Fin del juicio: pena máxima para Josefa y Andrés

30 de agosto de 2016 11:57 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En una sala de audiencias del edificio Almirante, Centro Histórico de Cartagena, se conoció el veredicto final. El público en el pequeño recinto escuchó atentamente y en silencio la sentencia de la juez para Andrés Antonio Díaz Zabaleta y Josefa Cardona Ortega.

La legislación colombiana establece los 60 años de cárcel como pena máxima para delincuentes y es ese el monto impuesto por el Juzgado Segundo Penal Especializado de Cartagena para los dos despiadados homicidas de la joven embarazada Kellys Zapateiro Guzmán, de 28 años.

Desaparición forzada, secuestro simple y homicidio agravado son los tres delitos perpetrados por el par de asesinos, sobre quienes ahora pesa la sentencia de 720 meses de prisión (60 años).

Para la juez, todas las pruebas aportadas por la Fiscalía dejan ver la responsabilidad de los acusados, quienes “tenían todo un plan criminal ideado y realizado para desaparecer, matar y secuestrar”, pero dicho “plan fracasó y poco a poco todo fue descubriéndose”. 

Vea en el siguiente video la reacción de Enrique del Río, abogado de la familia de Kelly Zapateiro.

[bitsontherun bxa6Znuw]

HORROSO CRIMEN

A Kellys Zapateiro Guzmán la sacaron de su vivienda con engaños la mañana del 11 de julio de 2014. Josefa, decía ser su amiga y le hizo creer que la llevaría a una fundación para recibir ayudas por su estado de embarazo, pero su destino fue otro muy distinto.

Horas después Josefa condujo a Kellys hasta la Estación de Policía de Manzanillo del Mar, donde Andrés Díaz Zabaleta trabajaba como patrullero y donde en ocasiones hacia las veces de comandante encargado.

Ese día fue el último en que fue la joven cartagenera fue vista con vida por allegados. Su familia reportó la desaparición a la mañana siguiente.

Afuera de un bohío, cercano a la estación y en predios de propiedad de la policía, asesinaron a la muchacha embarazada y le extrajeron, en una cesárea rudimentaria, su bebé de ocho meses de gestación. Luego, incineraron el cuerpo para desaparecerlo.

Sin embargo, el resto de una mano de Kellys fue hallado por un perro del puesto policial y se convirtió en una de las primeras y principales pruebas para descubrir el horrendo crimen y desenmascarar a los autores. Este hallazgo los delató. 

DOS RELACIONES
La Fiscalía General de la Nación determinó que Josefa Cardona Ortega era esposa del entonces policía Andrés Díaz Zabaleta y aunque se encontraban separados, al momento del crimen todavía sostenían una relación.

Pero esta no era la única relación amorosa de la hoy sentenciada a la pena máxima. Josefa vivía con otro hombre, su compañero sentimental permanente, en el barrio 20 de Julio. En ese mismo barrio conoció a Kellys Zapateiro y se volvió su amiga.

Los investigadores corroboraron que Josefa también engañó a su marido por varios meses, fingiendo estar en embarazo. Incluso, se valió de exámenes médicos falsos para hacer parecer lo más real su mentira.

Josefa robó el hijo de su amiga Kellys para hacerlo pasar como suyo. Después de perpetrar el crimen se presentó en la Clínica Maternidad Rafael Calvo, con el bebé en brazos, asegurando que acababa de dar a luz al pequeño. Los médicos rápidamente notaron sus mentiras.

Para la juez, “el bebé fue el móvil del crimen” y a la joven la “desparecieron y dieron muerte para hacer creer a los demás que su hijo era de Josefa”.

Con el reporte de la desaparición de Kellys, el hallazgo de su mano, exámenes médicos y las contracciones en los testimonios de los implicados se fue derrumbado rápidamente el plan criminal de los homicidas.

Peritos de Medicina Legal, agentes de la policía, ginecólogos, familiares de la víctima y genetistas entregaron testimonios contundentes que sirvieron de base para que las juez dictara la sentencia condenatoria, además de las numerosas pruebas recolectadas como análisis de ADN, fotos, restos óseos y rastros de sangre, entre otras. 

¿DÓNDE ESTÁ EL CUERPO?
En el fallo, la juez establece que los sentenciados no tienen ningún tipo de beneficio, además impuso la inhabilitación de ejercicio de derechos y funciones públicas por un término de 20 años para los sentenciados. También les ordenó pagar una multa de 3.375 salarios mínimos mensuales vigentes. 

En la lectura de la sentencia, que comenzó a las 9:30 de la mañana, la togada indicó que Andrés Díaz incurrió en agravación porque como miembro de la policía “debía impedir hechos como los que él cometió”. Agregó que no se pudo determinar cuál fue el modo utilizado para acabar con la vida de la víctima.

Tampoco se conoce aún dónde está el resto del cuerpo de la joven, pues en el lugar de los hechos, además de la extremidad, solo fueron hallados restos óseos calcinados, pero no la totalidad del mismo.

GUARDAN SILENCIO
Tanto Josefa como Andrés se han mantenido renuentes a confesar el crimen y prefirieron no asistir al juicio oral. 

Ella permanece en la cárcel del Buen Pastor en la ciudad de Barranquilla, donde recientemente fue vinculada una red de extorsión carcelaria y enfrenta un nuevo proceso por este delito.

El expolicía está en una prisión de Sabanalarga, Atlántico. En las próximas horas ambos serían notificados de la sentencia impuesta por la juez, como castigo por el cruento crimen.

Los abogados defensores de los acusados interpondrían el recurso apelación.

Lea aquí: Noticias sobre el homicidio de Kellys Zapateiro. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS