Expolicía implicado en crimen habría dicho que lo tienen embrujado

30 de julio de 2014 12:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un tanto desorientado se le notó ayer a Andrés Antonio Díaz Zabaleta, luego que la Juez Segunda Penal Municipal, Ibeth Catalina De la Ossa, quien presidía la audiencia de Garantías que se hizo en su contra, decidiera enviarlo a la cárcel para funcionarios públicos que está en Sabanalarga, Atlántico, tras hallar motivos que lo implicarían en el crimen de la embarazada Kellys Zapateiro Guzmán.

El ahora expolicía, fue asegurado con medida intramural por los delitos de desaparición forzada, secuestro simple agravado y homicidio agravado, por los cuales, de ser hallado culpable, podría recibir la pena máxima de 60 años de prisión. Díaz no aceptó los cargos.

La imputación la hizo la Fiscalía General, representada por el Fiscal Primero Especializado, Pedro Díaz, en una diligencia judicial que comenzó pasadas las 3:50 de la tarde del lunes y terminó a las 2 de la madrugada de ayer, en la sala 5 del complejo judicial que está junto a la antigua plazoleta de Telecom, en el Centro Histórico. Una cosa llamo la atención y es que El Universal conoció que solo unos minutos antes que comenzara la audiencia, cuando se presentó ante su abogado defensor, Díaz Zabaleta le habría hecho a este un comentario curioso. “No sé lo que me pasa, esa mujer me tiene embrujado”.

Andrés Antonio Díaz se habría referido a su compañera sentimental Josefa Cardona Ortega, quien, según los elementos y relatos recogidos por la Fiscalía, habría actuado junto a él como presunta coautora del asesinato de la embarazada, a la cual le extrajeron a su bebé de 8 meses de gestación con una cuchilla y luego fue descuartizada e incinerada, junto a la estación de la Policía en Manzanillo del Mar, donde laboraba el expatrullero. Por ese hecho, el 17 de julio pasado, ya había sido asegurada en la cárcel para mujeres de San Diego Josefa Cardona, por los mismos delitos que enfrenta el expolicía.

En medio de la audiencia contra el expolicía se conoció que el brazo de Kellys, que fue hallado por un perro en la estación de Manzanillo, tenía pinchazos de agujas en una parte de la mano. Por eso, se cree que a Kellys pudieron haberle inyectado una sustancia para poder sacarle a su hijo mientras estaba viva, pues las entrevistas a galenos realizadas por la Fiscalía indican que un bebé solo puede sobrevivir en el vientre de una madre muerta unos 5 u 8 minutos.

También se supo que Josefa vivía en el barrio El Libertador, a pocas casas de Kellys, con un hombre, a quien habría pretendido engañar diciéndole que estaba embarazada de él. Luego, quiso hacer pasar como suyo el bebé de Kellys, al llevarlo a la Clínica Maternidad diciendo que acababa de parirlo en la calle. Al mismo tiempo, Josefa llevaba una relación sentimental con Andrés Díaz.
“Este es un hombre que no tiene valores, que desgraciadamente llegó a la Policía y duró 15 años allí. Se supone que ellos están para servirle a la comunidad y no para matar, descuartizar, quemar y enterrar gente inocente. Qué repugnante es cuando recuerdo todo. Lo único que quiero es que este policía pague con la máxima pena (60 años). Andrés, recapacita, y pídele perdón al Señor”, dijo Iris Guzmán, mamá de Kellys, cuando se le entrevistó tras la medida intramural impuesta a Díaz Zabaleta.

Enrique Del Río, abogado de los parientes de la víctima, indicó que estos quieren que aparezca el resto del cuerpo de Kellys para sepultarlo y poder hacer el duelo a cabalidad. También indicó que Iris hace todo lo posible para obtener la custodia del hijo de la difunta, su nieto, a quien bautizará como Yafrat Alfonso, como quería Kellys.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS