"Hoy se muere alguno": Hablan familiares de presunto agresor en Las Brisas

08 de febrero de 2018 07:39 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Las víctimas no son solamente ellos. Mi papá se ha visto mal desde que le dieron un machetazo en la cabeza y uno de mis  sobrinos también tiene unas  heridas. Además, se metieron  a la casa, con algunas personas que los apoyaron y destrozaron todo. Partieron el televisor, la nevera y todo lo que encontraron”.

Eso expresó ayer  Luz Mery Hernández, tía de Jeferson Hernández, también conocido como el Capela y a quien señalan de ser el responsable de herir con un changonazo  a Javier Enrique Carmona, en medio de una riña ocurrida el domingo a las 7:45 p. m en el barrio Las Brisas.

“No les importó que hubieran menores de edad y mucho menos que les dijéramos que no era necesario llegar a esos extremos”, agregó la familiar.

“Todo se pudo evitar”

Esto también expresó la mujer porque, según ella, el problema no era con Javier ni con su familia, pero las cosas se fueron lejos por una pequeña observación que le hizo Jeferson a un hermano de Javier.

“Mi sobrino el domingo a las 8 a. m. llegó a donde unos muchachos que viven cerca a pedirles una plata que le habían quitado a un amigo de él, pues la plata se la había ganado Jefer pintando unas rejas y la estaba reuniendo porque se quería comprar una moto, pero se la dio al amigo y no sé por qué”, explicó Luz, añadiendo que como los  pelaos estaban tomados le guapearon a su  sobrino y este en vista de que estaban agresivos les dijo que cuando se les pasara  la borrachera hablaba bien con ellos.

Llegó metiéndose

Sostuvo que cuando su sobrino discutía con los amigos por lo que había pasado, llegó el Mono (hermano de Javier), según, metiéndose en la discusión.

“Cuando él se mete  mi  hermana (mamá de Jefer) le dijo que  no se metiera porque el problema no era con él, pero no le gustó y la empujó. Mi sobrino al ver eso no dijo nada, sino que cogió para la casa. Hasta el momento todo quedó  así”, sostuvo Luz Mary.

Dijo que como a las 7 de la noche, de ese mismo día, Brayan, el hermano menor de Javier,  llegó en compañía del Mono, buscando problemas.

“Cuando sentí  la  algarabía salí y les  dije  que se calmaran, que no había necesidad de eso, pero me contestó: ‘hoy se muere uno, alguno tiene que morirse aquí’, sin embargo, tratamos de hablar con él, pero no se pudo. Empezaron a pegarle a todo el mundo y hasta  se metieron en la casa a partir las cosas. Cuando pasaba eso uno de  mis  sobrinos salió  a decirle  a Jefer que le estaban pegando a su mamá. Jefer llegó y entró a la casa, pero vio que  Javier también quería entrar y fue cuando mi sobrino le disparó. A él también lo alcanzaron a golpear”, puntualizó la allegada del acusado.

"Hay que decir la verdad"
“No entiendo por qué esa señora (la mamá de Javier) no habla con la verdad. Nosotros no somos de problemas, reconocemos que Jeferson tiene mala conducta, pero él con la gente del barrio no se mete. Es más, tenemos más de 30 años de vivir en este barrio y nunca habíamos tenido problemas con ellos. Esto fue algo que se pudo evitar. Ellos estaban bajo los efectos del alcohol y no midieron las consecuencias. A mi papá lo tuvimos que sacar rápido del Hospital Universitario, donde está el hijo de ella, por temor a que fueran a tomar represarías porque, según ellos, lo iban a matar porque Javier estaba muerto”, manifestó Luz Hernández.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS