En custodia de la Fiscalía terreno en Blas de Lezo donde se desplomó el edificio

30 de abril de 2017 01:25 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En los 360 metros cuadrados donde se construía el edificio de apartamentos Portal de Blas de Lezo II ya no queda nada. El sábado a las 10:30 de la noche partió la última volqueta con el resto de escombros que hacía falta por retirar del sitio.

El único sobreviviente de la tragedia que aún no se marcha es un perro "criollito", de color negro, que se convirtió en el primer ser viviente rescatado de entre los escombros a los que quedó reducido el inmueble de siete pisos que se levantaba en el lugar. Él era el compañero fiel de Manuel Mendivil Blanco, el vigilante de la obra, que paradójicamente, fue el último cuerpo, sin vida, en hallar por los organismos de socorro, el sábado en la mañana; 48 horas después del desplome.

Los vecinos dicen que el animal, de quien no saben el nombre, no se ha ido de allí y que muy a pesar del cerramiento que las autoriddaes pusieron alrededor del lote durmió en el lugar la noche de ayer sábado. Es el único que tiene licencia para entrar y salir del área que ha quedado en custodia de la Fiscalía mientras se realizan las investigaciones respectivas.

La propiedad del lote está en verificación de la Fiscalía y los propietarios de la Constructora Quiroz son buscados. Aún, el ente acusador no ha anunciado una orden de arresto contra ellos, pero tanto el alcalde mayor de Cartagena, Manolo Duque, como el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, afirmaron que son buscados para obligarlos a responder por lo sucedido. 

En el proceso judicial que inició con la denuncia que hizo el alcalde Manolo Duque, no sólo son investigados los dueños de la obra sino diferentes funcionarios públicos, incluido el propio Duque; el director de Control Urbano, Olimpo Vergara; la secretaria de Planeación, Luz Elenea Paternina; y la alcaldesa local tres, Patricia Zapata. Sobre estas dos, el Concejo ya pidió que las remuevan de su cargo. Las Curadurías, también tendrán que responder por una posible cadena de corrupción para expedir licencias fantasmas; al igual que el inspector de Policía de la zona y los ingenieros contratistas a cargo de la obra.

Es una investigación que apenas comienza y que le sigue a los días de dolorosa emergencia que se vivieron tras el derrumbe del edificio. Las autoridades tienen la tarea de poner tras las rejas a los responsables de 20 muertos y 23 heridos que dejó la tragedia. La ciudadanía reclama desde ya que caigan todos los culpables de las muertes y de las irregularidades que han quedado al desnudo con este hecho: la explotación a los inmigrantes indocumentados, la estafa a los compradores, la construcción de conglomerados residenciales sin licencia ni control; la verificación de los planos y los materiales que se están usando en las obras que se levantan en la ciudad.

Por su parte, mientras la investigación sigue su curso, las familias de las víctimas viven su propio drama a la espera de sepultar a sus seres queridos y con la expectativa de cómo seguir adelante. Algunos vecinos del lote donde ocurrió la tragedia manifiestan que Corvivienda debería levantar un edificio en el sitio para brindarle casa a las familias de las personas que fallecieron a fin de que la pérdida de sus seres queridos sea resarcida de una manera que valga la pena.

Fernando Niño, secretario de Interior del Distrito, manifestó que la Administración está dispuesta a brindarle todo el apoyo a las familias damnificadas, incluido orientación legal. 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS