algunos reconocen como Carlos (quien no es su marido), fue a buscarla en una moto, marca Boxer, de color azul. Dicen que antes el sujeto había llamado a un allegado, haciéndose pasar por un tío de la menor, indicando que iba a recogerla para hacer una diligencia. Dijo que irían a buscar un dinero.

Todo indica que la menor se fue con el sujeto en la moto. Se cree que podría ser este quien la llevó hasta el sector Cuatro Caminos del corregimiento San Rafael de Cortinas, jurisdicción de Magangué. Allí se internaron en la finca La Sabana, llena de sembrados de maíz, yuca y ñame.

Allí, la joven fue agredida. Le encontraron signos de tortura, de abuso sexual y marcas en su cuello que indican que la estrangularon. Al día siguiente en la mañana (lunes), un campesino encontró el cadáver de la joven, quien estaba desnuda. Cerca estaban algunas prendas de vestir y un artefacto para inhalar cocaína.

El labriego alertó a las autoridades y momentos después miembros de la Sijín de la Policía de Bolívar llegaron y realizaron la inspección técnica del cadáver, que estaba como NN, pues no hallaron documentos de identidad.

El cuerpo fue traído a la morgue de Medicina Legal en Cartagena. Mientras tanto, miembros de la Sijín se pusieron en la tarea de hallar a los parientes de la menor en Magangué. Fue así como llegaron al barrio Santa Rita, donde reside el padre de Luz, cuando el reloj marcaba las 2:30 de la tarde. Sin embargo, cuando fueron a buscarlo este no se encontraba en su vivienda. “Una vecina llamó a mi mujer y dijo que avisara que los de la Sijín me estaban buscando”, explicó John.

Tras varias llamadas este pudo encontrarse con los funcionarios de la Sijín, quienes le mostraron fotos del cuerpo de la menor hallada muerta. Fue así como John reconoció que era su hija la víctima.

Las autoridades realizan las indagaciones respectivas para encontrar al hombre con el que vieron por última vez a Luz. John espera justicia, mientras ayer se centraba en reclamar el cuerpo de su hija en la sede de Medicina Legal en Cartagena, para así llevarlo a su natal Magangué y darle el último adiós.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS